31 de enero de 2023
|
Buscar
FIN DE SEMANA

STANLEY MATÓ A SU HERMANA, A SUS PADRES Y A SU PERRO EN LA VÍSPERA DE HALLOWEEN y AL DÍA SIGUIENTE PROTAGONIZÓ LA MATANZA DE IOWA

La crónica negra de Stanley Stiers: Retrato del asesino Michael Mayers en la vida real

Stanley Stiers
Stanley Stiers
Michael Mayers, una noche de Halloween, entró en la habitación de su hermana, Judith Mayers, se encontró con la famosa máscara blanca y se la puso. La apuñaló con un afilado cuchillo hasta matarla. Tras el suceso fue ingresado en un psiquiátrico del que escapó quince años después, momento en el que empezó a cometer una larga lista de asesinatos. En 1978 John Carpenter llevó a los cines el primer largometraje de la saga ‘Halloween’, de la que la misteriosa historia de Mayers es protagonista.

En 1978 John Carpenter llevó a los cines el primer largometraje de la saga ‘Halloween’, en la que Michael Mayers, protagonista de la película, una noche de Halloween entró en la habitación de su hermana, Judith Mayers, se encontró con la famosa máscara blanca y se la puso. Acto seguido la apuñaló con un afilado cuchillo hasta matarla. Tras el suceso fue ingresado en un psiquiátrico del que escapó quince años después, momento en el que empezó a cometer una larga lista de asesinatos. 

La historia de la vida real detrás de Michael Myers (interpretado en la original por Tony Moran) es una especie de collage, un conjunto de terrores e influencias cortesía del director de la primera película. Los detalles de la personalidad de Myers provienen de una visita que Carpenter realizó a una institución mental mientras tomaba una clase de psicología en la Universidad de Western Kentucky. “Visitamos a pacientes con enfermedades mentales muy graves. Y había un chico, debía tener 12 o 13 años, que literalmente tenía este aspecto”, confesó el cineasta en Halloween: A Cut Above The Rest, un documental de 2003.

John Carpenter afirmó que este joven “tenía la cara pálida, no mostraba emoción alguna. Los ojos muy negros, como de demonio. Pasé ocho años intentando llegar a él, y otros siete tratando de mantenerlo encerrado, porque me di cuenta que lo que quiera que fuese que estaba viviendo detrás de los ojos de ese niño era pura y simplemente diabólico”.

Muchos cinéfilos de esta saga afirman que Michael Myers podría estar basado en Stanley Stiers, autor de la matanza de Iowa, Estados Unidos. Stiers fue maltratado de niño por sus padres adoptivos, que a menudo se emborrachan y abusaban física y mentalmente de él. Stanley llegó a la familia por un error, puesto que la enfermera del hospital acostumbraba a cambiar los bebés y a entregarlos a familias diferentes. Este caso se conoció y la enfermera fue condenada, pero cuando salió de la cárcel Stanley la encontró y la mató por venganza

MYERS

Michael Mayers

Desde que fue un niño Stanley vivía encerrado y recibía malos tratos por parte de sus padres, su hermana acabó tratándole igual o peor que sus padres. Stanley no tenía amigos y sacaba muy malas notas.

En la víspera de Halloween del año 1923, los padres de Stanley, que tenía once años, no le permitieron salir a recoger caramelos como hacían los otros niños, aunque sí autorizaron a su hermana a hacerlo. Horas después, cuando su hermana volvió a casa, Stanley cogió un cuchillo y la asesinó, lo mismo hizo con sus padres y con el perro de la familia. 

Tras matar a su familia, salió disfrazado y se mezcló con el resto de niños. Con la rabia entre los dientes, Stanley asesinó a los compañeros de escuela que se reían de él, entró en la casa de uno de los compañeros de clase y le asesinó a puñaladas y mató a sus padres. Cuando llegó la policía, Stanley estaba sentado en un columpio comiendo dulces. Fue trasladado a un hospital psiquiátrico donde fue atendido durante 13 años. Según se cuenta, en la matanza Stanley mostró una capacidad física anormal, siendo capaz de levantar a personas adultas con un solo brazo para posteriormente apuñalarlas.

Con 24 años, en la noche de Halloween de 1936, Stanley supuestamente les rompió el cuello a dos enfermeros del hospital que lo trataban con desprecio y logró escaparse del hospital esquivando a los federales. No se volvió a saber nada de él. 

COMPARTIR: