25 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Fundación Madrina se ofrece a realojar en la España vaciada a las familias de quienes han colaborado con nuestro ejército y diplomacia en Kabul

La crisis humanitaria de Afganistán avergüenza a la sociedad: Bajo sospecha la efectividad de las misiones militares

Milicia talibán a las afueras del aeropuerto de Kabul.
Milicia talibán a las afueras del aeropuerto de Kabul.
La Fundación Madrina ha denunciado la "pasividad" de las autoridades a la hora de responder a la situación "delicada" que viven las familias afganas con menores que trabajaron para el ejército español. Por ello, ofrece la iniciativa 'Pueblos Madrina' para realojarlas y acogerlas. En tan solo unas semanas, la situación en Afganistán ha cambiado radicalmente. Tras la retirada de tropas internacionales del país, los talibanes han lanzado una ofensiva que ha culminado con el control del territorio.

Tras la retirada de tropas internacionales de Afganistán, después de veinte años de ocupación estadounidense, los talibanes han lanzado una ofensiva que ha culminado con el control de todo el territorio. Pocas horas antes de la entrada de los insurgentes en Kabul, el presidente, Ashraf Ghani, abandonaba el país en secreto.

La rapidez con la que los fundamentalistas han conquistado el territorio deja en entredicho la supuesta preparación y traspaso de competencias que las fuerzas internacionales, especialmente Estados Unidos, habían llevado a cabo en Afganistán. Cabe recordar que el país norteamericano ha desembolso más de 2,26 billones de dólares, según los cálculos del The Costs of War Project de la Universidad de Brown, en la que ha sido la misión de combate más larga jamás iniciada por Washington. 

La cuestionable planificación en la retirada de las tropas, ha provocado el fatal desenlace y, desde entonces, solo se ha sucedido el caos. Las diferentes embajadas centran sus esfuerzos en evacuar a todo el personal diplomático presente en el país. Algunas, como la de Reino Unido, ya han anunciado su imposibilidad para hacerlo.

Mientras, el pueblo afgano lucha por sobrevivir. En las últimas horas trascendían duras imágenes del colapso en el aeropuerto de Kabul, donde decenas de personas permanecían en las pistas a la espera de poder abandonar el país. Otras tratan de huir a pie hasta las fronteras con los países vecinos.

Y es que la toma de la capital de Afganistán por parte de grupos fundamentalistas religiosos  anticipa un escenario muy complicado para la sociedad civil, especialmente para mujeres y niñas. 

Pasividad de las autoridades españolas 

En este escenario, la Fundación Madrina, a través de un comunicado, ha denunciado la pasividad de las autoridades españolas a la hora de responder a la delicada situación que viven las familias afganas con menores y que trabajaron para el ejército español.

En este sentido, la Fundación entiende "que acoger, realojar e integrar a estas familias por parte del pueblo español es de justicia, especialmente para proteger a los menores que traen". En su mayoría, explican, son familias que actuaron de intérpretes para las unidades del ejército español desplegadas durante más de 20 años en Afganistán. Actualmente, relatan, "están señaladas por el ejército talibán y quedan a merced de las represalias y muerte en su propio país".

Realojo en pueblos de la España vaciada 

Fundación Madrina aporta una solución para estas familias basada en su programa de acogida en entornos rurales, que opera en diferentes Comunidades como la de Castilla-León, La Mancha, Aragón y Andalucía, entre otras.

En sus más de diecisiete años de experiencia, el proyecto de pueblos madrina ha realojado ya a cerca de 350 familias y más de 1.100 niños, teniendo una lista de espera de más de 800 familias, principalmente motivada por la crisis económica como consecuencia de la Covid. Las familias en riesgo y perseguidas que proceden de Kabul, explican, tendrían preferencia para un alojamiento más rápido.

Por ello, desde Fundación Madrina esperan con impaciencia una reunión con el Ministerio de Defensa "para coordinar la llegada de las familias y la posibilidad de ofrecerles desde el principio un lugar más humano que no sean los Centros de Emergencia que el Estado y las autoridades locales ofrecen para familias sin techo".

Dos décadas de guerra 

Asimismo, en su comunicado, Fundación Madrina explica las devastadoras consecuencias de este conflicto:  "Todas las familias intentan huir ante la llegada de la milicia talibán generando pánico, desabastecimiento de alimentos y quiebras de las familias que ven la imposibilidad de sacar ni huir con sus ahorros y que serán confiscados por el nuevo gobierno fundamentalista".

"Las víctimas finales de todos estos conflictos siempre han sido y serán las familias y los niños", finalizan. 

COMPARTIR: