16 de septiembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Contaba con 134 detenciones y acumula 16 condenas y trece requisitorias judiciales, de las cuales tres son órdenes de detención

La vida del Cheíto, el peligroso delincuente líder de una de las bandas aluniceras más peligrosas de Sevilla

Cheíto, el delincuente con 134 detenciones a sus espaldas
Cheíto, el delincuente con 134 detenciones a sus espaldas
José C.M., alias Cheíto, es uno de los delincuentes más peligrosos de Sevilla, que cuenta con 134 detenciones a sus espaldas. Pero su carrera se interrumpió el pasado 14 de agosto en el barrio sevillano de las Tres Mil Viviendas tras una peligrosa persecución. El Cheíto es experto en robos de coches, que posteriormente utiliza junto a su banda para perpetrar alunizajes en comercios. Además de liderar la banda, se encarga de conducir los vehículos con los que la banda huía después de robar.

Cheíto fue detenido el pasado 11 de agosto en el barrio sevillano de las Tres Mil Viviendas después de protagonizar una peligrosa persecución desde la barriada de Montequinto. Junto con él fue detenido otro miembro de su banda de aluniceros, uno de los grupos más activos de la provincia que podría estar implicado en más de una decena de robos a comercios cometidos en los últimos meses.

Cheíto y su compinche fueron descubiertos cuando venían de robar en una vivienda de Dos Hermanas. El líder de la banda ingresó en prisión, pero no por estos hechos, sino por todas las cuentas pendientes que tiene con la justicia.

Se llama José C.M., pero todo el mundo en Sevilla le conoce como ‘Cheíto’. Nació en noviembre de 1989, en el seno del clan gitano de origen húngaro de los Mikailovich. Este delincuente de sólo veintinueve años cuenta con 134 detenciones a sus espaldas por parte de la Policía Nacional y la Guardia Civil. Se trata de uno de uno de los de delincuentes de Sevilla cuyo historial criminal puede rellenar varias páginas.

No es la única vez que ha sido detenido, sino que el 18 de septiembre de 2018 fue arrestado tras otra peligrosa persecución que acabó en Los Remedios, en la que los atracadores iban a bordo de un Seat León robado. Fue puesto en libertad en noviembre, tres días después de que otro juzgado ordenara su ingreso en prisión para que empezara a cumplir condena.

Pero sus comienzos se remontan varios años antes, concretamente la primera vez que fue juzgado fue el año 2011. En total acumula 16 condenas y trece requisitorias judiciales, de las cuales tres de ellas son órdenes de búsqueda, detención e ingreso con penas de hasta tres años y medio de prisión. Ésta es la causa por la que fue enviado a prisión por el Juzgado de Instrucción número cuatro de Dos Hermanas el pasado 14 de agosto.  

A pesar de su historial y de las cuentas pendientes que tiene, hasta ahora Cheíto andaba suelto por la calle, con algún que otro ingreso temporal en la cárcel. Por el momento ya tiene nuevas citas con la Justicia. En octubre de este año y en junio de 2020 tendrá que volver a sentarse en el banquillo de los acusados de los juzgados de lo Penal de Sevilla.

Especialista en robos de coches

Una práctica habitual en los aluniceros es sustraer coches de alta gama para posteriormente empotrarlos contra los establecimientos que pretenden robar. Así, tal y como consta en los informes de la Policía, el Cheíto es especialista en el robo de vehículos para usarlos con este propósito, especialmente coches de la marca Seat León y BMW. Además de ser el líder de la banda, Cheíto juega el papel de conductor de los vehículos robados y usados para los alunizajes, una labor que requiere de experiencia y precisión.

Tal es la habilidad y temeridad de Cheíto al volante que es capaz de poner el vehículo que conduce a altas velocidades y hacer maniobras peligrosas para escapar de la autoridad como tomar rotondas en sentido contrario.  

En una situación de estas características fue sorprendido a principios de este año. La Policía Nacional le dio el alto cuando José C.M. salía del aparcamiento de un conocido bar de comida rápida en Dos Hermanas. El peligroso delincuente omitió el alto policial y huyó del lugar, intentando atropellar a un agente y posteriormente embistiendo al coche patrulla para salir del parking. Los agentes le persiguieron y, en la huida, llegó a subirse a una acera próxima a la entrada peatonal que da a una zona infantil. Los peatones tuvieron que apartarse para no ser atropellados, algunos de ellos niños.

cheito-trasladan-un-detenido-banda

Momento de la detención de uno de los integrantes de la banda del Cheíto por la Policía Local 

Por su parte, los comercios preferidos para cometer sus atracos son tiendas de móviles y de ropa, así como tiendas de material deportivo, perfumerías y ópticas. Asimismo, la banda de Cheíto también suele poner en su mira las viviendas, donde sustraen joyas, relojes, televisores, ordenadores y dinero, entre otros efectos de valor. Una vez perpetrados los atracos, utilizan peristas para vender los objetos robados.

El total desprecio a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad lo demuestra en cada una de sus detenciones, donde es habitual que oponga resistencia al ser apresado y sus intentos de embestir los coches patrullas y a agentes durante sus huidas de la acción policial.

La banda de Cheíto tiene mayor presencia en la provincia de Sevilla, pero tanto él como los miembros del grupo que lidera llevan a cabo sus atracos por otras poblaciones de Andalucía, llegando incluso a tierras extremeñas.

Otros antecedentes

Como se puede comprobar, el historial delictivo de Cheíto es alargado y sus antecedentes, condenas y detenciones son el modo de vida de este delincuente. Los robos y alunizajes son las principales actividades a través de las cuales se sustenta, pero no son los únicos delitos que ha cometido. 

La Policía tiene fichado a José C.M. por atentado contra la autoridad, contra la seguridad vial, tenencia de armas o drogas. Del mismo modo, Cheíto está relacionado con un delito de malos tratos habituales en el ámbito familiar llevado por un Juzgado de Violencia sobre la Mujer, así como unos hechos vinculados con un homicidio y una detención ilegal.

La vida de Cheíto es la de alguien que no conoce otro oficio que la delincuencia, una persona que no tiene ni un día cotizado en la Seguridad Social y sus principales ingresos le vienen de los golpes a los comercios andaluces, que ha perpetrado liderando su peligrosa banda.

COMPARTIR: