19 de marzo de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Isidro Molina, padre del desaparecido, se muestra esperanzado por la reapertura del caso que fue archivado hace un año y medio

Los investigadores buscan en diez países a Paco Molina, el joven desaparecido en Córdoba en el año 2015

Paco despareció el dos de julio de 2015
Paco despareció el dos de julio de 2015
Francisco Molina Sánchez desapareció el 2 de julio del año 2015 en Córdoba, cuando tenía 16 años de edad. Desde entonces nadie lo ha vuelto a ver. Ahora la magistrada del Juzgado de Instrucción número 7 de Córdoba, María Dolores Magdalena Rivas, ha reabierto el caso, que había sido archivado hace un año y medio. Las causas han sido las novedades aportadas a la investigación por la Policía. Su padre, Isidro, asegura estar esperanzado y poder encontrar a su hijo.

Francisco Molina desapareció el 2 de julio de 2015 a los 16 años de edad y su familia no ha parado de buscarle. Paco salió un viernes con sus amigos y avisó a su padre de que no iba a dormir en casa esa noche, porque se quedaba en casa de un amigo al que sus padres conocen.

Escribió un mensaje de WhatsApp a su padre, Isidro Molina, en el que decía que iba a dormir fuera esa noche, pero a su progenitor le extrañó la forma en la que lo hizo y por eso le llamó al móvil. Entonces hablaron y Paco se lo confirmó. Lo último que Isidro le dijo a su hijo antes de que desapareciera fue que no se acostara tarde.

A sus amigos les dijo que había quedado en un bar con un amigo que ellos no conocían. Según su padre, Paco nunca acudió a dicho local porque preguntó a la mañana siguiente al camarero y le dijo que nadie le había visto en el local.

padres_paco_molina

Isidro y Rosa, los padres de Paco.

Isidro fue también a la estación de autobuses de Córdoba a preguntar si habían visto a su hijo. Allí, un chófer confirmó que Paco había tomado un autobús con destino a Madrid.

Después de archivarlo provisionalmente hace ya año y medio, la magistrada titular del Juzgado de Instrucción número 7 de Córdoba ha reabierto el caso por una nueva línea de investigación que está llevando a cabo la Policía. Los investigadores estudian ahora el posible paradero del joven desaparecido en hasta 10 países distintos, entre los que se encuentran Irak e Italia, este último donde Isidro acudió a denunciar el caso de su hijo al programa de televisión "Chi l’ha visto?" Tras la emisión, Isidro recibió numerosas llamadas de gente para colaborar en la búsqueda. Además, Paco le había comentado a su padre días antes de que desapareciera que quería aprender italiano.

Isidro aseguró a Elcierredigital.com que con las novedades en el caso y la reapertura de la investigación “tenemos mucha esperanza”. Las pesquisas apuntan a que Paco podría haber tenido algún tipo de relación con alguna persona mayor que él que pudiera estar implicada en la desaparición. “Si es así, yo desconocía este tipo de amistades o conocidos de Paco”, afirmó Isidro.

Entre los motivos que barajan los investigadores se encuentran también las posibles vinculaciones políticas que pudiera tener Paco. Sobre esto, Isidro comenta que “es un chico al que le gustaba mucho la política y la historia, pero es algo que se lo achaco a la curiosidad y a la rebeldía de la adolescencia. Yo cuando era joven también quería cambiar el mundo”.

Intentos de extorsión y pistas falsas

Durante el tiempo transcurrido desde la desaparición del joven cordobés, sus padres han recibido muchas llamadas para colaborar, aunque también otras muchas aportando falsas pistas, algunas de las cuales han sido investigadas por la Policía.

De este modo, llegaron a contactar con ellos desde Colombia para extorsionarles, diciendo que si no pagaban el dinero matarían a su hijo. La Policía descubrió de dónde venía y que era una pista falsa.

Asimismo, se dio el caso de un hombre con antecedentes penales que fue acusado de un delito contra la integridad moral, después de que ofreciera a los padres de Francisco Molina pistas falsas sobre su paradero. Aceptó en sede judicial en noviembre de 2017 una pena de seis meses de prisión y multa de unos 700 euros, tras reconocer los hechos y pedir "disculpas" por lo que hizo.

“Desgraciadamente hemos recibido llamadas para extorsionarnos y otras que se burlan de nosotros. Siempre hay desalmados”, lamentó Isidro y añadió que “aun así, también hemos recibido muchas llamadas de colaboración y de gente solidaria que quiere ayudar”.

La familia de Paco no se rinde y sigue con la esperanza de poder encontrarle. Es un chaval joven de 1.75 centímetros y 75 kilos de peso. Es de constitución atlética, cabello corto y negro, ojos castaños y con un marcado acento andaluz.

COMPARTIR: