27 de octubre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El cuñado del Rey Felipe VI deberá quedarse en su modulo de la cárcel abulense y solo tendrá contacto directo con los funcionarios que le vigilan

Se cancelan los permisos a los presos que afecta al régimen privilegiado de Iñaki Urdangarin

Instituciones Penitenciarias ha ordenado a todas las prisiones de España suspender las visitas, las comunicaciones a los reclusos de familiares, amigos o abogados que procedan de las "zonas con transmisión comunitaria". Esto afecta a Iñaki Urdangarín, que no podrá salir ya de la cárcel de Brieva a su trabajo en el centro social Don Orione, en Madrid. El primer caso de este virus en una cárcel fue en Aranjuez el sábado. Se trata de una funcionaria que trabaja en el módulo de jardín de infancia.

Las cárceles españolas se blindan por la crisis del coronavirus. La Secretaría General de Instituciones Penitenciarias ha ordenado a todas las prisiones de España suspender las visitas y comunicaciones a los reclusos de familiares, amigos o abogados que procedan de las llamadas "zonas con transmisión comunitaria", que, según ha delimitado el Ministerio de Sanidad, son la Comunidad de Madrid y el País Vasco.

Esto afecta de manera directa al cuñado del Rey Felipe VI, que tendrá que quedarse todo el tiempo en su módulo de hombres en la cárcel de mujeres de Brieva, en Ávila. Iñaki Urdangarín no podrá salir los tres días que tiene establecido para ir a trabajar al Hogar Don Orione, en Pozuelo de Alarcón, en Madrid, una zona considerada de alto riesgo. Su único contacto a partir de ahora será solo con los funcionarios que le vigilan. Se la acaba así, de momento, su régimen privilegiado concedido por el Juzgado de Vigilancia Penitenciaria de Valladolid.

De igual manera se han suspendido las conducciones, traslados o salidas a diligencias judiciales de presos enfermos de coronavirus o sospechosos de estar contagiados, "salvo por razones de necesidad estrictamente sanitarias", tal y como informa Instituciones Penitenciarias en una circular con fecha del pasado jueves.

Antes de decretar la libertad de un caso confirmado o sospechoso de contagio, habrá que comunicárselo a las autoridades sanitarias y judiciales para que determinen las actuaciones correspondientes.  En la circular se establecen diez puntos para contener la epidemia que se han puesto en marcha este martes.

Las 69 cárceles que existen en el territorio nacional albergan actualmente a 58.369 presos, de los cuales 54.049 son hombres y 4.322 mujeres. Es una población potencialmente muy sensible para el coronavirus, que puede extenderse rápidamente al resto de presos y cundir el caos  como ha ocurrido en Italia, donde ha habido revueltas e incluso fallecidos. Uno de los motines comenzó en la prisión de Modena precisamente por las restricciones en el régimen de visitas por el virus.

Precisamente la situación en Italia ha hecho que desde el ministerio del Interior se planteen con cautela las medidas a adoptar. Por un lado, plantean poner en marcha medidas extremas como ya se ha hecho en otros países y por otro, defienden que ser tan contundente puede tener efectos negativos como en Italia, con motines y ya muertos. 

El problema es que la restricción de las comunicaciones impedirá también los vis a vis íntimos, donde, según fuentes sindicales, entra gran parte de las sustancias ilegales dentro de la cárcel, lo que provocará un aumento de la tensión entre presos y la posibilidad de más incidentes violentos.

Asimismo, Instituciones Penitenciarias ha mantenido varias reuniones en los últimos días en el marco del Grupo de Trabajo de Prevención de Riesgos Laborales para cerrar una estrategia contra el Covid 19 destinada a abordar actuaciones específicas para las plantillas. El sábado hubo un encuentro en Madrid y este lunes ha habido otro. Está previsto que el equipo vuelva a verse este miércoles.

Funcionarios temen revueltas y motines

Fuentes de la asociación de funcionarios penitenciarios Tu Abandono Me Puede Matar comentan a elcierredigital.com que "hay nerviosismo entre la población reclusa, ya que muchos de los presos están en grupos de factor de riesgo porque presentan patologías". En este sentido, indican que "tememos que se reproduzcan situaciones similares a las de los motines de Italia y tiene pinta que tarde o temprano va a suceder algo parecido".

En cuanto al material de prevención, las mismas fuentes señalan que en la prisión de Aranjuez, donde se ha producido el primer caso de coronavirus, "han suministrado a los trabajadores guantes, gel hidroalcohólico y mascarillas, pero por el momento es el único centro donde lo han hecho que tengamos constancia". 

Por su parte, el sindicato CSIF, mayoritario en la mesa de Instituciones Penitenciarias, ha advertido que "no hay material suficiente ni equipos adecuados" en las prisiones españolas, como guantes, máscaras, mascarillas y gel desinfectante. Como tambien reclama el sindicato Acaip.

La circular de Prisiones ordena adquirir y reponer el material necesario "en las cantidades que se estime conveniente de acuerdo al número de profesionales y de internos del centro". En el caso de las mascarillas, se advierte que también "podrían tener que usarlas profesionales no sanitarios".

Se recomienda también que los equipo de protección individual se mantengan bajo custodia y "con uso registrado" para evitar eventuales robos. Instituciones Penitenciarias también ha suspendido los congresos, jornadas, seminarios o cursos de formación de los profesionales sanitarios fuera de los habituales de su centro y que requieran el desplazamiento de dichos profesionales fuera del centro.

También se suspenderá cualquier tipo de reuniones o acción formativa dirigida a trabajadores o internos que implique el acceso al centro a profesionales sanitarios extrapenitenciarios.

CSIF valora estas actuaciones pero considera que "desde hace semanas se tenía que haber extremado el control de las visitas a internos, por ejemplo, con la medición de la temperatura corporal". También pide cubrir la plantilla de personal sanitario, con 262 vacantes por cubrir entre profesionales de medicina y enfermería y 135 de auxiliares de enfermería.

El sindicato considera que "no se han tenido en cuenta las especiales características de la vida y el trabajo en prisión ni se han previsto procedimientos reglamentales para cuarentena de presos en casos de coronavirus".

Primer caso en Aranjuez

El primer caso de coronavirus se dio este sábado en la cárcel de Aranjuez (Madrid). Se trata de una funcionaria, trabajadora técnica de jardín de infancia, que ha dado positivo a los análisis y se encuentra en el hospital con síntomas graves. Esto ha provocado que se hayan restringido las entradas y salidas de los dos módulos de madres, que se han puesto en aislamiento porque las reclusas han estado en contacto con la funcionaria enferma.

Una de las internas y dos niños que están con fiebre alta y otros síntomas han sido más aislados de los demás y a la espera de que vaya la autoridad sanitaria a hacer la prueba. Desde Tu Abandono Me Puede Matar alertan sobre el contacto que hayan podido tener los hijos de las reclusas con otros niños en el exterior, puesto que "cada día salen a guarderías públicas y vuelven al centro por la tarde".

Por otro lado, hay un preso italiano aislado en la prisión de Alhaurín de la Torre (Málaga), según fuentes sindicales. Se le ha aislado tras confirmarse que pasó por el aeropuerto italiano de Verona, en el norte de Italia. Está con fiebre y esperando a someterse a las pruebas.

COMPARTIR: