16 de septiembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Aunque huyó tras el crimen, el presunto homicida fue detenido poco después por la Policía Nacional

Un indigente mata a otro de una puñalada en Marbella por recriminarle que hacía ruido y armaba jaleo

El inmueble a medio construir donde se produjo el crimen en Marbella (Málaga).
El inmueble a medio construir donde se produjo el crimen en Marbella (Málaga).
El crimen se produjo en un edificio a medio construir en pleno centro de San Pedro Alcántara, en Marbella. Allí se cobijaban ambos indigentes junto a otras personas sin recursos que sobrevivían como podían. Pero este fin de semana todo cambió. Uno de los habitantes de ese inmueble medio en ruinas mató de una puñalada en el pecho a otro que le había recriminado que hacía ruido y formaba jaleo.

El fallecido era natural de Letonia y tenía unos 45 años. El presunto autor del crimen, procedente de Europa del Este y de similar edad, ya ha sido detenido. La agresión tuvo lugar en torno a la una de la madrugada en el inmueble sin tabiques y casi en ruinas situado en Marbella. Los servicios de emergencias recibieron una llamada que advertía de que un indigente había apuñalado a otro y había huido del lugar.

Cuando los policías llegaron al edificio, el presunto homicida ya se había marchado. Los agentes encontraron a la víctima sobre un colchón encharcado de sangre tras la cuchillada muy profunda recibida en el pecho que le habría alcanzado el corazón.

El crimen tuvo lugar entre un grupo de indigentes en Marbella. 

La Policía inició la búsqueda del sospechoso gracias a la descripción aportada por los otros habitantes del inmueble en ruinas. El presunto homicida había huido a pie y por ello no tardaron en localizarlo. Una patrulla de la Policía Nacional lo encontró sentado en un bar, donde fue detenido.

Los agentes encontraron el arma homicida después entre unos matorrales, un cuchillo de grandes dimensiones.

Las primeras investigaciones apunta a que varios de los moradores habían estado bebiendo esa noche y, en un momento determinado, uno de ellos (el presunto agresor) continuó formando jaleo cuando el resto había decidido irse a la cama. Al parecer, y siempre según los primeros datos, la víctima le recriminó que hiciera ruido y el individuo, para vengarse, cogió un arma blanca y supuestamente lo apuñaló en el colchón cuando estaba dormido o a punto de dormirse.

COMPARTIR: