14 de abril de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El presidente salvadoreño ha autorizado a las Fuerzas de Seguridad abatir a cualquier miembro de pandillas que pueda ser considerado amenaza potencial

El Salvador: Su presidente Bukele declara la guerra a las maras y las aisla en cárceles con láminas de acero

Los miembros de las maras son fácilmente reconocibles por los tatuajes corporales
Los miembros de las maras son fácilmente reconocibles por los tatuajes corporales
El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, ha decidido tomar duras medidas contra las maras debido al aumento de violencia en las calles ejercida por estas pandillas asesinas. Así, las celdas en los centros penitenciarios han sido aisladas con láminas de acero para evitar que los reclusos se pelearan e intercambiaran señas. De la misma manera Bukele ha autorizado a las Fuerzas de Seguridad del Estado para abatir a cualquier miembro de pandillas que pueda ser considerado una amenaza potencial.

El Salvador es un país centroamericano que cuenta con un largo historial de violencia y crimen en sus calles producto del gran aumento de las denominadas maras, pandillas que controlan las calles del país a largo de los últimos años. Con la llegada de la crisis del coronavirus la violencia se ha desatado y para demostrar que el control de El Salvador no se encuentra en manos de su presidente Nayib Bukele, las maras han decidido desatar una oleada de muertes que desde el viernes pasado suma ya más de cuarenta casos.

Como medida para contrarrestar las oleadas de violencia de estos grupos de delincuentes organizados, cuyo origen data de los años ochenta en Estados Unidos, el presidente Nayib Bukele ha decidido intervenir de manera rotunda. Ha frenado las señas y mensajes entre los internos en las prisiones del país, una de las estrategias más frecuentes de los presos de las maras a la hora de enviar órdenes a sus subordinados en el exterior. 

Hasta ahora esta medida solo había estado presente en la prisión del municipio salvadoreño de Zacatecocula, pero debido al desbordamiento que sufren los centros penitenciarios del país y el incremento desmedido de los altercados, se ha optado por aislar las celdas con láminas de acero y evitar cualquier contacto de los internos con el exterior.

Antes los cabecillas presos de estas pandillas utilizaban a los reclusos que salían en libertad para enviar los mensajes al exterior. No obstante, ahora esto será imposible debido al aislamiento extremo impuesto en todos los centros penitenciarios.

El presidente de El Salvador, Nayib Bukele

Se han instalado láminas de acero en las puertas y ventanas para aislar las estancias. También el director de los centros penales de El Salvador, Osiris Luna, ha prohibido las celdas comunes para miembros activos de una misma pandilla. Ahora todos los reclusos están mezclados en las mismas celdas independientemente de a que pandilla pertenecen. Esto significa peleas en los módulos de las prisiones entre ellos, asesinatos continuos entre maras rivales, además de que ningún interno puede ya actuar sin que uno de sus rivales se entere. Desde el Gobierno salvadoreño esperan que esta nueva medida haga repensar a los delincuentes antes de cometer un delito.

“Las maras estaban hasta ahora aprovechando que casi la totalidad de nuestra fuerza pública estaba controlando la pandemia. Hemos movido recursos para combatirlas”, explicó el Gobierno de Nayib Bukele en un mensaje de Twitter donde declaraba la guerra a las maras.

Permiso para matar

Con motivo de asegurar el cumplimiento de la cuarentena de la población por el coronavirus las Fuerzas de Seguridad de El Salvador están poco disponibles y debido a esto las organizaciones criminales están aprovechando para desatar una oleada de crímenes en un afán por imponerse al Gobierno de Bukele y competir por el poder armado en el país.

Este pulso por el control de las calles ha llevado a Bukele a declarar total libertad para que los agentes abatan a cualquier miembro de estas pandillas que consideren una amenaza potencial. Antes la prioridad era contenerlos o reducirlos. De la misma manera, ha asegurado que los mecanismos legales estarán a favor de cualquier ciudadano que "con motivo de protegerse o proteger a otros ciudadanos salvadoreños, abata a cualquier pandillero".

Twitter del presidente de El Salvador.

Actualmente las medidas impuestas por Bukele parecen estar dando resultado ya que una de las tres principales pandillas del país, “Barrio 18”,  se ha pronunciado  a través de un vídeo que circula por las redes anunciando que "no matarán a ningún otro salvadoreño". Este vídeo propició una respuesta directa del mandatario centromaericano quien ha retuiteado el video y decidido apuntar hacia las otras dos organizaciones más sanguinarias: 18-Revolucionarios y 18-Sureños.

“Ya salió la primera pandilla diciendo que ya no matarán salvadoreños, faltan todavía dos. Dejen de matar inmediatamente o los que pagarán las consecuencias serán ustedes mismos y sus homeboys [nombre con el que se conoce a los miembros de una pandilla territorial]. Están cerca de ustedes, de sus casas, de sus caletas, les quedan algunas horas...”, declaró Bukele desde la cuenta oficial de Twitter del Gobierno salvadoreño.

COMPARTIR: