27 de mayo de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El juzgado que lleva la muerte de los dos primos madrileños, aún sin culpable, entregó el cuerpo del niño de 11 años este miércoles a sus allegados

Caso menores Carabanchel: La familia de Ángel entierra sus restos este jueves en Madrid

El Cierre Digital en Ángel, uno de los menores desaparecidos en Carabanchel en diciembre de 2022.
Ángel, uno de los menores desaparecidos en Carabanchel en diciembre de 2022. / Su entierro se celebra este jueves en Madrid.
Tras el hallazgo de restos del cuerpo de Ángel –uno de los menores desaparecidos en Carabanchel en diciembre de 2022– en un vertedero de Toledo, sus familias solo buscan saber la verdad de su muerte. Según ha informado Sinaí Giménez, presidente de la asociación Sociedad Gitana Española, "finalmente nos han entregado al niño Ángel para enterrarlo este jueves". Tal y como ha podido saber elcierredigital.com, el entierro del menor de 11 años se celebrará este 9 de enero a las 17.00 horas en Madrid.

El caso de los menores Ángel y Fernando desaparecidos en Carabanchel el pasado 10 de diciembre sigue sin culpable. Después del hallazgo de restos de sus cuerpos en un vertedero de Toledo, sus familias solo buscan saber la verdad de sus muertes y "conocer con exactitud cómo fue su desaparición", según afirmaba a elcierredigital.com el secretario general de la Sociedad Gitana Española, Ángel Benedicto.

A pesar de que la investigación continúa su curso, sin acusados por el momento, la familia del pequeño Ángel, de 11 años, respira algo más aliviada tras recibir este miércoles el cuerpo del chico. Según ha informado a través de un comunicado Sinaí Giménez, presidente de la asociación Sociedad Gitana Española, "finalmente nos han entregado al niño Ángel para enterrarlo este jueves". Además Giménez ha expresado que "el equipo de forenses privados, abogados e investigadores están en pleno rendimiento de trabajo y muy activos".

Tal y como ha podido saber elcierredigital.com, el entierro del niño Ángel se celebrará este 9 de enero a las 17.00 horas. Su restos permanecen en el Tanatorio Sur de Carabanchel, en Madrid.

"Chapuzas" en la investigación de la muerte de los menores

El pasado lunes 20 de enero, Sociedad Gitana Española daba a conocer en una rueda de prensa el descontento de la comunidad con “el inicio de la actuación e investigación policial por parte de la Policía Nacional de Toledo”, que calificaron de “auténtica chapuza y un despropósito” que causó un “daño y perjuicio irreparable a la familia y a la investigación”.

menores_carabanchel

Ficha de desaparición de Ángel y Fernando.

Las hipótesis de los investigadores sobre la muerte de los menores fueron las que ocasionaron este "perjuicio" en las familias de los chicos: la primera de ellas es que ambos entraran en un contenedor para resguardarse del frío. Una hipótesis que, insisten desde el colectivo, “nadie se la puede creer, de ninguna manera, y además no se ha presentado a la familia ningún tipo de prueba que pueda corroborarla o sostenerla”.

Fuentes de la comunidad gitana cercanas a la familia consultadas por elcierredigital.com ya confirmaron que esta teoría “no tiene sentido” ya que Ángel y Fernando “vienen de familia de chatarreros y estaban acostumbrados a estar en la calle chatarreando. Sabiendo lo que es la chatarrería y habiendo tantos cajeros, no encaja que se resguardaran en un contenedor”.

La muerte de Fernando: asfixia mecánica

El cuerpo sin vida de Fernando, el mayor de los menores, se encontró en el vertedero Ecoparque de Toledo el pasado 15 de diciembre, aunque “la Policía Nacional de Madrid, que estaba llevando el caso, no confirmó nada hasta el día 21 sobre que el menor avistado en Toledo se trataba de Fernando”, denunciaba ante elcierredigital.com Sinaí Giménez, presidente de la asociación Sociedad Gitana Española.

De hecho, el tiempo de más que se tardó en confirmar que el cuerpo encontrado era el de Fernando es otra de las quejas de la comunidad gitana. Según afirmaron en la rueda de prensa, durante este tiempo “siguen descargando basuras, destruyendo pruebas y evidencias que podrían haber esclarecido de forma mucho más inmediata estos hechos”.

vertedero-toledo

Vertedero de Toledo donde fueron hallados los menores.

La versión oficial de la autopsia del cuerpo de Fernando dice que murió a causa de una asfixia mecánica, sin la participación de terceras personas. Su cuerpo, tal y como explicaron desde la Sociedad Gitana Española en la rueda de prensa, se encontró entero “en la cinta transportadora del vertedero”, antes de que pasara por “la trituradora o torba”.

La teoría de la familia: Ángel llegó descuartizado al contenedor

Por el contrario, los restos mortales de Ángel se encontraron prácticamente un mes más tarde —el 11 de enero— y en circunstancias muy diferentes. Lo primero que se halló fue un pie del menor, y posteriormente se fueron encontrando otras partes del pequeño. En la rueda de prensa, la asociación explicó que estos restos fueron encontrados “del montón de residuos inicial, es decir, directamente del recinto donde descargan los camiones de recogida y sin haber pasado ni iniciado proceso alguno. Ni siquiera había pasado a la cinta transportadora que lleva a la trituradora”.

Teniendo esto en cuenta, afirman que tanto la familia como la comunidad gitana creen que “el niño Ángel ya estaba en ese estado en el propio contenedor de recogida de residuos. Creemos que alguien lo introdujo ya en ese estado”.

Esta teoría, afirman, está sustentada en el funcionamiento del camión de recogida de los contenedores que “solo prensa o aplasta, pero no tritura ni corta los residuos recogidos”. Así lo manifestó Sinaí Giménez en una conversación con elcierredigital.com: “Se ha hecho un estudio en el que se aprecia que no hay cuchillas dentro de los camiones. En todo caso, podrían haber aplastado a los niños, pero en ningún momento hacer los daños con los que fueron hallados sus cuerpos. Así lo dijo el psiquiatra forense José Cabrera en el programa Ya es mediodía de Telecinco. Esto refuerza la hipótesis de la familia”. 

Sospechas de terceras personas implicadas

Teniendo en cuenta las sospechas de la familia de que los menores murieron a manos de terceras personas, Ángel Benedicto comentaba en la rueda de prensa que “la abogada de las hermanas de Ángel y Fernando ha presentado un escrito al Juzgado y a la Policía sugiriendo el registro de ciertas viviendas y exigiendo las detenciones de ciertas personas concretas, ya que por sus nombres y supuestos actos cometidos salen en vídeos, audios y pruebas aportadas tanto a la Policía como al Juzgado”.

Añadía, además, que ciertas personas “supuestamente implicadas” mostraban “contradicciones en sus declaraciones en diversos medios de comunicación”. Estas personas a las que hacen alusión podrían ser los familiares de la exmujer de Fernando a la que, tal y como se cree, Fernando había ido a visitar a Toledo. El padre de la chica declaró en los medios de comunicación, afirmando que su hija, también menor de edad, no había “pisado Toledo más que los tres días que bajó a ver a su hermanastro”. Sin embargo, fuentes cercanas a la familia de Fernando afirmaban a elcierredigital.com que “Fernando iba a cada momento a verla”.

Las citadas fuentes de la comunidad gitana afirman que llamar a declarar al padre de la exmujer de Fernando “evitaría muchos problemas, porque puede haber mucho jaleo”. Sin embargo, tanto estas fuentes como Sinaí Giménez apuntan a que son las fuerzas y cuerpos de seguridad el Estado los que tendrán que tomar medidas y averiguar qué sucedió con los menores de Carabanchel.

COMPARTIR: