21 de septiembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La gran voz de la balada en español se apaga y deja 40 discos, medio centenar de números uno en varios países y más de 100 millones de copias vendidas

Camilo Sesto muere a los 72 años, el mítico cantante obsesionado por la fama y la juventud

Camilo Sesto ha dejado un gran legado musical.
Camilo Sesto ha dejado un gran legado musical.
La muerte de Camilo Sesto ha sorprendido a todos los amantes de la buena múscia no sólo en España. El mítico cantante fallecía de una parada cardíaca en la madrugada de este domingo, 7 de septiembre en la Clínica Quirón de Madrid. Allí ingresaba de urgencia el sábado a las 19,30 horas, poco después sufrió una parada cardiorrespiratoria de la que fue reanimado. Pero un segundo fallo renal a las 4:30 de la madrugada apagó para siempre la voz dorada de la balada española.

Camilo Sesto fallecía durante la madrugada de este domingo  tras haber sufrido dos paradas cardiorrespiratorias y haber sido ingresado de urgencia en la clínica Quirón de Pozuelo (Madrid). La noticia fue anunciada en su cuenta de la red social Twitter. "Lamentamos mucho comunicaros que nuestro gran y querido artista Camilo Sesto nos acaba de dejar. Descanse en paz", aparece en su perfil social. La gran voz de la música española se ha ido sorprendiendo a todos a ambos lados del Atlántico, ya que el singular cantante llegó a ser también un mito en Latinoamérica gracias a sus famosos temas como 'Vivir así es morir de amor' o 'Perdóname'.   

Sus éxitos traspasaron fronteras.

Todo sucedió en la tarde del sábado. A las 19:30 horas, el artista, que tenía desde hace años problemas de riñón y había sufrido un trasplante de hígado a principios del 2000, ingresaba en  urgencias del hospital madrileño. Horas más tarde sufría una parada cardiorespiratoria y pudo ser reanimado. Pero  a las 4:30 horas de la madrugada volvió a sufrir otra que resultó fatal y que no pudo soportar.

Camilo fue el primer cantante español que consiguió un disco de platino en 1979 por la venta de más de trece millones de discos. Sin embargo, en los últimos años vivía retirado y solo de vez en cuando sabíamos algo de él. El mítico artista tenía un dominio perfecto de su voz, cálida y melódica, la modulaba a su antojo y la convirtió en portentosa. Vivió el gran éxito y lo disfrutó, pero le obsesionó al igual que la búsqueda de la eterna juventud. Operaciones que dejaban huella en su rostro transformado e irreal. Camilo Sesto ofreció el 1 y 2 de octubre de 2010 en el Palacio de Congresos de Madrid, sus dos últimos conciertos de su larga gira de despedida, conciertos que sirvieron para sacar el 30 de noviembre, "Todo de mí", su primer directo y que incluyó sus grandes éxitos.

Para algunos,  esa obsesión por la eterna juventud se la contagió la italiana Laura Casale, una cantante que conocidos del artista aseguran “fue la le convenció para operarse la nariz”.

Por su único hijo reconocido, Camilo se apartó de los escenarios. 

Camilo Sesto, de nombre real Camilo Blanes, era el sexto hijo de un electricista y una ama de casa. No procedía del mundo del arte y se hizo a sí mismo. Nacido en la localidad alicantina de Alcoi, el 16 de septiembre en 1946. Fue músico y compositor, incluso para otros cantantes de su época. Camilo realizó estudios de Bellas Artes y empezó su carrera musical formando parte del grupo 'Los Dayson' cuando apenas era un adolescente. Con 18 años llegó a Madrid para probar suerte y, comenzó una gran carrera musical con la venta de millones de discos en España e Iberoamérica. Su portentosa y cálida voz cautivó al público del momento. Un físico agraciado y y buena música fueron la combinación perfecta para enamorar no sólo a sus seguidoras. Sus mejores éxitos han trascendido y persisten hoy día como grandes temas convirtiéndose incluso en algunos de los más solicitados en los famosos karaokes. 

Llegó a cantar en Madison Square Garden y los estadounidenses le conocían como el Sinatra español. Su primer albúm 'Algo de mí' se grabó en 1971 y dos años después representó a España en el festival internacional de la OTI, con la canción "Algo más", tema con el que consiguió un gran éxito de ventas en toda Latinoamérica. Pero en 1975 cobró todavía más popularidad al interpretar, junto a la cantante dominicana Ángela Carrasco, al protagonista en el musical 'Jesucristo Superstar', estrenado en Madrid. Fue el precursor de los musicales en España, y para sacarlo adelante, en una sociedad todavía a la sombra del moribundo régimen franquista, tuvo que enfrentarse a todo tipo de dificultades y a la Iglesia. Camilo lo produjo con su dinero y el musical fue todo un éxito.   

Camilo y Ángela Carrasco en 'Jesucristo Superstar'

Su último trabajo, 'Camilo sinfónico', fue grabado con la orquesta de Radio Televisión Española y con colaboraciones de artistas españolas como Marta Sánchez, Pastora Soler, Ruth Lorenzo o Mónica Naranjo, y presentado en Madrid el pasado 20 de noviembre.  Quiso actualizarse siempre.

El artista deja canciones legendarias para la cultura popular como "Vivir así es morir de amor" o "Perdóname".  Sólo abandonó la música, según sus palabras, para cuidar de su único hijo reconocido, Camilo Michael, nacido en 1983 en México fruto de su relación con Lourdes Ornelas. Tras algunas tensiones entre ambos, el 25 de septiembre de 1984 reconoció legalmente la paternidad de su hijo. A partir de ahí la carrera del cantante casi desapareció. Ese mismo año escribió sus memorias, recibió el premio "Ricard de Canción" y trabajó en su primera película, "El clavo de oro" dirigida por Antonio del Real, pero nada volvería a ser igual. Además de con Lourdes Ornellas, madre de su hijo, Camilo tuvo dos romances conocidos, uno con la modelo norteamericana Denise Brown (1980) y otro con la miss puertorriqueña Lizette Rodríguez (1983). El hombre por el que suspiraban muchas mujeres no tuvo una vida sentimental estable.

La transformación del cantante en busca de la juventud tuvo resultados peculiares.

A partir de la década de los ochenta, sus apariciones eran un tanto esperpénticas. Su  nombre aparecía relacionado con noticias surrealistas como la de 2013, cuando sufrió un robo en su domicilio de Torrelodones que muchos señalaron que podría ser fingido dado el embargo de 200.000 euros que pesaba sobre esa casa. Pero fue más escandalosa otra noticia de 1987 cuando en el diario El Caso se dudaba de si Camilo sufría sida. El cantante se querelló contra la publicación que finalmente le tuvo que indemnizar en esa época con dos millones de pesetas.

Pero de Camilo Sesto queda ahora el gran artista y magnífico cantante de voz embaucadora, tranquila y potente que ha abrazado y acompañado con sus grandes letras y éxitos a varias generaciones, sobre todo, en España. 

COMPARTIR: