25 de junio de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

AITOR GARCÍA SE ENCUENTRA INTERNO EN EL MÓDULO 5 DE LA CÁRCEL DE BRIANS 1 TRAS SER CONDENADO A 17 AÑOS POR EL CRIMEN en 2019 DE LA JOVEN CATALANA

Así vive en prisión el asesino de Janet Jumillas tras cinco años del crimen: "Trabaja en la cocina"

El Cierre Digital en / Janet Jumillas.
/ Janet Jumillas.
Hace más de cinco años que Janet Jumillas desapareció en la localidad catalana de Cornellá. Sin embargo, su cadáver no apareció hasta mayo de 2019, cuando fue encontrado por un operario de limpieza en un descampado de El Prat de Llobregat. Aitor García fue el único condenado por el crimen tras ser considerado culpable de un delito de asesinato. Fue en 2013 cuando la Audiencia de Barcelona le condenó a 17 años de prisión. Actualmente se encuentra interno en la prisión de Brians 1, en Cataluña.

Janet Jumillas desapareció en la mañana del 13 de marzo de 2019 en la localidad catalana de Cornellá. Cuatro días después de denunciar su desaparición se encontró su coche Renault sin signos de violencia. Con el paso de los días los investigadores descubrieron que Janet tomaba marihuana para mitigar los dolores de la fibromialgia que sufría y lo que le sobraba lo revendía. En ese punto surge la figura de Aitor García, conocido de Janet, que vivía a 150 metros del lugar donde se encontró el vehículo de la desaparecida.

Los investigadores descubrieron que Aitor fue la noche antes de la desaparición a casa de Janet a por marihuana y quedó con ella la mañana del 13 de marzo. Fue clave para los investigadores el hecho de que antes de desaparecer, Janet cruzó varios mensajes con Aitor y le llamó en cuatro ocasiones. Los Mossos llamaron a Aitor para declarar y momentos antes le descubrieron tirando unas bolsas sospechosas a la basura. Aitor fue detenido y en mayo de 2019 el titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción 4 de Cornellà de Llobregat (Barcelona) le envió a prisión provisional.

Fue en mayo de 2019 cuando un operario de limpieza que estaba en un descampado de El Prat de Llobregat encontró el cuerpo sin vida de Janet Jumillas envuelto en una manta. Tras realizarse la autopsia se descubrió que alguien la había apuñalado por la espalda con armas de diferente tipo. Todos los datos y circunstancias apuntaban directamente a Aitor. El juicio contra Aitor García comenzó el 9 de diciembre de 2022 en la Audiencia de Barcelona. En enero de 2023 Aitor fue condenado a 17 años de prisión y a compensar con 488.000 euros a la familia de la víctima tras ser considerado culpable de un delito de asesinato. En mayo de 2023 el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya confirmó la condena.

Aitor García.

Fuentes penitenciarias consultadas por el cierredigital.com señalan que “Aitor García se encuentra interno en el módulo 5 del centro penitenciario de Brians 1. Se trata de un módulo tranquilo, donde se encuentran internos de avanzada edad junto con otros a los que quieren 'proteger' del resto de la población reclusa por el tipo de delito que han cometido”. 

“Es algo habitual que estos presos estén en los mismos módulos, ya que lo que se intenta evitar es que sean atacados por los hechos que cometieron. En este módulo comparte patio con el violador de Igualada o la manada de Castelldefels. Pese a llevar varios años en prisión su comportamiento es correcto y no cuenta con expedientes disciplinarios. Actualmente está trabajando en la cocina del centro penitenciario”, concluyen las fuentes citadas anteriormente.

Los hechos acontecidos


A las 10 de la mañana del 13 de marzo la joven catalana de 39 años, Janet Jumillas, desaparecía en la calle San Vicent de Cornellá, Barcelona, a donde se había desplazado a realizar unas gestiones administrativas. Janet no se presentó a recoger a sus hijos Diego y Carmen al colegio. La mujer vivía junto a su madre y sus dos hijos en Viladecans. A los cuatro días de la desaparición se encontró su coche Renault sin signos de violencia. 

Tras denunciarse su desaparición, los Mossos d’Esquadra descartaron que se tratase de una desaparición voluntaria y averiguaron que tomaba marihuana para mitigar los dolores de la fibromialgia que sufría. Lo que le sobraba lo revendía. Desde el principio los Mossos sospecharon, y así lo dejaron por escrito en sus informes, que Janet estaba muerta y había sido víctima de alguien de su círculo cercano.

Janet Jumillas.

Los Mossos averiguaron que justo antes de desaparecer Janet había llamado hasta en cuatro ocasiones a Aitor y habían cruzado mensajes. Aitor les contó que el día de la desaparición, el 13 de marzo, volvió de trabajar en Amazon a las 8:00 de la mañana y se quedó dormido hasta la tarde. Aitor mintió. Amazon le había despedido hace tiempo.

Los Mossos ya no le quitaron ojo de encima, le seguían a todas partes y un equipo de investigadores grababa todos sus movimientos sospechosos. Hartos de la falta de colaboración de Aitor y con todos indicios apuntando hacia él, volvieron a llamarle a declarar ocho días después. La llamada de los Mossos hizo el efecto deseado, Aitor presa de los nervios movía ficha. 

La detención y condenada de Aitor García


Los investigadores le grabaron horas antes de la cita para declarar bajando a unos contenedores tirando unas bolsas sospechosas a la basura junto a un amigo. Les detuvieron y en las bolsas los Mossos hallaron trozos de las gafas de Janet, mochos de fregona con sangre, guantes de látex y hasta mechones de pelo de la víctima. En su declaración Aitor argumentó que Janet era amiga suya y que no sabía nada de ella. Cabe recordar que el cuerpo de Janet se encontró en El Prat de Llobregat, localidad de origen de Aitor, que poco antes del crimen se mudó a Cornellá para vivir con su novia. 

Los agentes encontraron sangre de Janet en el domicilio de Aitor. En el juicio explicaron que sobre las once del mediodía del 13 de marzo Aitor asestó seis puñaladas a Janet, cinco en el cuello y una en la mano, una herida sufrida por la mujer al tratar de defenderse del ataque. También se reveló que Janet sufrió un golpe que le rompió el pómulo y que falleció desangrada. Aitor escondió el cuerpo donde fue encontrado y trató de borrar el rastro del homicidio.

Aitor García, el día de su detención.

Aitor García el día de su detención.

Cabe recordar que Aitor trató de desviar las sospechas apuntando a dos desconocidos. Según él, la mañana de la desaparición de Janet ésta se presentó en su casa acompañada por un hombre corpulento con barba, de mediana edad, y armado con una barra de hierro que le pegó un golpe en el rellano antes de que se introdujeran en su domicilio. Según el acusado, querían que Aitor les entregara todo el dinero que tuviera. Por ello, según él, bajó al coche a buscar dinero y cuando volvió a su casa halló la casa revuelta como si hubiera habido allí una pelea, manchas de sangre en las paredes y el suelo y las gafas rotas de Janet. Sin embargo, esta versión no le sirvió para nada.

COMPARTIR: