12 de diciembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Los taxistas critican los dos millones de euros que reclama el exjuez como honorarios por defenderles de Uber y Cabify en Barcelona

Se rompe el sector del taxi: Elpidio Silva renuncia a la defensa del Tito Álvarez por su presunto fraude

Tito Álvarez y Elpidio Silva
Tito Álvarez y Elpidio Silva
A pesar de haber conseguido que Uber abandonara Barcelona y que Cabify modificara sus condiciones de precontratación en la ciudad, el sector del taxi mantiene un conflicto interno con su representación jurídica en esta batalla legal por el control del transporte urbano. Tito Álvarez abandonó Élite Taxi después de ser acusado de fraude y ahora, Elpidio Silva, el ex juez y abogado que lleva la defensa de miles de taxistas, habría presentado su renuncia a la defensa de este líder catalán.

La guerra entre los taxis y los VTC por el control del transporte urbano continúa. A nivel legal, los taxistas han ganado una batalla de la mano del bufete de abogados del exjuez Elpidio Silva. Así, en abril de 2018, el juzgado de lo mercantil número 3 de Madrid fue el primero que admitió a trámite una de las numerosas demandas del sector del taxi contra las compañías de VTC, lideradas por Uber y Cabify.

Más de mil taxistas profesionales demandaron estas empresas por competencia desleal, pidiendo el cese de su actividad y una compensación económica por daños y perjuicios. Las demandas fueron admitidas a trámite, así como la querella interpuesta por más de 2.000 profesionales del taxi contra diversas plataformas de vehículos de alquiler con conductor.

Concretamente, les acusan de ocho delitos que van desde la estafa masiva hasta el blanqueo de capitales, pasando por la alteración de precios mediante engaño, administración desleal, contra la Hacienda pública y contra el derecho de los trabajadores.

Uber acabó marchándose de Barcelona y Cabify se fue durante unas semanas, pero volvió modificando sus condiciones de contratación. Pero no todo son alegrías, y el sector del taxi podría verse debilitado por sus conflictos internos con algunos de los líderes más representativos. Es el caso de Tito Álvarez, que abandonó la Asociación Profesional Élite Taxi poco tiempo después de que se conociera que la querella había sido admitida a trámite por la Audiencia Nacional.

Tito estaba en el punto de mira en esos momentos, pues se le acusaba de un presunto fraude. "No me aparto de la lucha simplemente cambio de sitio, estoy convencido que ahora con Taxiproject 2.0 y el equipo profesional que trabaja a nuestro lado, vamos a dar mucho que hablar a partir del mes de septiembre, no tengo ninguna duda que vamos a conseguir grandes cosas para que el taxi sobreviva de los ataques sin cuartel que está sufriendo", aseguró.

taxis_barcelona

Huelga de taxis en Barcelona

De la misma manera, el que fuera líder del taxi en la ciudad de Barcelona señaló que los motivos personales que provocaron su salida de Élite tenían que ver con "los ataques de personas con la que me he partido el alma en las calles codo a codo, y las mentiras que vierten sobre mí”. Semanas después de abandonar la plataforma Élite, Álvarez publicó en su cuenta de Twitter mensajes cuestionando el trabajo de su equipo judicial y dudando de los honorarios que cobraban. Al final, terminó reconociendo que ya se había puesto en contacto con otros profesionales.

Ahora, el conflicto parece haberse trasladado al despacho de abogados de Elpidio Silva, pues, según fuentes judiciales consultadas por elcierredigital.com, los letrados del bufete del exjuez habrían renunciado a la defensa exclusivamente de Tito Álvarez. Los motivos principales se deben a que el ex líder del taxi habría simulado su condición de taxista, lo que resulta entonces que podría tratarse de un fraude el papel de activista desempeñado en los medios de comunicación.

Además, las fuentes mencionadas señalan que Tito Álvarez podría tener antecedentes penales, lo que dificultaría la obtención de la licencia del taxi que nunca tuvo y para cuya obtención sus compañeros realizaron un ‘crowfunding’. Por lo tanto, la operación para comprarle una licencia podría tratarse de una estafa.

Dos millones de honorarios

En cuanto al conflicto por los honorarios que el despacho de Elpidio Silva quiere cobrar a los taxistas por defender sus intereses en Cataluña frente a Uber y Cabify, el exjuez reclama dos millones de euros en total, sumando el dinero que ya le han abonado y la prima de éxito que quiere aplicarles ahora.

Elpidio Silva pidió a cada cliente 605 euros, lo que por 2.000 taxistas que han firmado con él hacen un total de 1,2 millones de euros y que ya le habrían pagado. Silva asegura que Eso el hecho de que Uber se fuera de Barcelona, y de que Cabify se fuera durante unas semanas y ahora haya vuelto modificando sus condiciones de contratación ha sido gracias a sus servicios.

De esta manera, el exmagistrado entiende que le corresponde aplicar la prima de éxito del 12% sobre “cuantas reintegraciones económicas y montantes indemnizatorios correspondan al cliente, como consecuencia de las acciones entabladas o negociaciones al efecto”, lo que supone algo más de 800.000 euros. Esta situación no ha sentado bien entre el sector del taxi, que no están dispuestos a pagar al abogado.

COMPARTIR: