22 de agosto de 2019
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

La dirección de la cárcel de El Acebuche (Almería), donde está presa, le asignará una nueva compañera

Ana Julia Quezada, presunta asesina del niño Gabriel Cruz, se autolesiona tras pelearse con su compañera de celda

Ana Julia Quezada.
Ana Julia Quezada.
El incidente se produjo el 31 de diciembre y el detonante fue una "información aparecida en un medio de comunicación" que provocó que Quezada recibiese "algún tipo de reproche" por parte de otra reclusa y se iniciase una discusión entre ambas.

La dirección del Centro Penitenciario Provincial de El Acebuche, en Almería, ha acordado asignar una nueva interna de acompañamiento a Ana Julia Quezada, presunta asesina del niño de ocho años Gabriel Cruz el 27 de febrero de 2018, después de que ella se pelease con su compañera de celda e intentase autolesionarse más tarde con un objeto cortante, si bien cuando fue reconocida en la enfermería solo presentaba unos "arañazos en las manos".

Ana Julia Quezada tras ser detenida por el asesinato del niño Gabriel Cruz.

Fuentes penitenciarias aseguran que el incidente se produjo el pasado día 31 de diciembre y, al parecer, el detonante fue una "información aparecida en un medio de comunicación" que llevó a que Ana Julia Quezada, en prisión provisional como presunta autora de un delito de asesinato, recibiese "algún tipo de reproche" por parte de otra reclusa. Después se inició una discusión entre ambas reclusas y finalmente Quezada se autolesionó.

La decisión de asignarle una interna de acompañamiento se ha tomado "pese a que tenemos cierta certeza de que no hay riesgo de suicidio". "Es una prevención porque riesgo como tal no existe", han precisado las citadas fuentes para añadir que no es la "primera vez" que se da esta situación con Ana Julia Quezada, ya que le "afecta ver algunas noticias referentes a ella".

Las mismas fuentes han precisado que los "arañazos" que se autoinfligió tenían carácter "muy leve", que no precisaron de atención médica y que, en la actualidad, la situación en el interior del centro penitenciario de la procesada por el crimen de Gabriel Cruz "está del todo normalizada".

COMPARTIR: