23 de mayo de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

En el 2023 han fallecido ya al menos seis personas sin hogar en la ciudad condal y dos de ellas en menos de 24 horas, según alerta la fundación Arrels

Varias muertes en Barcelona sin culpable: De los 'sintecho' a los casos de cuerpos descuartizados

Manta de una persona sin hogar.
Manta de una persona sin hogar.
Barcelona vuelve a estar en el foco de los sucesos por dos muertes similares en un breve periodo de tiempo. Los fallecidos fueron dos sintecho, cuyos cadáveres fueron hallados con menos de 24 horas de diferencia. Según datos de la fundación Arrels, en 2023 han muerto al menos seis sin hogar en la ciudad condal. En noviembre del pasado año, el hallazgo de dos cadáveres descuartizados en menos de un mes volvía a poner el foco en la localidad.

Dos misteriosas muertes en Barcelona en menos de 24 horas vuelven a poner el foco de los sucesos en la ciudad condal. Las muertes fueron, concretamente, de dos personas sin hogar que fallecieron a lo largo del pasado jueves en las calles de Barcelona. Ninguno de ellos presentaba indicios de criminalidad, según informó Crónica Global.

El primer fallecido fue un hombre de 65 años que fue encontrado frente a la entrada del centro deportivo municipal Sagrada Familia. Gestionado por la fundación Claror, es uno de los 134 refugios que se utilizan durante el día para resguardarse del frío, sin embargo, según explicaba El periódico, no están relacionados con los servicios que atienden a los sintecho.

El segundo fallecido tenía 42 años y fue encontrado unas horas más tarde del primero, en la noche del pasado jueves, en la calle Ausiàs March. Según la fundación Arrels, especializada en personas sin hogar, ambas han sido calificadas como “muertes naturales” y se estaría barajando la posibilidad de que hubieran fallecido a causa del frío. Sin embargo, también apuntaban que tenían conocimiento de que ambos “tenían problemas de salud y tener que dormir en la calle es un riesgo constante”.

El problema de las personas sin hogar en Barcelona

Esta misma fundación alerta que, con estas dos, ya han fallecido este 2023 seis personas sin hogar en Barcelona. El pasado 2022 fueron un total de 76, de las cuales 61 eran hombres y 15 mujeres, con una edad promedio de 57 años.

La última encuesta publicada por la Fundación Arrels alerta sobre la problemática de los sinhogar en Barcelona, donde afirman que hay un mínimo de 5.142 personas, de las cuales 1.231 duermen en la calle. El resto habita en recursos públicos y privados de la ciudad y lo que denominan “asentamientos informales, es decir, en solares y fábricas en desuso y locales con dinámica de asentamiento”.

Estas cifras, del año 2022, constatan que han ido aumentando con el paso de los años. Entre 2019 y 2021 a causa de la pandemia el número de sintecho se incrementó del 33% al 47%. Una cifra que, desde la fundación, afirman que les “preocupa porque significa un empeoramiento de su situación y porque 4 de cada 10 de estas personas no están recibiendo una atención social”.

En la información que aportan, además, añaden que la edad media de los sintecho viviendo en la calle es de 4 años y 4 meses y que el 59% afirma tener un estado de salud delicado, otro 19%, además, dice tener enfermedades crónicas.

Los macabros cadáveres descuartizados

El pasado mes de diciembre también llamaba la atención la sucesión de dos crímenes similares en Barcelona. Lejos de la muerte natural que apuntan los investigadores para el fallecimiento de los sintecho, esta vez los dos cadáveres —que se encontraron con menos de un mes de diferencia— estaban descuartizados.

El primero fue encontrado el 29 de noviembre de 2022 en el Eixample de Barcelona. Fue un chatarrero el encargado de hallar una maleta que contenía el torso de un hombre en su interior. Los Mossos d’Esquadra se trasladaron inmediatamente a la zona para investigar las causas del crimen.

Unos días más tarde, el 2 de diciembre, se detuvo a dos hombres presuntamente relacionados con el asesinato. Eran un irlandés y un ucraniano de 31 y 51 años que, supuestamente, compartían piso con el fallecido, que les habría realquilado habitaciones del inmueble en el que él mismo habitaba. El ucraniano fue puesto en libertad con cargos.

El segundo cadáver se encontró el 12 de diciembre. Las dos primeras partes que se hallaron estaban en sitios diferentes de la localidad de Piera, a unos 50 kilómetros de Barcelona. La primera se encontró a más de un kilómetro de distancia de la segunda, y tuvieron que pasar horas hasta que se halló en su totalidad. Ambas estaban en caminos concurridos, parcialmente calcinadas y apenas cubiertas por bolsas de plástico que pudieron haber servido para transportarlas.

Unos días más tarde, el 17 de diciembre, los Mossos D’Esquadra detuvieron a un joven de 21 años como presunto autor del crimen. Tras su comparecencia, el juez decretó prisión provisional, comunicada y sin fianza para el detenido.

COMPARTIR: