19 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Román Trías y su ya marido, Álex Argullo, llevaron adelante su enlace civil a pesar del caos en la ciudad tras diez años de noviazgo

La otra cara independentista: la burguesía catalana celebra la boda gay del hijo de Xavier Trías mientras arde Barcelona

Los novios, muy emocionados tras el enlace en medio de una ciudad sumida en el caos.
Los novios, muy emocionados tras el enlace en medio de una ciudad sumida en el caos.
La semana pasada Barcelona se vio envuelta en violentos enfrentamientos, los más duros tras la sentencia del Procés. Vuelos cancelados, reservas hoteleras, eventos y citas culturales y deportivas pospuestas... La vida social y económica de la ciudad catalana sufrieron las consecuencias de los tumultos y protestas de los independentistas más radicales que terminaron con cientos de heridos entre los manifestantes, mossos y policías nacionales.

Pero en otra parte de Barcelona había otros  independentistas más preocupados por eventos de índole más personal. Independentistas de la burguesía catalana que se disponían a acudir a la boda de Román Trias, hijo del ex alcalde de Barcelona Xavier Trias (PDeCAT), y de Álex Argullo. Ambos habían elegido hace mucho tiempo el día 19 de octubre para contraer matrimonio, y no estaban dispuestos a dejarse llevar por los acontecimientos, fueran del tipo que fueran, para posponer su boda. Ardía Barcelona, pero los novios se casaban igualmente  a las 10 de la mañana en el Salón de Cent, la sala más noble del Ayuntamiento de Barcelona.

Xavier Trías acudió a la boda de su hijo la mañana posterior a los duros enfrentamientos en Barcelona. 

Por supuesto, a la ceremonia y celebración acudieron los más señalados de la clase alta barcelonesa. Elsa Artadi, concejala del Ayuntamiento y consejera de la Presidencia y portavoz del gobierno de la Generalitat, ofició la ceremonia en lugar de la alcaldesa, Ada Colau. Pocos días antes, tras conocerse la sentencia del Procés, esa misma Artadi llamaba a “manifestarse de manera pacífica” al pueblo catalán lamentando que se estaba “condenando a todo un pueblo”. Esos mismos manifestantes se la estaban jugando mientras ella iba de boda.

Los novios llevaban diez años de convivencia y habían preparado minuciosamente cada detalle.  Román Trías, ingeniero de 40 años,  y Álex Argullo, relaciones públicas de 30, iban vestidos de Juan Avellaneda en su versión más clásica y exhibieron en todo momento  su felicidad conyugal intentando aislarse del caos reinante en su ciudad. El hijo de Xavier Trías fue acompañado hasta el atril por su madre, Puri Arraut, a ritmo de Elvis Presley.

Celebración alejados de los disturbios

Finalizada la ceremonia civil, aprovechando un clima de relativa calma tras la tormenta de la víspera y ajenos a los disturbios, los novios salieron incluso a saludar a la Plaza Sant Jaume para, más tarde, redirigir a los 250 asistentes a un desayuno en el Hotel Neri, sito en un palacio medieval en el Barrio Gótico.

Entre los asistentes figuraron Nuria Sardá, quien ha tomado las riendas de la marca Andrés Sardá tras el reciente fallecimiento de su padre y fundador; el diseñador Custo Dalmau y su esposa, Eva Vollmer; la editora Poppy Grijalbo, María Fitz-James, vizcondesa de Jarafey y socia de Alonso Aznar en el restaurante Pipa & Co, y la bloguera Gala González.

El enlace reunió a la burguesía barcelonesa y a parte de la clase dirigente independentista catalana. 

La jornada continuó en Esplugues de Llobregat, vecindario de Leo Messi y Gerard Piqué. Allí, los invitados disfrutaron de un almuerzo en la que fuera la casa del escultor Xavier Corberó, desde cuyas alturas los contrayentes agradecieron emocionados a sus invitados sus presencia. El cierre de los festejos se realizó en El Cinco, el bar de moda.

COMPARTIR: