19 de agosto de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El juicio se celebrará el próximo día 26 y ella solo busca "que la justicia se pronuncie y él no se escape"

Alicia, la mujer a la que su hijo quiere echar de su propia casa: "Solo quiero vivir en paz y tranquilidad"

El Cierre Digital en Alicia Campos en 'Viva la Vida'.
Alicia Campos en 'Viva la Vida'.
Alicia, una empresaria madrileña de 56 años, decidió poner su casa a nombre de su hijo y compartirla con él. A día de hoy, su propio hijo la quiere echar de la vivienda, haciéndole la vida imposible, vendiendo todo lo que puede y contratando los servicios de empresas de desokupas para que echen a su propia madre. El juicio se celebrará el próximo día 26 y ella solo busca "que la justicia se pronuncie y él no se escape como ha ocurrido en otras ocasiones".

Actualmente, no son raros los padres que, teniendo la posibilidad, deciden comprar una vivienda a nombre de sus hijos para que no les falte de nada y tengan un lugar en el que poder vivir cuando los progenitores falten.

Pero no todas las situaciones son iguales. El caso de Alicia, una empresaria madrileña de la localidad de Meco, de 56 años, está viviendo una historia que se sale de la normalidad. Y es que, compró una casa y la puso a nombre de su hijo, pero ahora este quiere echarla de la vivienda. Elcierredigital.com ha mantenido una conversación con Alicia en la que la mujer ha explicado el momento critico por el que está pasando por culpa de su hijo, de 32 años.

Alicia afirma a elcierredigital.com que la "han llamado 40 mil personas, no quiero ser famosa, yo lo único que quiero es vivir en paz y tranquilidad".

El juicio se celebrará el próximo día 26 y Alicia lo único que espera es que "la justicia se pronuncie y que no se escape". Según ha contado la víctima, "ha habido dos citaciones a juicio para él, y su abogado ha pedido dos prórrogas sin ninguna justificación. Normalmente un juicio se aplaza cuando se presenta una causa justificada y él no la tenía, no ha presentado nada". Alicia no entiende cómo la justicia ha accedido a los aplazamientos: "me han hecho polvo, física y psicológicamente y ya no puedo aguantar más".

"Cría cuervos y te sacarán los ojos"

El infierno de Alicia comenzó cuando puso a su hijo como titular de la vivienda. Alicia compró una casa en 2017, a la que se muda su hijo un tiempo después. Al cabo de unos meses, Alicia decide poner la casa a nombre de su hijo, Raúl, tras llegar ambos a un acuerdo: ella hacia uso de la planta principal y el segundo piso y su hijo vivía en el bajo.

Sin embargo, todo cambia cuando hace 6 meses su hijo decide poner la casa a la venta y amenaza con echarla. El testimonio de Alicia es el de una madre desesperada que esta última semana ha tenido que ver cómo su hijo contrataba a una empresa de desokupas para sacarla de su domicilio. Esta empresa ya se ha presentado en su vivienda en dos ocasiones y Alicia espera una tercera.

El programa Viva la Vida se ha desplazado hasta la vivienda, en la localidad de Meco y ha mantenido con Alicia una conversación y ha podido verificar que el hijo ha vendido parte de los muebles de la casa. Alicia siente estar pasando por "una situación muy injusta y desagradable y que, aunque ya está en manos de la justicia, genera impotencia". Insiste en que su hijo es capaz de vender la casa con ella dentro y afirma que tiene “una sentencia de muerte asegurada” desde que lo denunció.

Por su parte, la justicia ha estado dos meses tratando de notificar a su hijo la denuncia, pero él se negaba a recoger la citación. Alicia cuenta que hasta ahora siempre había mantenido una buena relación con su hijo pese a que ha sido un chico “con problemas”

El hijo de Alicia quiere vivir sin trabajar, esa es su especialidad, explica: “Vivía de mi empresa y cobraba un sueldo altísimo sin hacer nada, siempre se quedaba con dinero de la empresa familiar mientras yo lo pagaba todo". "Llevo pagando recibos desde 2017" reitera, y añade que “no voy a recuperar la relación con mi hijo, me ha demostrado que no tiene cariño ninguno”. Alicia se siente “muy preocupada por llegar un día y no poder acceder a ella”.

Sobre su hijo, confiesa: “todos estos comportamientos han comenzado después de poner la casa a su nombre, él era ejemplar y educado”. Y nos aclara cuándo empezó todo: “Fue a partir de poner la casa a su nombre. Tras esto, me hace chantajes con la casa, sabe que están todos mis ahorros ahí. No tengo ningún problema en notificar nada, tengo un dosier con un montón de pruebas

COMPARTIR: