08 de diciembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Este martes fue aprobada la solicitud para su cese por parte de la oposición en el Ayuntamiento de Madrid

Javier Barbero, el edil de Carmena enfrentado con la Policía Municipal y sus “purgas estalinistas” a los bomberos

Javier Barbero y Manuela Carmena
Javier Barbero y Manuela Carmena
Javier Barbero, el responsable del Área de Salud, Seguridad y Emergencias del Ayuntamiento de Madrid ha propiciado numerosas fricciones entre los funcionarios que responden a las competencias de su concejalía. El último enfrentamiento con los bomberos de Madrid que le acusan de llevar a cabo una "purga estalinista" le ha puesto otra vez en la diana.

Javier Barbero es una de las piezas clave en el Ayuntamiento de Manuela Carmena en Madrid y uno de los ediles que más problemas le ha traído. El concejal de Salud, Seguridad y Emergencias ha sido reprobado en el Pleno Extraordinario celebrado este martes en el Consistorio madrileño por los votos de la oposición, formada por PSOE, C's y PP, cuya concejal Inmaculada Sanz ha manifestado que son los funcionarios los que califican como “nefasta” su gestión al frente de la concejalía.

A pesar de los muchos encontronazos que ha tenido con policías, sanitarios y bomberos a lo largo de los cuatro años de legislatura, Barbero, psicólogo de profesión, cuenta con el total apoyo de Carmena, cuyos planes para crear una Policía Comunitaria no han llevado a buen puerto las relaciones con los agentes del cuerpo en Madrid.

Pero el último enfrentamiento ha tenido como protagonistas a los bomberos, quienes se quejan de las "purgas estalinistas y continuas mentiras" del concejal. Y es que, Barbero cesó al director general de Emergencias y al Jefe de Bomberos.

bomberos_madrid

La cúpula del Cuerpo de Bomberos del Ayuntamiento dimitió por las "purgas estalinistas" de Barbero

Esto desembocó en que doce oficiales de la cúpula de los Bomberos del Ayuntamiento de Madrid dimitieran el pasado día 13 por no poder afrontar las medidas propuestas por Barbero, que pretendía que se disminuyera el número de efectivos en las dotaciones para así cumplir con el derecho de la jornada de 35 horas, en vez de ampliar la plantilla. El trabajo de bombero exige una disponibilidad de 24 horas, por lo que la jornada de 35 es imposible sin hacer horas extra y sin un aumento en el presupuesto.

Continuos enfrentamientos con la Policía Municipal

Esta ha sido la gota que ha colmado el vaso en todas las decisiones polémicas que ha tomado Barbero en estos últimos años y que han tenido que ver en su mayoría con actuaciones de la Policía Municipal, que ha cambiado tres veces de director. En 2016, fue llevado ante la justicia por llamar “fascistas” a unos agentes de la Policía Municipal.

El Colectivo Profesional de Policía Municipal (CPPM) había llevado a cabo una concentración autorizada en la Plaza de la Villa y el edil de Carmena manifestó públicamente que la manifestación formada por 300 agentes tenía "tintes fascistas". La protesta fue convocada porque el Consistorio suprimió las Unidades Centrales de Seguridad (UCS), conocidas como los Antidisturbios de la Policía Municipal.

La intención era que esos agentes ya no participaran en desahucios ni en vigilancias en manifestaciones, por lo que redujo sus efectivos y les asignó otras tareas. Los agentes que salieron de la Unidad perdieron el complemento salarial que tenían asociado a ese puesto.

Los policías interpusieron una denuncia y Barbero, que tuvo que acudir a juicio a declarar, testificó que él no dijo tal palabra, sino que lo que hizo fue "describir una situación". Los hechos ocurrieron en febrero y en mayo el juez archivó la causa al no ver una actitud injuriosa en sus palabras.

Pleno-municipal-Carmena-Javier-Barbero

Javier Barbero ha protagonizado numerosos enfrentamientos con la Policía Municipal

En marzo de ese mismo año, otro colectivo de policías tuvo un enfrentamiento con Barbero por comentarios desmedidos en torno a grupos policiales. Así, la Asociación de Policía Municipal Unificada (APMU) envió un burofax al concejal por decir que no quería "gestapillos" en el cuerpo de Policía de Madrid.

Barbero respondió así a una concejala del PP sobre el futuro funcionamiento de la Sección de Coordinación y Análisis de Información del Cuerpo (SECAI), conocida popularmente como asuntos internos: “Yo no quiero tener ninguna 'gestapillo' al uso que se dedique a investigar a no sé qué señores en función de qué circunstancias”. La APMU le hizo llegar el documento para que no utilizara esos términos y en lugar de ofender a los agentes les felicitara por su labor.

Un año después y con el ambiente caldeado entre los policías municipales, Javier Barbero volvió a provocar otro enfrentamiento. El motivo esta vez fue por el patrón de la Policía Municipal, San Juan Bautista, que se celebra el 24 de junio. El edil de la corporación municipal suprimió el desfile que se celebra en ese día y lo movió del parque del Retiro al auditorio de la Casa de Campo, una zona poco transitada por los madrileños.

Esto supuso que por primera vez se eliminara el tradicional desfile y se suprimiera el “vino español” con el que se suele cerrar la ceremonia festiva. Estas nuevas medidas no sentaron muy bien en determinados sectores policiales en los que sentían como si desde el Consistorio se avergonzaran de ellos. Hasta tres ocasiones el subordinado de Carmena ha cambiado la ubicación del desfile, que también ha sufrido modificaciones.

Rommy Arce y los manteros de Lavapiés

En 2018 el Ayuntamiento de Madrid relevó del cargo al jefe de la Unidad de Gestión de la Diversidad de la Policía Municipal, Ángel Rabadán. Según representantes sindicales en su momento, la intención en este cambio fue consultar a la fiscal de delitos de odio sobre si los tuits de la edil Rommy Arce tras la muerte del mantero Mame Mbaye en Lavapiés podrían haber constituido un delito.

Desde el Ayuntamiento lo negaron y alegaron que se debía a que querían ubicar al mando “en un lugar idóneo para su formación”, debido a que es médico, por lo que pasaría al departamento de Riesgos Laborales.

Bajas médicas durante el Orgullo Gay

Las fricciones continuaron durante el año pasado y llegaron a una de las fechas más señaladas en el calendario festivo de la capital, el Día del Orgullo Gay. En esas fechas hasta 228 policías se dieron de baja y Barbero anunció entonces que desde Asuntos Internos iniciaría una investigación para aclarar esta situación de bajas masivas en la Policía Municipal.

Esto se produjo justo después de que el 85 por ciento de la plantilla rechazara el preacuerdo laboral propuesto por el consistorio. También en 2018, en agosto, Barbero fue protagonista por una maniobra en la cúpula del cuerpo policial. Su mano derecha y ex director de la Policía Municipal, Andrés Serrano, se presentó a comisario en unas pruebas envueltas por la polémica.

Varias asociaciones policiales vieron que su posición podía favorecerle para conseguir el puesto, así como que el jurado y las bases de la oposición estaban hechas a su medida. Serrano dimitió de su cargo y ahora se presupone como uno de los mejores posicionados para optar a esta plaza.

COMPARTIR: