22 de abril de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El joven, con una discapacidad intelectual del 75 por ciento fue reducido con violencia por los vigilantes de seguridad en el Campo de El Molinón

Caso Eleazar García: La familia acusa de homicidio a 8 guardas de seguridad y 4 policías locales

Eleazar, de jersey rosa, en el Estadio de El Molinón, la noche del suceso junto a su padre.
Eleazar, de jersey rosa, en el Estadio de El Molinón, la noche del suceso junto a su padre.
La familia de Eleazar García, el joven con un 75 por ciento de discapacidad que murió en septiembre de 2019 tras ser reducido por los guardas de seguridad del estadio gijonés de El Molinón, acusa a los ocho vigilantes de Prosegur, que redujeron a Eleazar, de homicidio imprudente, mismo delito que imputa a los policías locales que acudieron aquella noche al campo de fútbol.

La familia de Eleazar García, el joven con un 75 por ciento de discapacidad que murió violentamente en septiembre de 2019 tras ser reducido por los guardas de seguridad del estadio gijonés de El Molinón, ha presentado ya, por medio de su defensa, la acusación particular contra ocho vigilantes jurados de Prosegur a los que acusa de "un delito de homicidio imprudente previsto y penado en el artículo 142.1 del Código Penal" o "subsidiariamente, un delito de lesiones, previsto y penado en el artículo 147. 1 del Código Penal del mismo cuerpo legal". También los acusa de un "delito contra la integridad moral", previsto y penado en el artículo 173.1 del Código Penal del mismo cuerpo legal".

Para otros cinco policías locales que intervinieron en su detención, que la defensa califica de "ilegal", la familia de Eleazar pide que se les culpe de "un delito de homicidio imprudente, subsidiariamente un delito de lesiones, un delito de detención ilegal y otro contra la integridad moral".

Además piden una responsabilidad civil a los acusados de 500.000 euros, tanto a los guardas de seguridad como a los policías locales, aunque se señala que en ambos casos deberían hacer frente a esta responsabilidad la empresa Prosegur y el Ayuntamiento de Gijón, respectivamente.

En este sentido la defensa de la familia García, ejercida por el despacho del abogado Marcos García Montes, ha pedido el contrato de Prosegur "para prestar los servicios de seguridad privada el día 8 de septiembre de 2020 en el estadio El Molinón, así como los protocolos de actuación vigentes en partidos de fútbol de la selección española".

  Manifestación a las puerta de El Molinón para pedir justicia para Eleazar.

Hay que recordar que los hechos se remontan al 8 de septiembre de 2019, cuando Eleazar García Hernández se encontraba en el estadio de El Molinón, en Gijón, presenciando el encuentro de fútbol de la Selección Española frente a las Islas Feroe, en compañía de su familia.

No tenía patologías físicas

Eleazar no padecía ninguna patología física aunque estaba aquejado de una discapacidad intelectual del 75 por ciento, algo que se apreciaba a simple vista. El joven se alejó de la compañía de su padre y salió del estadio. Luego intentó volver, pero no llevaba la entrada, por las puertas 12 y 13 y luego por la 15 "exponiendo balbuceante, su intención de acceder al estadio, en tanto en cuanto quería volver junto a su padre", según relata la acusación particular.

En aquella puerta fue interceptado por un vigilante y luego inmovilizado por otros tres más. A continuación, otros cuatro lo pusieron boca abajo en el suelo con las manos en la espalda, y "le golpearon reiteradamente, causándole innumerables contusiones y eritemas, erosiones en ambas muñecas, erosiones profundas en ambas rodillas, contusiones en ambos pómulos, erosiones en cara interna de pirámide nasal, en ambos brazos y pierna, en región lateral del cuello y en cara superior del tórax a la altura de la clavícula", según la acusación, que presentó los testimonios de dos personas que lo vieron en directo.

Más tarde, los vigilantes llamaron a la policía, personándose cuatro agentes de Policía Local "quienes, actuando de una manera pasiva y con dejación de funciones, delegaron en los vigilantes de seguridad la reducción, engrilletado y su introducción en el vehículo oficial", según el escrito de acusación.

Eleazar fue trasladado al centro de Salud Parque-Somio, donde "nuevamente fue inmovilizado, en espera de que pudiera ser atendido por el doctor de guardia", prosigue la acusación. Fue entonces cuando "al  incorporarlo para ser conducido a la consulta el Sr. García perdió el conocimiento, comenzando a convulsionar entrando en parada cardiopulmonar, certificando situación de exitus el SAMUR a las 22.08 horas".

La acusación pide además que se interrogue a los acusados, que presten testimonio los familiares de Eleazar y los dos testigos que presenciaron los hechos y varios policías nacionales. Entre las pruebas periciales, pide que declaren el forense que realizó la autopsia al joven y varios médicos del centro de salud.

COMPARTIR: