21 de abril de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Marisa, hija de la fallecida, que ejerce la acusación particular había solicitado en 3 ocasiones esta medida para impedir el deterioro de la vivienda

Lo último del 'Crimen de Chapinería': La jueza pide a la Guardia Civil que cierre las ventanas de la casa para evitar que entren los gatos

La casa de Chapinería y escenario del crimen.
La casa de Chapinería y escenario del crimen.
No siempre los asesinatos tienen oscuras tramas ni complicadas investigaciones detrás. A veces, los gestos más sencillos precisan incluso de autorización judicial cuando se trata de escenarios de un crimen. En este caso, la jueza que instruye el conocido como Crimen de Chapinería ha dispuesto por fin que la Guardia Civil cierre las ventanas de la casa donde, presuntamente, fue asesinada su propietaria en verano y que permanecía con las ventanas abiertas de par en par desde el pasado verano.

El juzgado que instruye el caso por el conocido como crimen de Chapinería en el que, presuntamente, Emilio Ramos "el loco", mató a su suegra Luisa Camacho en julio del pasado año y enterró sus restos en el campo, ha ordenado a la Guardia Civil que cierre las ventanas de la casa donde, presuntamente, se cometió el asesinato de su propietaria.

Cuando la hija y el yerno de la víctima fueron detenidos era agosto y nadie cerró las ventanas del chalet de Chapinería. Después ha llegado el otoño, el invierno y la borrasca Filomena y como las ventanas seguían abiertas los gatos abandonados de la zona se han metido deteriorando el inmueble.

Emilio "el loco" fue detenido en agosto del mismo año después de que un paseante encontrase el cadáver de Luisa semienterrado en esta localidad madrileña. Tras esta primera detención, se produjo la de África Fernández, hija de la fallecida y pareja de Emilio "el loco", en el mismo domicilio donde ambos vivían, la casa de Luisa, en Chapinería.

El escenario del crimen.

Después África quedó en libertad y no pudo volver a esa casa, un chalet de dos plantas, porque fue precintada por la Guardia Civil por orden judicial, como supuesto escenario de un crimen. Pero la casa quedó abandonada y con las ventanas abiertas, porque era verano y nadie las cerró. Con la llegada del frío y del invierno, Luisa Fernández, la otra hija de la fallecida, que se convirtió en acusación particular en este caso, pidió al juzgado poder entrar en la casa de la calle Pozo Airón para cerrar las ventanas, en octubre de 2020, y evitar el deterioro de la vivienda, además de que los gatos callejeros de la zona entrasen en la vivienda para buscar refugio y protegerse de las inclemencias del tiempo.

La representación de Luisa pidió hasta en otras dos ocasiones, la última en febrero de este mismo año, que se pudiesen cerrar esas ventanas y finalmente, con la borrasca Filomena de por medio, la jueza ha dictado oficio a la Guardia Civil de Navas del Rey para "que cierren las ventanas de la vivienda para la conservación del inmueble y pertenencias de la fallecida". Contra la resolución cabe recurso de reforma, en caso de que a algunas de las partes le molestase esta medida.

La acusación ejercida por el despacho madrileño Ospina Abogados ha rechazado hacer cualquier valoración, pero la familia de la fallecida agradece siempre la actuación judicial y se han mostrado "satisfechos con la resolución con el fin de salvaguardar y preservar el bien inmueble ante las adversidades meteorológicas".

 El crimen de Emilio "el loco"

Hace unas semanas Emilio Ramos "El Loco" pidió declarar voluntariamente y confirmó ante la jueza instructora que lleva el caso por el asesinato de su suegra que el suceso ocurrió un jueves 23 de julio exactamente. También ha contado Emilio que lo hizo solo, que compró cemento unos días antes, lo que desecha prácticamente el ataque de ira o crimen pasional, y que tenía planeado el asesinato con anterioridad. También exculpó a África, su pareja e hija de la víctima. Pero no supo explicar cómo ocultó a su pareja todo lo sucedido, ya que en esa fecha estaba en la vivienda con la víctima y su presunto asesino. El móvil económico se perfila así como la causa más probable del crimen, ya que Emilio había empeñado joyas de la fallecida unos días antes para hacer frente al pago de algunas deudas.

La Guardia Civil de Tres Cantos detuvo entonces al yerno y a una de las hijas de la víctima, África Fernández, por participar presuntamente en los hechos. Pero hasta el momento solo el yerno, Emilio Ramos "el loco", permanece preventivamente en prisión. El acusado siempre siempre ha sostenido que lo hizo solo.

   Emilio Ramos "el loco" y África Fernández.

La jueza ya tomó declaración el pasado 10 de noviembre de 2020 a María Luisa Fernández, otra de las hijas de la víctima, que ya dijo sospechar de su hermana y su cuñado como supuestos autores de la desaparición, asesinato y enterramiento de su madre. Por esa sospecha, Marisa denunció el 28 de julio de 2020 la desaparición de su madre, con quien llevaba sin hablar por teléfono desde una semana antes. No la veía en persona desde antes del confinamiento, el pasado 28 de febrero, y comenzó a sospechar el día 23 de julio, cuando pidió hablar con ella y no se puso al teléfono.

Según declaró en su día Marisa, entre el 22 y el 24 de julio, su hermana le contó algo que le llamó mucho la atención: "Mamá se ha ido porque últimamente le da por irse a las 9 de la noche, se va todas las noches por ahí, y luego le da por dormir en el jardín, en el garaje, en la calle". Marisa no se creyó las palabras de su hermana porque su madre "casi no podía ni andar, tenía 70 años y aunque andaba algo, se cansaba y nunca en la vida se había ido sola a beber por ahí".

Sin embargo, una de las últimas periciales, consistente en tomar muestra de drogas a Emilio Ramos, ha demostrado que el acusado no había consumido drogas en un período anterior a cuatro o cinco meses de la realización del análisis en diciembre, lo que confirmaría que en la fecha del asesinato "el loco" no había tomado drogas.

Sospechosos de otra desaparición

La Guardia Civil también investiga a Emilio Ramos "el loco" y a su pareja África Fernández por la desaparición y presunto asesinato de otra mujer, llamada Araceli, en Barajas de Melo, un municipio de Cuenca muy cercano a la localidad madrileña de Estremera.

África y Emilio residieron como okupas en la "casa del whisky", conocida por ese nombre porque sus propietarios legítimos tienen una destilería cercana. En otra casa colindante vivía Araceli, que se encuentra en paradero desconocido desde hace años.

 

 

La sospecha de la Guardia Civil nace de una llamada telefónica que África le hizo a su hermana Marisa en febrero, en la que le confesaba que su novio Emilio había matado a la vecina. En aquel momento la hermana decidió no hacer caso del testimonio de África, no darle importancia, "porque mentía mucho", explicó. 

Sin embargo, en el mes de agosto de este año, cuando Emilio "el loco" fue detenido por el 'crimen de Chapinería'  acusado de matar a María Luisa, madre de ambas hermanas,  Marisa recordó la conversación telefónica con su hermana África y decidió ponerla en conocimiento de la Guardia Civil.

 

COMPARTIR: