18 de octubre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La jueza cree que hay suficientes indicios para decretar su ingreso en la cárcel y además le retira la patria potestad de la hija de ambos

Prisión provisional sin fianza para Sergio Ruiz por el presunto asesinato de Dana Leonte

Dana Leonte y Sergio Ruiz.
Dana Leonte y Sergio Ruiz.
Sergio Ruiz ya está en prisión por orden de la juez que instruye el caso de Dana Leonte. Entre las pruebas contra él más definitivas son la sangre encontrada en varios lugares de la finca, entre ellos en una toalla, asi como restos orgánicos en un palo tirado en la finca que rodea la casa donde vivía la pareja. Además, a Sergio la jueza le ha retirado la patria potestad de la hija que tiene con Dana.

El auto de prisión se basa en que los agentes de la Guardia Civil encontraron sangre de Dana en distintas estancias y en diferentes objetos dentro de la casa. Los restos de lejía detectados también en diversas partes de la vivienda alertaron a los agentes de que Sergio podía haber tratado de limpiar las pruebas presentes en la casa. 

El hallazgo el pasado sábado del fémur de la chica en una zona de difícil acceso se suma a todas estas evidencias ya recogidas por los investigadores. Este fue localizado en un paraje de difícil acceso, cerca de la casa que Dana compartía con Sergio. El teléfono móvil de Sergio lo situaban muy cerca de ese lugar el día que deapareció Dana. Con  todos esos indicios la jueza decretó el ingreso en prisión provisional sin fianza.

La Guardia Civil detuvo en la noche del miércoles a la Sergio Ruiz, la pareja sentimental de Dana Leonte, la mujer de 31 años que que se encuentra en paradero desconocido desde el pasado 12 de junio en la localidad de Arenas (Málaga).

La mujer, de nacionalidad rumana, desapareció en la localidad malagueña "sin motivos aparentes", explicó en su día la Guardia Civil en un comunicado. Hace unas semanas elcierredigital.com pudo hablar con Sergio Ruiz a través de un conocido servicio de mensajería y declinó hacer cualquier declaración: "No cansarse, que no voy a hablar, todo lo que dice la Prensa es mentira", dijo en aquella conversación. También se ha conocido ahora que la Guardia Civil encendió el móvil de Dana y que fue Isabel, la tía de Sergio, quien advirtió al joven de que el móvil de su pareja estaba encendido.

La detención se produjo después de que un transéunte encontrase un hueso humano en el monte. Las lluvias de las últimas semanas habrían provocado un movimiento de tierras que habrían dejado al descubierto este resto. Los investigadores de la Guardia Civil hicieron pruebas de ADN en un tiempo récord y confirmaron que los restos pertenecen a Dana Leonte.

La última vez que se vio a Dana con vida fue el 12 de junio, a las 22.36, último momento en que su teléfono móvil aparecía en línea en Whatsapp, según contó el ahora detenido. Las declaraciones y contradicciones de Sergio le convirtieron en el máximo sospechoso desde el primer momento. Sobre todo, tras ser interrogado el 26 de junio, día en el que un equipo de la Guardia Civil registró durante siete horas el domicilio que la pareja compartía, tiempo que la brigada científica también utilizó para obtener muestras dentro y fuera de la vivienda.

Cuando interpuso la denuncia, Ruiz, aseguró que la joven le había dicho que tenía que volver a su país a resolver unos asuntos, por ello se habría llevado ropa y dinero. Sergio Ruiz también dijo a la Policía que Dana estaba siendo extorsionada y amenazada por una deuda con un prestamista. El hombre lamentaba que ella se había “largado y me ha dejado solo con una niña de siete meses".

En este tiempo se han organizado numerosas batidas por distintas ubicaciones de la Comarca de la Axarquía, en las que los agentes han buscado a la mujer sin éxito.

Desde mediados de septiembre los guardias buscan en zonas determinadas por los investigadores, en las que participan las unidades especializadas de la Guardia Civil. Forman parte del operativo el Grupo Cinológico, el Grupo de Actividades Subacuáticas, el Equipo de Montaña y el Servicio de Protección a la Naturaleza (SEPRONA).

Giro investigador

En julio se pudo abrir un nuevo campo a la investigación, ya que se trasladó la idea de que la mujer estuviese con vida, como lo probaría el hecho de que se activó su teléfono móvil, apagado desde su desaparición el 12 de junio, e incluso habría estado “en línea” y leído los mensajes enviados por Sergio.

El cambio fue brusco, porque al principio del caso la Guardia Civil se inclinaba por considerar el caso como una desaparición voluntaria, pero tras algo más de dos semanas cambiaron de criterio e iniciaron una frenética búsqueda de la desaparecida.

Se peinaron unos 27 kilómetros cuadrados en torno a la localidad malagueña de Arenas, inspeccionando especialmente barrancos, pozos, casas abandonadas y cualquier lugar donde pudiera haberse escondido voluntariamente o alguien haya podido ocultar su cuerpo. La Guardia Civil sigue buscando en el entorno donde aparecieron los huesos.

 

COMPARTIR: