24 de septiembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La Guardia Civil ha denunciado a un agente rural en Burgos por el transporte de "perrochicos", saltándose las restricciones por confinamiento

Llegan las sanciones por la recolección de setas, una actividad en temporada prohibida con el Estado de Alarma

Setas de la variedad conocidas como
Setas de la variedad conocidas como "perrochicos"
Agentes de la Guardia Civil han denunciado en Burgos a un guarda rural de campo, de 41 años de edad, por transportar setas superando el límite, carecer de licencia de aprovechamiento y, además, incumplir la orden de prohibición de circulación establecida en el estado de alarma. Otro hombre fue denunciado la semana pasada por la misma infracción, tras ser identificado por grabar un vídeo donde se jactaba. Los Mossos d'Esquadra realizan controles en los Pirineos para evitar esta actividad.

Las sanciones por infringir el confinamiento desde que se decretara el Estado de Alarma ya llegan a las 700.000 en toda España y los detenidos suman 6.216. La Comunidad de Madrid lidera las estadísticas con 935 personas arrestadas, seguida de la valenciana con 915 y de Andalucía con 830. 

Las multas son muy variadas y las detenciones en muchos casos son por la reiteración de saltarse el confinamiento. Una de las infracciones más llamativas tiene que ver con la recogida de setas, una actividad que ha dado mucho trabajo a los agentes de los Cuerpos de Seguridad del Estado en las últimas semanas.

Así, este jueves agentes de la Guardia Civil han denunciado en Burgos a un guarda rural de campo, de 41 años de edad, por transportar setas superando el límite establecido, carecer de licencia de aprovechamiento y, además, incumpliendo la orden de prohibición de circulación establecida en el estado de alarma.

La actuación se llevó a cabo tras tener conocimiento de la existencia de un vídeo difundido en redes sociales en el que se observaba al individuo entregando una caja de cartón con una importante cantidad de setas de la variedad conocida como “perrochicos” (Calocybe gambosa).

De este modo, los agentes del Seprona de la Guardia Civil iniciaron una investigación e identificaron el lugar desde donde habían sido grabadas las imágenes, así como a la persona, a la que identificaron como un guarda rural que ejerce su función en varios cotos de caza de la provincia de Burgos, en el campo de la seguridad privada.

Después de comprobar que carecía de los permisos necesarios (licencia de aprovechamiento) para la recolección de setas, y además en cuantía superior al límite diario autorizado, que no debe exceder de 3 kilos, ha sido denunciado por una infracción al Decreto 31/2017, de 5 de octubre, por el que se regula el Recurso Micológico Silvestre en Castilla y León. También fue denunciado por incumplir la limitación de movimientos que establece el estado de alarma.

Fuentes policiales consultadas por elcierredigital.com aseguran que este tipo de infracciones se están dando en las últimas semanas y que los agentes ya están al tanto para tratar de evitarlas.

"Los Mossos d'Esquadra ya están realizando controles en  la zona de los pirineos para evitar que vayan allí a buscar setas. Es una de las zonas donde normalmente acuden". En este sentido, destacan que se trata de una afición bastante extendida y que pasa de generación en generación, de padres a hijos. 

Identificado por un vídeo donde se jactaba

La semana pasada la Guardia Civil actuó también en Burgos ante una infracción relacionada con la recolección de setas. Los agentes procedieron a la identificación de una persona que al recogía setas superando el límite establecido y que carecía de licencia de aprovechamiento. Se le intervenieron cerca de dos kilogramos de esos hongos, concretamente de "perrochicos".

La actuación se desarrolló cuando la Guardia Civil tuvo conocimiento días atrás de la existencia de un vídeo en el que una persona, mirando a cámara, "se jactaba de haber pasado un buen día de campo y de haber recogido y seleccionado setas que después cocinaría, saltándose la restricción de circulación que existe actualmente en toda España"

El denunciado apuntaba a otros ciudadanos "irónicamente" sobre la manera en que debían de recolectarse y aseguraba que volvería a repetirlo al día siguiente. En las imágenes se podía percibir gran cantidad de estas setas, que, una vez pesadas, indicaban un peso superior a los 20 kilogramos.

El Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) investigó los hechos, identificando el lugar desde donde habían sido grabadas las imágenes por lo que se desplazaron hasta el domicilio del autor. Allí verificaron los hechos e intervinieron cerca de 2 kilogramos de hongos de la variedad conocida como "perrochicos", de gran valor culinario.

Los agentes también comprobaron que carecía de los permisos necesarios (licencia de aprovechamiento) para la recolección de setas y que la recolecta se había llevado a cabo en montes catalogados y en cuantía superior al límite autorizado, que no debe exceder de tres kilogramos.

COMPARTIR: