17 de julio de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Continúa siendo un dramático atractivo para adolescentes que se emborrachan y se lanzan desde las terrazas de los hoteles

La moda mortal y absurda del ‘balconing’ que atrae a jóvenes turistas a Baleares y acaba con sus vidas

El balconing mortal
El balconing mortal
El caso más reciente ha sido el de un turista belga de 29 años de edad que se encuentra en estado muy grave tras practicar 'balconing este fin de semana en Ibiza. El hombre se lanzó a la piscina desde el balcón de la habitación de los apartamentos donde se hospedaba y se estrelló contra el suelo. Pero es uno caso más de los cientos que se producen cada año en Baleares.

El suceso se produjo en los Apartamentos Arlanza de la Playa d'en Bossa de la ciudad de Ibiza. El turista se lanzó a la piscina desde un primer piso y terminó golpeándose en el suelo. De inmediato fue llevado a la Policlínica Nuestra Señora del Rosario de Ibiza, donde permanece ingresado con un traumatismo craneoencefálico muy grave.  Antes de este caso,  el lunes pasado, otro turista australiano de 30 años de edad ingresó en estado muy grave en el Hospital de Can Misses de Ibiza tras caerse desde un segundo piso del hotel de Ibiza donde se alojaba. Y a primeros de este mes, un joven de 20 años, de nacionalidad británica, murió en Mallorca tras caer al vacío desde un segundo piso en la localidad turística de Magaluf.

Balconing que termina siempre mal.

Cada año, sobre todo en verano, nos llegan estas noticias de jóvenes turistas inconscientes que perpetúan la moda iniciada hace años de saltar por los balcones de sus apartamentos o habitaciones de hotel para caer en la piscina. La borrachera, la “falta de práctica” o la mala suerte hacen que la caída sea fatal, bien porque la piscina sea poco profunda o porque no centren el tiro y acaben estampados contra el suelo o un tejado cercano... Es lo que ocurre la mayor parte de las veces.

La mayoría de los que hacen balconing acaban con graves secuelas si no mueren en la caída. 

Solo en 2018, cuatro jóvenes turistas perdieron la vida en Baleares lanzándonse por el balcón. Una chica y un chico británicos, un joven irlandés y un cuarto francés. Según el doctor Juan José Segura, médico cirujano en el hospital universitario de Son Espases de Palma, que atiende cada año una media de entre 10 y 15 accidentados, “la  víctima suele ser  un joven que ronda los 20 años, por lo general, llega  de Reino Unido o Irlanda, que en el 85% de los casos trata de pasar de un balcón a otro”. Los jóvenes acaban en el hospital con contusiones muy importantes que en el 70% de los casos terminan provocándoles algún tipo de secuela o discapacidad, fruto de lesiones medulares graves.  Este médico ha participado en una serie de vídeos divulgativos que el Ministerio de Asuntos Exteriores de Reino Unido y la Asociación de Agencias de Viaje han lanzado en el país para concienciar a los británicos que viajan a Mallorca de los peligros de la práctica.

El alcohol y la absurda competición entre los jóvenes les lleva a practicar el balconing. 

Las localidades catalanas de Salou y Lloret tampoco son ajenas a esta inconsciente práctica, aunque no llegan a las cifras de Baleares. Por ello, además de esas campañas en el exterior, diversos ayuntamientos han ido cambiando sus ordenanzas para fomentar la convivencia y han elevado las multas por el consumo de alcohol en la vía pública. También han modificado las normas que regulan la estética exterior de los establecimientos comerciales para prohibir la exposición de bebidas alcohólicas en los escaparates de tiendas, supermercados y licorerías.  

Y es que la oferta masiva del “todo incluido” por un módico precio para atraer más turistas extranjeros parece estar entre una de las causas de facilitan este tipo de prácticas suicidas. Mucho alcohol, barato y durante todo el día fomenta comportamientos como estos que, en ocasiones, acaban con las vidas de los jóvenes.

COMPARTIR: