08 de diciembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El joven discapacitado intelectual falleció de una parada cardiorrespiratoria durante el partido de la selección española en Gijón

La familia de Eleazar García, que murió en el estadio de El Molinón, pide que se investigue a cinco vigilantes de Prosegur

Eleazar y su familia en el Molinón.
Eleazar y su familia en el Molinón.
El abogado de la familia de Eleazar García Hernández, un joven discapacitado que falleció en las puertas del campo de fútbol gijonés de El Molinón el pasado 8 de septiembre ha pedido al juzgado que se practiquen nuevas diligencias para tratar de averiguar la verdad de lo ocurrido y dirimir responsabilidades de los vigilantes jurados de Prosegur que lo redujeron violentamente después de que el joven saltase los tornos de seguridad.

La familia de Eleazar García Hernández, un discapacitado intelectual de 30 años que murió en las puertas del Estadio del Molinón el pasado 8 de septiembre tras sufrir un paro cardíaco cuando fue reducido por los vigilantes de seguridad, ha solicitado al Juzgado de Instrucción número 2 de Gijón que se abran diligencias como investigados a los vigilantes jurados del Estadio de Fútbol de El Molinón como implicados "en calidad de investigados para el total esclarecimiento de los hechos que se denuncian, así como la verdadera participación de los investigados en los mismos".

 

El abogado de la familia ha pedido al Juzgado que se practiquen ocho diligencias, cuatro de ellas documentales referentes a la identidad del jefe del operativo de Seguridad "que formó en el estadio de El Molinón del Real Sporting de Gijón el día 8 de septiembre con motivo del encuentro internacional de las selecciones de España e Islas Feroe".

 

Asimismo, pide la identidad del delegado de Seguridad del Molinón y de los vigilantes jurados de Prosegur que formaban parte del operativo de seguridad privada y detuvieron a Eleazar.

 

Marcos García Montes, representante legal de la familia, ha pedido también que se ubique la situación de las cámaras de seguridad y "si en concreto el lugar donde se produjo el incidente que terminó con el fallecimiento de Eleazar García Hernández se ubica en un punto en el que la anulación de las mismas es cero, es decir que los vigilantes de seguridad buscaron de propósito el sitio a los efectos de evitar que se pudiera grabar su comportamiento presuntamente delictivo".

 

La familia pide que declaren cuatro personas, dos testigos que estaban sentados al lado de Eleazar y al padre y tío del fallecido. Otra de las documentales solicitadas se refiere al atestado realizado por un funcionario de Policía Nacional que no tomó declaraciones a los guardas de Prosegur que intervinieron en el incidente que acabó con la vida de Eleazar.

 

La solicitud fue presentada el pasado 30 de septiembre y hasta el momento se desconoce si las diligencias han sido ordenadas o no. Minutos antes de fallecer el padre de Eleazar grabó un vídeo dentro del Estadio del Molinón para recordar ese día. En uno de ellos se ve a su padre intentando que el joven mande un saludo a su madre, algo que no hace porque le da vergüenza.

En el otro, a partir del minuto 1 se ve a Eleazar, vestido con un polo rosa, como incluso se muestra vergonzoso ante la cámara del teléfono móvil de su padre, aunque está más alejado, en una actitud de total inocencia, como la de un niño al que le da vergüenza la cámara de un móvil, algo que difiere de la actitud violenta, que según los responsables de la seguridad del Molinón, habría mostrado el joven para justificar que actuasen violentamente contra él.

Eleazar era un hombre que medía 1,78 metros y pesaba en torno a unos 100 kilos, "una persona corpulenta, pero no era violenta". Así lo manifiestaba Diego, quien siente impotencia por la pérdida de su sobrino de esa manera. 

Los empleados del Estadio llamaron al encargado del dispositivo de seguridad. "Sin bajar a comprobar lo que estaba sucediendo, llamaron a la Policía Local directamente", manifiesta el tío de la víctima. Varios sgentes se desplazaron hasta el lugar y redujeron a Eleazar, para llevárselo detenido posteriormente.

El tío de la víctima cree que la Policía pudo haber empleado la violencia para reducir a Eleazar. "La Policía Local viene y reducen al niño. Presentaba hematomas, creemos que le han golpeado, pero aún así estamos esperando a la autopsia".

Cuando estaban de camino a comisaría Eleazar se empezó a encontrar mal y decidieron llevarle al hospital más cercano, el Centro de Salud Parque-Somió, donde  tras llevarle dentro cayó desplomado. Los médicos trataron de reanimarle durante más de media hora pero finalmente falleció por una parada cardiorespiratoria.

COMPARTIR: