09 de febrero de 2023
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El párroco de la 'La Torrecica', de la Congregación de Los Paúles, ha ingresado en un centro de desintoxicación tras reconocer al juez su adicción

Últimos datos: Detienen al cura de la cárcel de Albacete por un supuesto caso de tráfico de drogas

El Cierre Digital en Cárcel de Albacete.
Cárcel de Albacete.
El cura de la cárcel de Albacete 'La Torrecica' ha sido detenido este viernes por tráfico de drogas tras reconocer un problema de adicción. Ahora, tras declarar ante el Juzgado nº1 de instrucción, ha quedado en libertad con cargos, a la espera de que la investigación judicial determine la sentencia. Mientras tanto será derivado a un centro de desintoxicación según ha comunicado el Obispado de Albacete. Elcierredigital.com aporta los útimos datos que ha conocido en exclusiva.

El sacerdote de la cárcel de Albacete 'La Torrecica' fue detenido y puesto a disposición en el Juzgado de Instrucción nº1 de la ciudad, según ha informado El Digital de Albacete. Entre los delitos que se le imputan, provisionalmente, se encuentran tráfico de drogas y un delito contra la salud publica, así mismo lo anfirmaban fuentes oficiales al medio albacetense. 

Las mismas fuentes han aclarado que la imputación se encuentra amparada por lo provisional y que será una investigación judicial la que concrete la sentencia. El párroco, que ejercía su labor en la prisión, ha sido puesto en libertad tras declarar ante el juez. Además se le ha impuesto una medida cautelar que le obligará a comparecer todas las semanas ante el juzgado. 

Según ha podido saber elcierredigital.com de fuentes cercanas al penitenciario, el párroco acusado, de 77 años y cuyas iniciales son J.A., "daba misa todos los viernes al lado del circuito de velocidad que hay junto a la prisión y se le considera una buena persona". En este centro de 'la Torrecica', donde han ingresado como presos varios terroristas etarras, "el cura tenía un comportamiento empático con los presos, pero en los últimos meses se le notaba muy nervioso". Desde el viernes pasado, cuando fue detenido, "los responsables del penitenciario no le permitieron acceder para dar la misa".

El párroco pertenece a una pequeña congregación, la de Los Paúles, que actúa  en los barrios más marginales de Albacete desde hace 50 años –por los que los curas van rotando– como el Cerrico o La Estrella, tal y como ha podido saber elcierredigital.com.

Fuentes cercanas a elcierredigital.com afirman que el párroco de aproximadamente 77 años volvió al penal de Albacete tras la pandemia "cambiado y deteriorado físicamente, con ciertos problemas de nervios y carácter". Además, según hemos podido saber, "es un hombre muy querido en los barrios donde trabajan los Paúles y en la cárcel, donde tanto los presos como los trabajadores lo aprecian". 

Los Paules son una congregación religiosa que está presente en Albacete desde hace 50 años. Tienen una casa cerca del cuartel de la policía y ahora mismo, según las fuentes consultadas, hay al menos seis curas que la forman. El párroco de 77 años era el superior de la congregación, es decir, el responsable de todos ellos, tal y como ha podido saber elcierredigital.com.

El obispado explica que ingresará en un centro especializado 

La Diócesis de Albacete, tras los hechos acaecidos, ha transmitido un comunicado de prensa. “Ante la detención, y posterior puesta en libertad condicional en condición de investigado, del capellán del Centro Penitenciario de Albacete, tanto el Obispado de Albacete como la Congregación de la Misión (Padres Paúles) –institución a la que pertenece el sacerdote– lamentan y se sienten cercanos al dolor que este hecho provoca en tantas personas”. 

'La Torrecica', una cárcel con problemas 

El centro penintenciario de Albacete, en el que el cura ejercía, es un centro mixto para mujeres y hombres, con más de 150 funcionarios y 50 guardias. En él también encontramos un Centro de Inserción Social para ayudar a los presos a la integración tanto laboral como social.

torrcecica

Patio de La Torrecica. Foto: La Tribuna de Albacete.

Aún así, el sindicato CC.OO ya denunció la degradación de este centro, un asunto que estaba afectado de manera grave a la reinserción de los presos, a la propia seguridad de la cárcel e incluso a las condiciones laborales de los propios funcionarios. Junto a esto el sindicato notificó una falta de personal y agresiones por parte de los reclusos, puntualmente, a los trabajadores. 

Además, cabe recordar que el año pasado un preso del centro incendió su celda, la cual tuvo que ser apagada por cinco funcionarios con tan solo unos pantalones de lana. Tras el suceso, se supo que solo dos reclusos sufrieron heridas. A pesar de que solo quedó en un susto esto supuso motivo de quejas por parte de los sindicatos por la escasa formación y los pocos medios materiales de los que dispusieron los funcionarios. 

COMPARTIR: