24 de marzo de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Admitió su culpabilidad ante el fiscal Anticorrupción para evitar la cárcel a su mujer e intentó conmutar su pena por trabajos comunitarios

Oriol, el menor del clan Pujol, condenado a ingresar en prisión para cumplir dos años y medio por el caso ITV

Oriol Pujol junto a su padre, Jordi, durante un acto político.
Oriol Pujol junto a su padre, Jordi, durante un acto político.
Oriol Pujol Ferrusola, el hijo menor de la saga Pujol tendrá que ingresar en prisión para cumplir una condena de dos años y medios por corrupción por el llamado caso ITV, por el cual el benjamín de los Pujol cobró comisiones, tal y como reconoció en sede judicial el pasado mes de julio. La Audiencia de Barcelona, tal y como pedía la Fiscalía, ordenó el ingreso del exdiputado y exsecretario general de CDC y rechazó la petición del condenado de conmutar esta pena por trabajos comunitarios.

Oriol Pujol fue sentenciado el pasado mes de julio por haber manipulado el mapa de estaciones de la Inspección Técnica de Vehículos (ITV) en favor de empresas de un amigo y a cambio recibir comisiones ocultadas a través de pagos a su mujer. Ahora Pujol puede interponer recurso contra esta resolución de ingreso en prisión en los próximos tres días, aunque la Audiencia le ha dado diez días de plazo para ingresar en prisión.

La entrada en la cárcel del quinto hijo del expresidente por haber cobrado comisiones ilegales –tal y como el propio Pujol Ferrusola admitió en su pacto con Anticorrupción– es un nuevo episodio en los casos que acorralan a la familia Pujol desde hace años. Tanto el cabeza de familia, Jordi Pujol, como su esposa Marta Ferrusola y sus siete hijos están imputados en la Audiencia Nacional por ocultar parte de la fortuna familiar en Andorra, en un caso que sigue en instrucción tras más de cuatro años. Por este asunto, Jordi Pujol Ferrusola, el mayor de los hermanos ya estuvo siete meses en prisión provisional,  que abandonó después de depositar una fianza de medio millón de euros.

Oriol Pujol Ferrusola en una imagen de archivo.

En este caso, Oriol Pujol intentó pactar con el fiscal Anticorrupción un acuerdo de culpabilidad para intentar evitar la cárcel a cambio de aceptar la condena de dos años y medio por delitos de falsedad documental, cohecho y tráfico de influencias, así como una multa de 76.000 euros que ya satisfizo.

Sin embargo, Oriol Pujol sí logró evitar que su esposa, Anna Vidal, ingresara en la cárcel, condenada a penas menores por realizar falsos trabajos de asesoría por los que cobró 380.000 euros, que en realidad eran comisiones pagadas por empresarios catalanes a su marido.

La magistrada Carmen Zabalegui, argumentó el auto de prisión del menor Pujol porque "los hechos son muy graves, porque el penado, en vez de prestar el servicio a la sociedad inherente a sus cargos políticos, se aprovechó de los mismos en su propio beneficio". "No se trató de una acción aislada", continuó la magistrada, "sino que era una manera de actuar desde su privilegiada posición política y actividad pública que se prolongó entre 2010 y 2012 y solo terminó cuando la estratagema fue descubierta".

No hay excepciones respecto a otros ciudadanos para ir a prisión

La defensa de Pujol pidió al tribunal suspender la entrada en la cárcel de su defendido porque el ingreso en prisión perjudicaría "gravemente" a su entorno familiar, así como a su arraigo social y laboral "en plena reconstrucción". Pero la Fiscalía rechazó todos los argumentos de Pujol Ferrusola y expuso que su situación "no es distinta a la de muchos otros ciudadanos, sin que concurra ninguna circunstancia excepcional a tener en cuenta", para  evitar su ingreso en prisión. 

"Es de dominio público que la Pujol Ferrusola no se trata de una familia con escasos recursos económicos", concluyó la fiscal, que desveló que Oriol Pujol ha adquirido una segunda residencia en la Cerdanya para negar que el ingreso en prisión del hijo del expresidente de la Generalitat catalana deje desamparados a su mujer y a sus hijos.

COMPARTIR: