08 de diciembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El pasado jueves fueron detenidos 14 miembros del grupo criminal en la mayor operación contra la marihuana en la zona Norte de la ciudad

Así es el clan de 'Los Mocos', secuestros, extorsiones y tiroteos que aterrorizan Granada

Dos miembros del clan de 'Los Mocos' a la salida de los juzgados en 2012
Dos miembros del clan de 'Los Mocos' a la salida de los juzgados en 2012
El clan de 'Los Mocos' ha estado relacionado con múltiples sucesos delictivos que han puesto patas arriba algunas zonas de Granada. Desde secuestros y asesinatos hasta tiroteos en plena vía pública, de los que en la mayoría de casos han sido absueltos de los cargos que se les han imputado. El pasado jueves la Policía Nacional llevó a cabo una operación contra el narcotráfico de marihuana, donde 14 miembros de este clan fueron detenidos.

El pasado jueves 14 de noviembre la Policía Nacional llevó a cabo el mayor golpe contra la marihuana en la zona Norte de Granada. La operación Cake se saldó con la detención de 14 personas, dos de ellas menores de edad, pertenecientes al clan de 'Los Mocos', uno de los grupos más peligrosos que operan en la ciudad.

Se trata de uno de los clanes que dominan el negocio del narcotráfico en Granada y cuyo historial es de sobra conocido entre sus ciudadanos. Los vecinos de la zona de Las Parcelas tienen guardado en su memoria la mañana de un viernes de mediados de abril del año 2012.

Ese día, en torno a las diez de la mañana, una docena de furgones de la Policía Nacional y coches patrulla desplegaron un amplio dispositivo policial alrededor de uno de los bloques de la Parcela número 24 del Polígono de Cartuja. Los agentes sacaron esposadas a siete personas, tres de ellas jóvenes de entre 19 y 23 años y todos formaban parte del clan de 'Los Mocos'.

material_incuatado_a_los_mocos_en_una_operacion_policial

Material incautado al clan de 'Los Mocos' en una de las operaciones de la Policía

La operación llevada a cabo por la Policía Nacional comenzó en enero de ese año, cuando investigaban diferentes secuestros a comerciantes y empresarios en plena calle por parte de encapuchados armados. Los delincuentes llegaban a pedir a los familiares hasta 15.000 euros por el rescate e incluso jugaban a la ruleta rusa con ellos.  Esta práctica consiste en introducir una sola bala en el tambor de un revolver y disparar contra sí mismo, siendo la probabilidad la que decide si la persona vive o muere. 

Durante los secuestros también amenazaban a los familiares de las víctimas para que no interpusieran denuncias de lo ocurrido. A una de sus presas le asestaron una brutal paliza y, cuando la liberaron tuvo que ser atendida por efectivos sanitarios y ser ingresada en el hospital.

A partir de estos hechos, los investigadores empezaron a tirar del hilo, para más tarde desmantelar tres invernaderos de marihuana, además de armas, móviles, ordenadores o dinero. No solo estuvieron acusados por estos hechos, sino que también lo estuvieron por participar en atracos en salones de juego.

Tres de los arrestados en esa operación ingresaron en prisión provisional, pero fueron puesto en libertad una semana después, casualmente cuando uno de los empresarios que habría sido secuestrado cambió su versión. Previamente los había reconocido en la identificación a través de fotografías, pero no fue así en la ronda de reconocimiento.

La muerte de un portero y tiroteos en plena calle 

Antes de haber estado relacionados con los secuestros, 'Los Mocos' ya habían estado investigados en 2007 por la muerte de un portero de una caseta de la feria de Maracena. Dos hermanos del grupo se enfrentaron a penas de entre 10 y 15 años de prisión por asesinar a puñaladas al portero. Finalmente fueron absueltos por falta de "pruebas definitivas" y "contradicciones" en las declaraciones de los testigos durante un juicio con jurado popular, que hizo que prevaleciese "su presunción de inocencia", según el veredicto.

Por si fuera poco, el clan de 'Los Mocos' también está relacionado con varios de los últimos tiroteos registrados en la zona Norte de Granada. El último de ellos ocurrió en Molino Nuevo en junio del pasado 2018, siendo uno de los miembros del clan arrestado tras ser pillado con un revólver cargado bajo el asiento de su coche. El tiroteo fue el cuarto que se produjo en en apenas siete días por el enfrentamiento entre dos clanes familiares.

Otro de los tiroteos mortales con los que se les vinculó fue el ocurrido en marzo del 2017 el barrio de La Paz, donde un joven de origen marroquí fue asesinado a tiros en el patio central de un bloque de este barrio. El principal acusado se encuentra desde el pasado enero en prisión.

COMPARTIR: