20 de octubre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La Ley Helms-Burton continúa favoreciendo las reclamaciones millonarias que ahora afectan al Grupo Barceló e Iberostar

Aumenta el número de demandas contra cadenas hoteleras mallorquinas por sus establecimientos en Cuba

La ley Helms-Burton continúa favoreciendo las demandas a las cadenas hoteleras mallorquinas en Cuba.
La ley Helms-Burton continúa favoreciendo las demandas a las cadenas hoteleras mallorquinas en Cuba.
Se multiplican las demandas a las cadenas hoteleras mallorquinas en Cuba amparadas por la polémica Ley Helms-Burton. La firma de abogados Rivero Mestre LLP ha presentado en una corte federal de Miami cuatro demandas colectivas contra los grupos hoteleros Cubanacán, Gaviota y Gran Caribe, bajo control del Gobierno cubano, y notificó a las cadenas hoteleras Accor y Blue Diamond y las mallorquinas Barceló e Iberostar -asociadas con los primeros- que tienen 30 días para responder a los demandantes.

Las reclamaciones, presentadas contra las hoteleras cubanas por “lucrarse con propiedades expropiadas en Cuba por las autoridades castristas a ciudadanos estadounidenses”, se enmarcan bajo el amparo de la Ley Libertad, conocida como ley Helms-Burton, y afectarían también a Trivago y Booking.com. 

El Gobierno de Donald Trump procedió en mayo al levantamiento del Título III de la ley Helms-Burton. Una ley aprobada en 1996 que da a los estadounidenses el derecho a demandar a empresas de todo el mundo que se lucren con los bienes confiscados por las autoridades castristas, si bien todos los Gobiernos estadounidenses la dejaron sin efecto desde su aprobación.

Meliá, Iberostar y Barceló son algunas de las empresas afectadas por la ley Helms-Burton.

Si las cadenas hoteleras no responden en el plazo de los 30 días estipulado por la citada ley, serán incluidas como demandadas, y también las dos compañías matrices de las compañías de reservas, es decir, Expedia y Booking", según el abogado Carlos Rodríguez, de la firma Rivero Mestre LLP.

Meliá, otra de las cadenas demandadas

La cadena canadiense Blue Diamond está sujeta a reclamaciones de las familias de exiliados Del Valle, Falla y Echeverría. Esta última, a su vez, se enfrenta a Iberostar y al grupo francés Accor, mientras que la familia Trinidad es la que reclama al Grupo Barceló. Estas demandas se suman a la que la familia Mata envió ya a Meliá Hotels Internacional el pasado 20 de mayo, cuyo plazo está pendiente de cumplirse, según el representante legal.  

Meliá ha asegurado en numerosas ocasiones no contar con bienes o participaciones de bienes que pudieran ser objeto de reclamación ya que, según diferencian, su papel  es solo de ente gestor.

Donald Trump presiona sobre los intereses españoles en Cuba. 

Pero las demandas se han trasladado incluso a Baleares. La cadena mallorquina también ha sido demanda  en Palma por la familia Sánchez-Hill, descendiente  de un hacendado expropiado en 1960 por los revolucionarios. Dicha familia acusa  a la empresa hotelera de lucrarse con un bien de origen ilícito.

La Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (CEHAT) ha mostrado su "total y absoluto" apoyo a las empresas mallorquinas afectadas por las demandas colectivas ante Miami bajo el amparo de la ley Helms-Burton. El Gobierno de Pedro Sánchez también ha expresado en reiteradas ocasiones su respaldo a las hoteleras e incluso la ministra de Turismo en funciones, Reyes Maroto, viajó hace semanas a La Habana para apoyar al sector hotelero español en Cuba.

COMPARTIR: