11 de agosto de 2020
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

La Policía ya ha desmantelado varias casas dedicadas a la explotación sexual, pero las asociaciones advierten de que se siguen abriendo nuevos

La prostitución se multiplica en Madrid: Se incrementa en pisos de alquiler entre denuncias y hartazgo de los vecinos

Protesta en el Distrito Arganzuela
Protesta en el Distrito Arganzuela
Los vecinos de Arganzuela denuncian la existencia de dos nuevos burdeles en pisos alquilados en una centríca calle del Distrito Arganzuela de Madrid. Los últimos meses la Policía Nacional ha desmantelado varios establecimientos ilegales en los que se ejercía la prostitución, pero los proxenetas siguen abriendo otros nuevos, burlando la legislación del alquiler. Los vecinos han reclamado al Ayuntamiento más medidas, que asegura que hará todo lo posible.

Esta semana un grupo de vecinos de la calle Enrique Trompeta del céntrico distrito de Arganzuela ha denunciado que en su edificio existen al menos dos pisos en condición de alquiler en los que se práctica la prostitución de forma ilegal. Según afirman los afectados, la situación genera estrés e inseguridad entre los habitantes de la zona.

Se trata de dos pisos en el bajo, uno con salida a la calle y otro interior del mismo edificio, según relata un vecino. Los inquilinos permanentes se han organizado en torno a StopBurdelesenpisosMadrid que busca parar la utilización de pisos alquilados en zonas residenciales como espacio de trabajo para prostitutas.

Desde que inició la pandemia hace cerca de cuatro meses, una parte importante de la actividad sexual realizada en clubes ha pasado a este tipo de locales ilegales, en los que proxenetas y prostitutas mantienen su actividad al abrigo de ojos indiscretos.

Según denuncian los vecinos, los proxenetas conocen a la perfección la legislación por lo que pueden elaborar contratos y llegar a acuerdos de alquiler con particulares o empresas para mudar sus actividades a zonas residenciales. No obstante, esta actividad afecta a los vecinos que denuncian la inseguridad de que esta práctica se realice en portales comunes.

El distrito de Arganzuela, uno de los más antiguos de Madrid, es de nuevo señalado por la presencia de locales usados como prostíbulos, algo que en el pasado hizo que el barrio se ganara el apodo de “Triángulo de la Prostitución”.

Durante los últimos meses la Policía Municipal descubrió que en esta zona céntrica de Madrid había tres bares más que camuflaban en sus recintos tres locales ilegales de alterne. Algo que los vecinos de estas zonas llevan meses denunciando como una zona de prostitución que se retroalimentan y en la que existen edificios en los que todos los pisos se utilizan para esta práctica.

El pasado diciembre, después de que una patrulla de agentes entrara en una 'discoteca' y descubriera que esta tenía una puerta secreta que daba a una vivienda anexa con varias habitaciones con baño y en las que en una de ellas había hasta un jacuzzi.

Ptotestas de vecinos.

Fuentes policiales señalaron que los agentes practicaron inspecciones a tres locales de la zona con la sospecha de que en ellos se ofrecían servicios sexuales a cambio de dinero. En los tres registros, los efectivos constataron que había habitaciones con camas o sofás para practicar el sexo.

Uno de ellos contaba con una habitación que hacía las veces de cocina y almacenaje de alimentación, mientras que en otro local se encontró que había varios carteles con ofertas se servicios sexuales, incluidas una estancia especial para la práctica del sadomasoquismo.

En todos los casos, se trataban de establecimientos que solo tenían licencia de bar y que no cumplían, además, con las condiciones necesarias de higienes y salubridad, por lo que los agentes han remitido un informe a la Junta de Distrito.

Protestas frente al Distrito

El pasado 9 de julio, los vecinos agrupados en la plataforma contra los pisos de prostitución en Madrid llevaron a acabo una protesta en frente de la sede de la Junta del Distrito de Arganzuela. Los manifestantes solicitaron la acción inmediata del Ayuntamiento para paralizar este tipo de actividades.

Al menos una decena de afectados cantaron consignas y mostraron pancartas frente a la sede del consistorio. Desde la entidad pública han respondido que: “Estamos comprometidos con la erradicación de los burdeles en nuestro distrito. Apoyamos y nos implicamos en trabajar con actores como @Stopburdeles para dar entre todos una solución a este problema de Arganzuela”.

No obstante, los vecinos convocantes aseguran que: “Esto es solo el principio, vamos a luchar de forma conjunta para mejorar el pico del pañuelo y acabar con la prostitución en viviendas y los locales nocturnos que no nos permiten descansar y atraen violencia y destrucción a esta colonia histórica”.

Vallecas también es zona caliente

En el distrito de Puente de Vallecas en Madrid tienen un problema con la prostitución. Los vecinos de esta popular barriada madrileña están hartos de convivir con pisos donde se ejerce la prostitución y se trapichea con drogas. Una de sus quejas es que cada vez es más habitual encontrarse en los parabrisas de sus coches anuncios (flyers) en los que se especifican los servicios y precios que ofertan los pisos donde se ejerce la prostitución.

Algo a la vista de los niños que han incorporado como algo normal encontrarse estos panfletos. “Te cambio una paraguaya por una colombiana”, es una de las frases que los menores utilizan en sus juegos diarios utilizando los flyers como si de cromos de futbolistas se tratase. “La publicidad está normalizando algo que no es normal, que es la prostitución. Están normalizando esto como vida sexual sana cuando no lo es”, declaraban miembros de la asociación del Casco Viejo de Puente de Vallecas.

Uno de los pisos intervenidos por la Policía.

Se quejan también de que el trapicheo con drogas se ha convertido en un negocio paralelo al del sexo. Sólo entre la Avenida de la Albufera y la calle San Diego se agolpan catorce pisos en los que se ejerce la prostitución.

A pesar de las quejas de los vecinos, la Policía Nacional cada vez está más atenta a estos nuevos lugares de prostitución donde se pueden dar casos de trata de seres humanos. De hecho, realizaron hace unos meses en este distrito de Madrid un amplio operativo y desmantelaron decenas de narcoprostíbulos. Sin embargo, es un mercado que se regenera constantemente y se transforma.

COMPARTIR: