28 de noviembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Tras semanas de tensiones entre civiles y militares, el país se sume en la incertidumbre en plena transición tras el derrocamiento de Al-Bashir

Las claves del golpe de Estado en Sudán: Desde el inicio del conflicto a la detención del primer ministro

Varios ministros y miembros civiles del Consejo Soberano están detenidos y en paradero desconocido, así como el primer ministro Hamdok. Uno de los grupos que encabezaron la revolución de 2019 contra Omar Al-Bashir, expresidente de Sudán, pide a los ciudadanos que salgan a las calles para frenar la revuelta.

Después del intento golpista del mes pasado en Sudán, un grupo de las fuerzas militares del país africano detuvieron al amanecer de este lunes a un número aún indeterminado de ministros y miembros civiles del Consejo Soberano –máximo órgano de poder del proceso de transición en Sudán–. Todos los arrestados continúan en paradero desconocido, según informaron a primera hora del lunes Al Hadath TV y Reuters.

Estos hechos se han producido a raíz de las crecientes tensiones políticas de las últimas semanas, suponiendo un duro varapalo al proceso de transición abierto en 2019 tras el derrocamiento de Omar Al-Bashir, expresidente de Sudán. Entre los detenidos de la incursión de este lunes se encuentran el primer ministro, Abdalá Hamdok, y su esposa por negarse a emitir una declaración en apoyo del golpe. "Después de su rechazo a apoyar el golpe, una unidad del Ejército ha arrestado al primer ministro y lo ha llevado a un lugar desconocido", expresó en un mensaje el Ministerio de Información.

Horas después de dichos arrestos, el general Abdel Fattah al Burhan, al frente del Consejo Soberano, anunció que disolvía las autoridades de transición y decretaba el estado de emergencia. Además declaró que formaría un "gobierno con personas competentes" para la creación de varias instituciones estatales como un Tribunal Supremo, e insistió en que Sudán respetaría los acuerdos internacionales que el país había firmado.

Sudán contaba hasta ahora con unas autoridades de transición creadas a partir de un acuerdo entre líderes militares y civiles tras el derrocamiento de Al- Bashir y que habían puesto en marcha una batería de reformas e incluso logrado un histórico acuerdo de paz en octubre de 2020 con algunos de los principales grupos rebeldes del país.

Asimismo, las autoridades de transición lograron un acuerdo para la entrega al Tribunal Penal Internacional (TPI) de Al-Bashir y otros acusados de crímenes de guerra y contra la Humanidad durante el conflicto en Darfur –un conflicto militar por causa racial en curso en esta región situada al oeste de Sudán–, sin que hasta ahora se haya materializado.

Los militares disparan a los manifestantes


Tras la detención del primer ministro, fuerzas militares desplegadas en Jartum, la capital de Sudán, han abierto fuego contra los civiles que han salido a las calles en protesta por el golpe de Estado, según ha asegurado el Ministerio de Información. "Dispararon balas contra los manifestantes frente a la Comandancia General del Ejército", afirmó el Ministerio en un mensaje oficial y afirmó que "decenas de miles de sudaneses respondieron al llamamiento del primer ministro Abdalá Hamdok y salieron a las calles en defensa de la revolución y en rechazo al golpe militar".

El Comité Central de Médicos, que desde las revueltas populares de 2019 contra Al-Bashir atiende a los manifestantes y contabiliza las víctimas, informó de que en la mañana del lunes se habían registrado doce heridos en las protestas. Además, el Ministerio de Información sudanés reportó que los militares irrumpieron en las sedes de la radio y televisión estatales en Sudán y detuvieron a varios empleados.

El Gobierno sudanés ha responsabilizado a los militares de las posibles consecuencias del golpe y confirmó que tanto Hamdock como su esposa, fueron secuestrados en su residencia familiar en la madrugada del lunes. "Los líderes militares del Estado sudanés tienen la plena responsabilidad de la vida y seguridad del primer ministro, Abdalá Hamdok, y de su familia", dijo en un comunicado la oficina del primer ministro.

Estos arrestos de ministros coinciden con la visita al país del enviado especial de Estados Unidos para el Cuerno de África, Jeffrey Feltman, quien se reunió durante el pasado fin de semana con las principales autoridades civiles y militares de Sudán. EEUU afirmó estar "profundamente preocupado" por los anuncios de detenciones de dirigentes civiles. 

Después de la intentona golpista del pasado mes de septiembre, el primer ministro sudanés había asegurado que era necesario "reformar los órganos militares y de seguridad" y acusó a "remanentes del régimen" de Bashir de orquestar la asonada. Esto provocó el malestar de los líderes militares y la tensión ha ido creciendo desde el mes pasado con varias manifestaciones a favor y en contra del Ejecutivo.

La Unión Africana (UA) ha lamentado el golpe de Estado perpetrado en Sudán y ha llamado a la liberación de los líderes políticos arrestados. A través de un comunicado, el presidente de la Comisión (secretariado) de la UA, Moussa Faki Mahamat, pidió la "reanudación inmediata de consultas entre civiles y militares", que llegaron a alcanzar un pacto para compartir el poder tras el derrocamiento de Omar Al-Bashir.

COMPARTIR: