06 de junio de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Los centros penitenciarios albergan a históricos delincuentes especializados en sublevaciones como Dieguito el Malo o Antonio Cortés Escobedo

Coronavirus: Las revueltas en las cárceles italianas alertan sobre los posibles motines de presos en España

Motín en una de las cárceles italianas
Motín en una de las cárceles italianas
La situación en las cárceles italianas afectadas por el coronavirus, donde ya son seis los presos fallecidos a causa de las revueltas, ha puesto en alerta al sistema penitenciario español. El primer preso contagiado están en el centro de Zaballa, en Álava y los contagios a partir de ahora pueden multiplicarse. Los centros penitenciarios españoles albergan aún a algunos de los históricos líderes de famosos motines como el de Foncalent o el de la Modelo.

Las consecuencias del coronavirus están dejando huella en todos los sectores de la sociedad a nivel internacional, incluido el penitenciario. Así se puede comprobar en Italia, donde ya han fallecido seis presos de la cárcel de Módena en medio de una revuelta.  El motín en Módena comenzó contra las restricciones en el régimen de visitas impuestas por el Gobierno italiano para tratar de contener la propagación del coronavirus. 

En España ya ha saltado la alarma entre funcionarios y presos del sistema penitenciario, tras conocerse los primeros positivos por coronavirus entre trabajadores y presos. Tras el caso de la trabajadora técnica de jardín de infancia de penal de Aranjuez, este miércoles se ha conocido el contagio del primer preso en el centro penitenciario de Zaballa, en Álava.

Gran parte de la población reclusa está entre los grupos de riesgo de contagio de coronavirus, pues muchos de los reos presentan patologías. Fuentes sindicales de la asociación Tu Abandono Me Puede Matar contaban a elcierredigital.com que temen que se produzcan revueltas como en Italia y que entre los internos hay cierto nerviosismo.

El riesgo de que en las prisiones cunda el pánico y se produzcan motines es algo con lo que los funcionarios de prisiones conviven, aunque la situación en España es diferente y sería más difícil. Esto es porque, según aseguran fuentes penitenciarias a este periódico, en nuestro país las cárceles están repartidos por módulos, mientras que en Italia no. Por lo tanto, es más complicado que se puedan dar aglomeraciones de reclusos en una misma zona  y lleguen a prosperar las revueltas.

Pero, si se llega a dar alguna de estas situaciones, los centros penitenciarios españoles albergan en su interior a algunos de los presos peligrosos extremadamente violentos y con experiencia en motines, alguno de ellos históricos como lo fue El Vaquilla en su día. 

Antonio Cortés Escobedo

antonio_cortes

Antonio Cortés Escobedo es uno de los presos clásicos que han participado en motines violentos, como el Fontcalent, ocurrido en el año 2006 y en el que tuvieron retenidos a nueve funcionarios durante 48 horas. Cortés justificó su motín por el trato "inhumano" que, según él, recibían los presos por parte de los funcionarios.

De la misma manera, negó haber matado a un interno argelino durante la revuelta. Tras ser acusado de dos homicidios y un asesinato, primero fue condenado a 138 años de reclusión, pero el Tribunal Supremo acabó rebajando la pena a 75.

Dieguito El Malo

dieguito_el_malo

Juan Diego Redondo Puerta, más conocido en el mundo carcelario como "Dieguito el Malo", es un delincuente multireincidente que ha protagonizado atracos con rehenes y todo tipo de robos con violencia. De hecho, participó junto al Vaquilla en la famosa huida de la cárcel Modelo de Barcelona en 1978, que posteriormente relató en su libro "La fuga de los 45". Actualmente cumple una condena de 176 años. 

Otros presos peligrosos

 

No solo hay motineros en las cárceles españolas, pero existen también presos de extremada peligrosidad. Es el caso de Claudio Lavazza, un delincuente profesional italiano, autoproclamado anarquista (del grupo Proletarios Armados para el Comunismo) y perteneciente a la "Banda de la nariz".

Fue condenado por el asesinato de dos policías municipales durante el atraco a unas oficinas del Banco de Santander de Córdoba. Acusado de 8 atracos más en distintas ciudades españolas, también fue condenado a cumplir en Italia una pena de 27 años y 5 meses por pertenencia a banda armada, asociación subversiva, coparticipación en homicidios y tenencia ilícita de armas. Fue condenado a 198 años, dos meses y 14 días.

Otro de los reos que cumple estas características es Giovanni Barcia, compañero de Lavazza y cerebro, junto a él, de todas sus operaciones. Fue condenado a 62 años, 47 por un atraco y 15 por delitos menores relacionados con éste, además de otros 11 por su irrupción en el consulado italiano de Málaga.

También los hay expertos en fugas, como Benito Ortiz Perea, miembro de un clan familiar con un amplio historial delictivo, quien huyó de la prisión de Zuera en el año 2018 y fue capturado meses después. Se escapó del penal en un traslado al hospital. 

Cabe destacar también el caso de Phiero Batista, el 'Tyson' de las cárceles españolas, quien llegó a arrancar la oreja de un mordisco a un funcionario en prácticas en el penal de Navalcarnero, en julio de 2018.

COMPARTIR: