20 de agosto de 2019
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

Uno de cada tres trabajadores de la empresa pública de servicio postal tienen estos contratos y no suelen conocer las secciones que les toca cubrir

La precariedad laboral de Correos empuja a los trabajadores eventuales a jugarse la vida en las carreteras

En el último año han fallecido tres trabajadores eventuales en accidentes de tráfico
En el último año han fallecido tres trabajadores eventuales en accidentes de tráfico
La falta de personal y la sobrecarga de trabajo para los trabajadores eventuales de Correos pone en riesgo su salud e, incluso, su vida. En el último año han fallecido tres repartidores eventuales en accidentes de tráfico. La empresa pública de servicio postal no hace nada por subsanar esta grave precariedad laboral. Uno de cada tres trabajadores de Correos tienen estos contratos y no suelen conocer las secciones que les toca cubrir eventualmente.

Manuela, de 39 años y con un hijo, entró a trabajar en Correos el uno de agosto. Solo cinco días después fallecía en un accidente de tráfico durante su jornada laboral en Os Blancos (Ourense).

Irene, de 38 años, también murió tras sufrir un accidente del mismo tipo en agosto del año pasado en Vitoria. F.M.B, de 48 años, perdió la vida el pasado diciembre en Elorrio (Bizkaia) bajo las mismas circunstancias. Además de morir en la carretera, estas tres víctimas comparten la misma particularidad: ser trabajadores eventuales en la empresa pública Correos.

La Sociedsd Estatal Corrreos y Telégrafos, presidida por el socialista Juan Manuel Serrano, ha ido incrementando la precariedad de sus trabajadores, según denuncian los sindicatos consultados por elcierredigital.com.

La falta de personal es la tónica habitual. Sobre todo, para los carteros de Correos, que son contratados como simples trabajadores eventuales. Actualmente, uno de cada tres trabajadores de la platilla del servicio público postal en España es de carácter eventual.

En este último caso, la indignación en redes sociales por las circunstancias en las que se produjo el ultimo accidente de esta cartera eventual en Galicia se ha hecho notar entre los sindicatos de Correos y la plataforma Correos En Lucha, que ha denunciado en Twitter la lista de irregularidades que han acabado provocando la muerte de Manuela.

Así, manifiestan que la DGT (Dirección General de Tráfico) prohíbe que en los asientos del vehículo vaya ningún tipo de carga por el riesgo de accidente, tal y como llevaba Manuela por la sobrecarga de trabajo, pues a pesar de ser nueva le dieron una sección (zona que se asigna a cada repartidor) y parte de otra para cubrir en una zona rural, donde las distancias entre repartos son más grandes.

accidente-correos

Imagen del accidente en el que perdió la vida Manuela/ Twitter @correosenlucha

Del mismo modo, la DGT prohíbe que los turismos particulares lleven mercancías para terceros desarrollando una actividad profesional, algo que no se cumple en los carteros rurales, pues Correos no proporciona vehículos a estos trabajadores.

En este aspecto, Virginia Hidalgo, Secretaria de Redes Sociales de CGT Correos, comenta para elcierredigital.com que “aunque los carteros rurales puedan tener menos entregas por haber menos población, la paquetería es masiva y el recorrido suele ser más largo. Si no cabe toda la paquetería en el maletero, los repartidores no dejan parte de la carga y no hacen más viajes porque no llegan tiempo. Esto les empuja de manera directa a almacenar carga en los asientos”.

La precariedad va en aumento

Hidalgo asegura que “desde el 2008, el año en el que empezó la crisis, la cifra de trabajadores eventuales ha crecido exponencialmente. Lo que han hecho en Correos es destruir mucho empleo de calidad y crear empleo basura intentando también recortar al máximo las horas de la jornada completa”.

El principal problema que enfrentan los repartidores de Correos en su jornada laboral es el tiempo. Las prisas por abarcar las secciones en su franja horaria y poder entregar toda la correspondencia llevan a los trabajadores a esforzarse hasta el límite de poner en riesgo su salud.

“En la última década nos han destruido un 22 por ciento de la plantilla. Además, la empresa ha ido suprimiendo secciones y ampliando otras, lo que supone más trabajo a realizar por menos trabajadores”, denuncia Hidalgo.

Esta problemática se agrava en el caso de los eventuales, que normalmente no conocen la zona que les toca cubrir. En este aspecto, Virginia Hidalgo cuenta que “nunca pueden llegar a hacerse del todo con los lugares en los que están. Nuestra compañera Irene llevaba menos de un mes cubriendo la zona cuando tuvo el accidente”.

De la misma manera, la representante de CGT Correos asegura que “en verano la carga de trabajo es mayor, ya que de cada diez puestos de trabajadores fijos que se van de vacaciones y solo se cubren tres plazas con trabajadores eventuales. Les dan una sección y media o dos, cuando lo normal es que tener una”.

Ante las posibles soluciones que exigen: “En ningún momento los directivos de Correos, con su presidente Juan Manuel Serrano, se han planteado ofrecer horas extras para que los trabajadores puedan llegar a tiempo, aunque nosotros estamos en contra de las horas extras por que lo que queremos es un empleo de calidad”.

Además, el riesgo de tener despistes en la carretera y sufrir un accidente mortal no es la única consecuencia de ir con apremio a los lugares de entrega, sino que la salud mental de los trabajadores también se ve afectada: “la ansiedad es crónica para la mayoría de la plantilla de Correos”, concluye Hidalgo.

COMPARTIR: