25 de marzo de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Los envenenamientos en la cárcel onubense han propiciado la falta de personal médico

La prisión de Huelva dispone solo de tres trabajadores sanitarios en plantilla para una población de 1.200 reclusos

Centro penitenciario de Huelva
Centro penitenciario de Huelva
La falta de personal médico en el Centro Penitenciario de Huelva, a causa de los envenenamientos con metadona, ha llevado a que los funcionarios de prisiones denuncien una situación "caótica" en una prisión donde actualmente hay tres empleados sanitarios trabajando para un total de 1.200 presos.

Los trabajadores del Centro Penitenciario de Huelva denuncian una situación “caótica” por el déficit del personal sanitario tras los episodios de envenenamientos introduciendo metadona en los alimentos.

De este modo, desde el sindicato ACAIP, aseguran que el personal sanitario del penal de Huelva no es suficiente para atender a toda la población reclusa, conformada por 1.200 reos, siendo la plantilla médica de tan solo tres trabajadores.

“La situación es tan caótica que se han tenido que suspender la realización de consultas médicas a la población reclusa ante la falta de personal”, manifiesta el colectivo en un comunicado y afirman que en la actualidad en el centro penitenciario onubense. “Solamente se atienden urgencias”. Un problema que afecta de manera especial al módulo de enfermería, por el que pasan más de 200 internos todos los días, según el sindicato.

Además, denuncian que el problema requiere de atención sanitaria especializada debido al importante número de población reclusa que padece enfermedades crónicas o psiquiátricas que necesitan un seguimiento continuo.

El Centro Penitenciario de Huelva.

De la misma manera, acusan que, debido al este déficit de trabajadores en la plantilla médica, “se ha agudizado el problema del reparto de medicación psicotrópica entre la población reclusa. Llegándose a suministrar medicación para cinco días, acumulándose en algunos casos entre 30 o 40 pastillas de medicación psicotrópica”, para presos “que tienen en su mayoría graves problemas de adicción y están incluidos en programas de deshabituación”.

Malestar por el preso que agredió a un trabajador

El pasado 21 de diciembre un interno de nuevo propinó un puñetazo a un trabajador del centro, pero el agresor no fue trasladado a un módulo de régimen cerrado o cambiado de centro penitenciario, como piden desde el colectivo. La razón es que Instituciones Penitenciarias tiene dudas de que el reo tenga problemas en relación con su estado mental.

“Estas dudas, dicho sea de paso, no las ha tenido ni la fiscalía ni el juez a la hora de dictaminar su ingreso en prisión preventiva por un delito contra la indemnidad sexual”, aseguran y sentencian que “en la opinión del sindicato ACAIP, Instituciones Penitenciarias está asumiendo competencias de otros como suyas, pero además sin tener en la plantilla del centro penitenciario de Huelva un especialista en psiquiatría que efectivamente dictaminara dichos problemas mentales”.

Además, añaden que “aunque el dictamen del especialista señalara que dicho interno tiene grave problemas mentales, seguiría muy probablemente su estancia en la prisión de Huelva como tantos otros internos con diagnósticos parecidos”, por lo que no entienden “ni su traslado a un módulo de aislamiento o, en su caso, a un centro psiquiátrico adecuado a las características del interno”.

Instituciones Penitenciarias niega la situación "caótica"

Desde Instituciones Penitenciarias han indicado a Efe que la situación de la cárcel onubense en materia sanitaria es "atípica" desde el envenenamiento del pasado mes de noviembre, que les ha llevado a una baja psicológica.

Así, aseguran que a estas bajas se ha sumado en Navidad la necesidad de dar descanso al personal, aunque "al servicio médico se han incorporado en las últimas semanas cinco profesionales de otras prisiones, de manera que son un total de 15 personas, entre médicos, enfermeros y auxiliares, los que lo conforman".

También han remarcado que "poco a poco se está normalizando el servicio" y han confiado en que la normalización total "pueda restablecerse cuanto antes".

Además, añaden que a causa de esta situación no se están planificando consultas actualmente, pero "esto no quiere decir que sólo se atiendan a las urgencias, entendidas como los casos más graves; cualquier interno que requiera asistencia médica y se presente en la consulta es atendido, por lo que la atención está garantizada".

COMPARTIR: