03 de marzo de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Los cárteles cuentan con personal que crea lazos con la política para minimizar el alcance de sus actividades ilegales como tráfico de droga y tortura

Así es la red de seguridad que protege a los narcos sudamericanos: De ‘Los Chapitos’ a las fincas del terror

El Cierre Digital en Montaje de una 'finca del terror' en México y la detención de 'el Nini' jefe de seguridad del cártel de 'los Chapitos'
Montaje de una 'finca del terror' en México y la detención de 'el Nini' jefe de seguridad del cártel de 'los Chapitos'
Esta semana ha sido noticia la detención de uno de los ‘hombres fuertes’ de la organización criminal ‘los Chapitos’, dirigida por los hijos del narco Joaquín ‘Chapo’ Guzmán. Considerado como el jefe de seguridad de la organización, el detenido alias ‘el Nini’, es supuestamente responsable también de una amplia red de tráfico de fentanilo en el vecino Estados Unidos. Por otra parte, los métodos de los cárteles para ejercer su control son cada vez más impactantes y sobrecogedores.

Durante los últimos meses hemos sido testigos de numerosos acontecimientos relacionados con el narcotráfico en América Latina y su influencia en el poder. Ahora, uno de los jefes de seguridad del grupo criminal de los hijos del ‘Chapo’ Guzmán ‘Los Chapitos’, ha sido detenido y su caso está siendo controvertido, recordando a otros jefes de seguridad de grupos criminales latinoamericanos y, exponiendo los nexos del narco con diversos estratos de la política. 

Por otra parte, los sistemas de seguridad de los clanes del narcotráfico o cárteles son aún más sofisticados de lo que podría parecer, pues a pesar de sus impactantes métodos y su crudeza a la hora de llevarlos a cabo, las organizaciones criminales latinoamericanas cuentan con nombres propios encargados de establecer nexos políticos y alejar el foco de actividades ilegales entre las que figuran las conocidas como ‘fincas del terror’, lugares utilizados por los cárteles para secuestrar, torturar y un largo y lamentable etcétera de inhumanidades cometidas sobre los rivales de las bandas.

En la más rigurosa actualidad, el nombre más sonado es el de Néstor Isidro Pérez, más conocido por sus compañeros como 'El Nini', supuesto jefe de seguridad de ‘los Chapitos’ el cártel dirigido por los hijos del conocido traficante Joaquín ‘Chapo’ Guzmán. 

La detención de ‘el Nini’

El caso de Néstor Isidro Pérez no es únicamente llamativo por ser uno de los nombres propios de la cúpula de de un potente cártel mexicano, también lo es por ser uno de los más buscados en suelo estadounidense, señalado por la DEA de ser supuestamente responsable de una de las mayores redes de tráfico de fentanilo del país norteamericano.

Su detención se llevó a cabo el pasado miércoles en el estado de Sinaloa, específicamente en la colonia Lomas de La Rivera, en la calle Villa Choix, entre Villa Culiacán y Villa Palos Verdes, tal y como señala el portal Infobae. El principal cargo que pesa ahora sobre ‘el Nini’ es el de ser el encargado de gestionar los operativos de seguridad de Iván Archivaldo y Jesús Alfredo Guzmán, hijos del ‘Chapo’ y jefes del clan ‘los Chapitos’.

170009

Imágenes de Néstor Isidro Pérez, más conocido como 'el Nini' y supuesto jefe de seguridad de 'los Chapitos'

En un principio, lo que parecía una detención pacífica y bien programada por los cuerpos de seguridad de México, acabó necesitando que un agente disparase dos veces contra el edificio en el que se encontraba ‘el Nini’ para que este facilitase su entrega a otro policía que se estaba aproximando.

Aunque ‘el Nini’ no es el hombre mas fuerte del cártel de ‘los Chapitos’, se sabe que su influencia es notoria en la organización criminal y que guarda relación con otro de los ‘hombres fuertes’ del cártel, Oscar Noe Medina González, mano derecha del más fuerte de los hijos del ‘Chapo’, Iván Archivaldo Guzmán.

164428

Imagen del traslado de 'el Nini' tras su detención

Una vez detenido, el supuesto jefe de seguridad del cártel fue puesto entre rejas y bajo la seguridad del Estado de México, a la espera de una posible extradición a Estados Unidos -destino que ya corrieron el propio ‘Chapo’ y su hijo Ovidio- para ser juzgado por su implicación en el tráfico de fentanilo, extradición que ha sido denegada esta semana por María del Carmen Sánchez Cisneros, jueza Cuarta de Distrito en Materia Penal, y que tendrá que esperar para ser ratificada.

Las ‘fincas del terror’ del narco y sus nexos políticos

Durante el año pasado se hicieron cada vez más noticiables los sucesos relacionados con las ‘casas fuertes’ de los cárteles mexicanos, denominadas popularmente como ‘fincas del terror’. En el interior de estos edificios, a menudo muy bien camuflados entre los vecindarios de las ciudades, pocos saben qué sucede. De hecho, es mejor no saberlo, pues si entras en ellas y no eres miembro de la organización que las gestiona, no será por buenos motivos ni con buenas motivaciones.

Se tiene constancia de que el principal uso que reciben estos edificios, que a veces son únicamente pisos, es el de laboratorio para la fabricación de sustancias derivadas de la cocaína y la metanfetamina. Es decir, derivados y mezclas de las sustancias originales para maximizar las ganancias de su venta en la calle a costa de la pureza del producto. Sin embargo, las ‘fincas del terror’ no reciben este sobrenombre por ser un mero lugar de mezcla y ‘corte’ de sustancias.

DAEY5EFO2II6ZHN5BVDATVCMDQ

Operativo de seguridad mexicano en un operativo contra el narcotráfico 

Estas edificaciones sirven también como punto de retención para los secuestrados por los cárteles y también como centro de torturas para aquellos que no corren la suerte de ser liberados. También se sabe que en el interior de estas estructuras se han llevado a cabo asesinatos de todo tipo, aunque quizá el dato más impactante es que se desconoce cuántas casas de esta índole existen a lo largo del país pues la gran mayoría pasan desapercibidas al estar integradas en el casco urbano de las ciudades.

El pasado 2022, concretamente en el mes de julio, la zona sur de la capital de México se vio sacudida por una de estas ‘fincas del terror’ al producirse un intenso tiroteo entre las fuerzas de seguridad y los miembros que custodiaban una de estas fincas. La refriega, que fue protagonizada por pistoleros del cártel de Sinaloa, se saldó con la detención de los criminales y la clausura del lugar tras varias denuncias vecinales.

Paralelamente, el narcotráfico no sólo se vale de la fuerza para establecer su control, también tiene colaboradores entre los políticos del país mexicano. En concreto, Genaro García Luna, exsecretario de Seguridad Pública del expresidente mexicano Felipe Calderón.

García Luna habría aceptado sobornos del cártel de Sinaloa entre los años 2006 y 2012 -los que estuvo en su cargo en el gobierno- para hacer la vista gorda en determinados procesos que involucraban a miembros del cártel, y también para alejar del foco determinados 'puntos calientes' de la organización para poder operar sin presión policial, tal y como sostiene la acusación que en febrero de este año lo sentó en los tribunales y que recuerda a otras acusaciones como las que pesan sobre el hijo del presidente colombiano, Gustavo Petro, por supuestamente aceptar sobornos del narcotráfico para financiar la campaña de su padre.

COMPARTIR: