23 de septiembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El único investigado es su pareja Sergio Ruiz, que está encarcelado en Albolote desde septiembre de 2019 porque no logra reunir la fianza

Un año sin Dana Leonte: Solo algunos huesos como pistas de la joven desaparecida en Málaga

Sergio Ruiz y Dana Leonte.
Sergio Ruiz y Dana Leonte.
El 12 de junio de 2019 Sergio Ruiz, pareja de Dana Leonte, denunciaba su desaparición ante la Guardia Civil. Ha pasado un año y Sergio está en prisión acusado del asesinato de su joven pareja, mientras que solo se han encontrado un fémur de Dana y algunos pequeños huesos. La Guardia Civil sigue peinando el monte en batidas a la búsqueda nuevos restos, mientras Sergio no logra salir de prisión porque no reúne los 25.000 euros de la fianza que le exige la jueza.

Ha pasado ya un año de la desaparición de la joven Dana Leonte de su domicilio de Arenas, en Málaga y todavía Sergio Ruiz, su expareja y único sospechoso encarcelado provisionalmente, no ha logrado reunir los 25 mil euros necesarios de fianza para salir de la prisión de Alhaurín de la Torre, donde ingresó en septiembre del pasado año.

Sergio Ruiz pidió hasta en tres ocasiones su puesta en libertad a la jueza Ana Beatriz Pérez, que se la denegó otras tantas veces, hasta que al final la jueza le impuso una fianza de 25 mil euros para que Sergio pudiese salir en libertad. Éste ha pedido una rebaja, hasta los seis mil euros, argumentando que no puede reunir una cantidad mayor. Fue detenido e ingresó en prisión en septiembre.

Durante este año la Guardia Civil, con la ayuda de cazadores de la zona, ha seguido buscando restos de Dana Leonte en la zona boscosa cercana a la vivienda que compartía con el acusado en Arenas, Málaga. Se han encontrado pequeños huesos que tras ser sometidos a un examen de ADN se han demostrado pertenecientes a Dana. El principal problema es que para demostrar la teoría de los investigadores, en la que Sergio habría asesinado a Dana golpeándola con un palo en la cabeza, sería necesario encontrar el cráneo de la joven rumana.

Sergio Ruiz y la transcripción de algunas conversaciones.

Según el auto de prisión dictado en septiembre del pasado año: “Entre las 19:00 y las 22:40 del pasado 12 de junio Sergio Ruiz golpeó en la cabeza con un palo a su pareja Dana trasladando el cuerpo para ocultarlo”. Sin embargo, a pesar de que los perros especializados de la Benemérita marcaron restos de sangre en un palo, la presunta arma del crimen, y en varios puntos de la casa, los análisis sólo han podido determinar que la única sangre que hay al 100 por ciento de fiabilidad es una gota de sangre de Sergio en una toalla del baño. Con esos datos y apoyado por nuevos informes el abogado de Sergio, Juan José Moreno, pidió la puesta en libertad bajo fianza de su defendido.

La investigación de la Guardia Civil se decanta por un crimen pasional, ya que los investigadores creen que Dana Leonte iba a abandonar a Sergio Ruiz, tal y como se desprende de los mensajes intercambiados entre ambos en días anteriores al crimen. Además, la principal prueba de cargo es el hueso de la joven, un fémur, encontrado por el perro de un paseante en el monte y que se comprobó que pertenecía a la joven Dana.

La Guardia Civil cree que la desaparecida tenía planes de futuro con su hija y que no planeaba una desaparición voluntaria. Entre las pruebas aportadas por la investigación está la geolocalización de los teléfonos móviles de ambos, que prueban que ambos permanecían juntos en su vivienda a la hora en que se cometió el asesinato.

Algunos de los mensajes intercambiados entre Dana y Sergio Ruiz.

Además, varios testigos han asegurado que Sergio tenía un carácter violento y que se deshizo de las botas de trabajo que llevaba el día del crimen para borrar cualquier huella de sangre mientras transportaba el cadáver de Dana en el coche hasta el monte.

Sin embargo, su abogado defensor aportó una prueba de parte realizada por un perito que aseguraba que otras personas diferentes a Sergio y Dana habían enviado los mensajes por whatsapp que supuestamente intercambió la pareja el día que la joven madre desapareció. También aportó un informe que echaba por tierra el trabajo de la Guardia Civil respecto a la geolocalización de los teléfonos móviles de Dana y Sergio. Ahora, un año después, Sergio intenta reunir la fianza y la Guardia Civil más pruebas contra él.

COMPARTIR: