21 de febrero de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El Instituto Forense de Guadalajara no puede albergar más cuerpos y el panteón de Coyula está lleno

Pánico en México: Encuentran en el Estado de Jalisco un tráiler con 157 cadáveres descompuestos en su interior

El remolque del vehículo con 157 fallecidos en su interior se halló en la Colonia La Duraznera, en el municipio de San Pedro de Tlaquepaque, situado en la ciudad de Jalisco, Méjico. Los vecinos dieron la voz de alarma al ver la sangre y el mal olor que salía del tráiler

Ante la falta de espacio en las morgues de Jalisco, un camión transportó 157 cadáveres por la zona de la colonia La Duraznera en el municipio de San Pedro de Tlaquepaque. La denuncia puesta por varios ciudadanos de la colonia hizo posible el registro del tráiler por parte de la policía.

Lo que encontraron los agentes en su interior fue una pila de cuerpos amontonados que llevaban ahí dos semanas. El fuerte olor y los hilillos de sangre que salían del remolque hizo saltar la alarma entre los vecinos del lugar.

El remolque ya es conocido como ‘’el tráiler de la muerte’’

El tráiler con los 157 cuerpos en su interior estuvo meses en el patio del Instituto del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses (IJCF) debido a que los cuerpos no cabían en sus instalaciones. Después fue llevado a la colonia La Duraznera, donde las autoridades de Tonalá pidieron que se retirara.

El fin de semana pasado se llevó al municipio de Tlajomulco, donde los vecinos también mostraron su malestar, lo que provocó que el tráiler fuera mandado a una bodega en la zona industrial de Guadalajara.

El IJCF se vio en la obligación de guardar a los fallecidos en estas cámaras frigoríficas debido a que ya que no cuenta con espacio para almacenarlos. Por otro lado, el panteón forense del municipio de Tonalá, lugar donde se suponían que tenían que están los cadáveres, se encontraba en obras, pero ante la disconformidad de los vecinos estas están paradas.

El tráiler incautado por la Policía | BBC

El Instituto tiene una capacidad para almacenar 80 cuerpos y se encontraba al 100% de su capacidad. Otro problema que se ha encontrado el IJCF es que el cementerio de Coyula, prestado por el municipio de Tonalá, enterró a 150 muertos, por lo que el mausoleo se encuentra ya completo y no puede recibir más cuerpos.

Ante la gravedad de la situación, el secretario de Gobierno de Jalisco, Roberto López Lara, anunció que el tráiler vuelve al Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses.

Tonalá convertida en un ‘’patio trasero’’

La obra del Ayuntamiento de Tonalá fue clausurada porque los habitantes de ocho colonias del llamado Corredor del Vado, no querían que se construyese el panteón para los cuerpos no identificados. Los vecinos alegan que nunca se socializó la obra.

Los habitantes de las colonias El Moral, Paseo de la Cañada, Prados de Tonallan, Vistas de Tonallan, Cañada Real, Las Palmas y Vistas del Pedregal Santa Martha, aseguran que al municipio de Tonalá se le está tratando como una especie de ‘’patio trasero’’ para albergar cadáveres. Los mismos ciudadanos de este lugar salieron a manifestarse el pasado 8 de septiembre para frenar las obras del mausoleo.

Ese mismo día, la Secretaría de Infraestructura y Obra Pública (SIOP) puso un comunicado donde informaba que se detenían ‘’temporalmente la obra hasta que el IJCF junto con el municipio de Tonalá socialicen el proyecto con los ciudadanos de la zona”.

El problema de la saturación de cadáveres se antoja grabe, ya que la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Jalisco (CEDHJ) dictó medidas cautelares dirigidas al fiscal general y al director del Servicio Médico Forense (SEMEFO) para que se agilizaran las entregas de los cadáveres en el Forense.

Por su parte, el director del IJCF, Luis Cotero Bernal, justificó las acciones del tráiler diciendo Servicio Médico Forense se encargaba de realizar su trabajo en cuanto a las pruebas con los fallecidos y las autopsias y que el Nuevo Sistema de Justicia Penal ahora la Fiscalía es la que se encargaba del resguardo de los cuerpos.

El propio Bernal aclaró que, pese a los malos olores, los cadáveres que estaban en el interior del contenedor, estos no representaban un peligro para la salud de los ciudadanos.

COMPARTIR: