06 de diciembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El hombre, de 48 años, mantenía una disputa con su vecino Carmelo, que acabó con su vida de una puñalada tras ser linchado por varias personas

La familia de Ángel, asesinado tras la riña por una gotera en El Torrejón, pide la Prisión Permanente Revisable para el asesino

Ángel, asesinado en El Torrejón.
Ángel, asesinado en El Torrejón.
La familia de Ángel Fernández, que murió de una puñalada el pasado 16 de septiembre en la barriada onubense de El Torrejón, tras ser brutalmente apaleado en una discusión originada por los daños producidos por una gotera de una bajante a su presunto asesino, pide la pena máxima posible para el culpable, es decir la Prisión Permanente Revisable, aunque el caso está todavía en la fase de diligencias previas y falta mucho para llegar a juicio todavía.

Algunos familiares de la víctima se reunieron este pasado miércoles ante el Juzgado de Instrucción número 3 de Huelva para reclamar Justicia aprovechando la comparecencia de otros dos acusados del crimen de Ángel, de 48 años, que fue linchado y apuñalado por varios familiares de Carmelo, presunto asesino y único detenido.

"Pedimos la máxima pena posible para los culpables, y si hay la posibilidad de pena de Prisión Permanente Revisable (PPR) para este caso pues lo vamos a pedir, porque nadie tiene derecho a quitar la vida a otra persona. Si hay algún problema, para eso está la Ley, nadie puede tomarse la justicia por su mano", explica Antonio Fernández, hermano de la víctima, a elcierredigital.com.

El asesinado de una puñalada se llamaba Ángel Fernández Jiménez, de 48 años, y vivía en el número 23 de la calle Clavel, el mismo edificio que su presunto asesino, Carmelo O. N.  Antonio Fernández, hermano de la víctima,  asegura que el presunto asesino, Carmelo, único que permanece en prisión provisional desde septiembre le dijo a otra hermana: "A tu hermano lo tengo que matar yo esta mañana porque lo he jurado”. Como lejos de calmarse las aguas no volvían a su cauce los hermanos de Ángel se movilizaron parar tratar de mediar en el asunto.

                                                                      Ángel en una foto familiar.

Aquella mañana sobre las 13.40 horas Ángel bajó a pasear por el cercano parque donde resultó apuñalado mortalmente.  Antonio cuenta que "seguramente estaban tres o cuatro y le llamaron para que se acercase a hablar. Quizás pensó que estábamos allí nosotros también y se acercó, pero en un seto cercano se escondían otros cuantos, al menos veinte, hijos, nietos y hasta mujeres con palos, bastones y bates de béisbol" La víctima recibió más de una veintena de golpes y una puñalada por la espalda que lo mató casi en el acto. La familia del presunto asesino ya no vive en el barrio "porque nuestra ley gitana dice que cuando alguien comete un crimen se va de la ciudad", señala Antonio.

De momento, el Juzgado de Instrucción 3 de Huelva investiga delitos de homicidio y lesiones en este caso, a una docena de personas. Carmelo O. N. y otro detenido ingresaron en prisión el 18 de septiembre como presuntos autores de la muerte violenta de Ángel, pero el segundo quedó en libertad con cargos poco después.

Hubo un tercer arrestado, que sufrió heridas en una mano y permaneció varios días ingresado en el hospital, pero también se encuentra en libertad con cargos. Además, existen al menos cinco testigos de la agresión e incluso los momentos posteriores a la misma fueron grabados por algunos vecinos. Este miércoles tomaron declaración a dos investigados, pero se espera que por el juzgado vayan pasando hasta una docena de presuntos implicados.

                                            El fallecido, Ángel Fernández.

Otro de los hombres que constan en las investigaciones tendría antecedentes penales y estaría en libertad condicional en el momento del suceso, "pero todos están identificados con nombres y apellidos y ahora solo confiamos en la Justicia y que el que haya sido que lo pague, pero que nadie se escape", añade Antonio.

Historia del crimen

El hermano de Ángel, recordó los hechos ocurridos el pasado 16 de septiembre que acabaron con la vida de su hermano, fruto de “un desacuerdo por la fuga de una bajante”. El presunto autor de la muerte, identificado como Carmelo N. O. “quería que le pagara 3.000 euros por los daños y mi hermano le dijo que no era culpa suya, sino de otra vecina del mismo bloque. Fue entonces cuando le dijo que o le pagaba o esa misma tarde lo mataba”.

Acompañado de varias personas, salieron a su paso y “con bates de béisbol le reventaron a golpes y después le apuñalaron por la espalda. Si no hubiera muerto por ésta, lo habría hecho de los golpes porque le reventaron la cabeza”, aseguró su hermano.

El Juzgado de Instrucción 3 de Huelva tomó declaración durante la mañana de este miércoles a dos personas acusadas de sendos delitos de homicidio y lesiones como presuntos autores de la muerte violenta de Ángel. Hubo un tercer implicado que se encuentra en libertad con cargos. Además, existen al menos cinco testigos de la agresión e incluso parece haber imágenes de los momentos posteriores a la muerte. A lo largo de los próximos días continuarán las declaraciones de hasta una decena de personas que fueron testigos directos de lo ocurrido en El Torrejón.

COMPARTIR: