06 de diciembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El sindicato AEGC denuncia insultos y vejaciones a sus miembros y familiares allí destacados

La Guardia Civil indignada por el continuo desprecio y burla que sufre en Cataluña

Imagen del muñeco disfrazado de Guardia Civil acompañado de una pancarta
Imagen del muñeco disfrazado de Guardia Civil acompañado de una pancarta / Catalunyapress
El último de los episodios de acoso se ha producido en la Universidad Autónoma de Barcelona, en donde se ha colgado un muñeco que simula a un miembro de la Benemérita junto a una pancarta amenazante en la que se podía leer “pim pam pum que no quedi ni un’’, todo un síntoma de lo que lleva sufriendo la Guardia Civil en los últimos meses

Las últimas imágenes publicadas en las que se puede ver la cabeza de un Guardia Civil colgado de una cuerda en la fachada de la Universidad Autónoma de Barcelona, ha llevado a que la Guardia Civil abandone su silencio y publique un comunicado en el que muestra, no solo su enfado por este episodio, también por todos los ataques que llevan sufriendo en el último año.

El comunicado, al que ha tenido acceso El Cierre Digital, hace una recopilación de lo que han tenido que vivir todos estos años los propios Guardias Civiles, vejaciones e insultos, pero también sus hij@s y más allegados, a los que han llegado a acosar en el colegio y en las calles sin importar la edad que tuvieran. ‘’Empezaron por acosar a nuestros hijos en a las puertas de nuestras viviendas, siguieron en los colegios sin importarles que las víctimas de sus humillaciones fueran menores’’.

Pero sin duda alguna al cuerpo lo que más le ha crispado la imagen del muñeco disfrazado de Guardia Civil colgado de una cuerda en la Universidad Autónoma de la ciudad condal y afirman que ‘’es una clara incitación a la violencia contra unos funcionarios públicos que no puede quedar impune’’, alegando además que es ‘’un claro delito de odio porque así viene tipificado en el Código Penal donde se considera como una conducta de delito de odio’’. Según el Código Penal español, el delito de odio está penado con entre uno y cuatro años de cárcel además de una multa de entre seis a doce meses.

Desde el AEGC (Asociación Española de Guardias Civiles) condenan este tipo de conductas y esperan que la fiscalía de España ‘’actúe de oficio para buscar a los responsables de este acto de odio’’. Desde la asociación esperan que no tengan que repetir ‘’como en los años duros del plomo de ETA’’ en los que los funcionarios del Estado tuvieron que ocultar tanto sus uniformes como su profesión. Para finalizar, AEGC exige que se persigan a los encargados de poner la pancarta en la que se podía leer ‘’ pim pam pum que no quedi ni un’’ acompañado del muñeco vestido de Guardia Civil.

COMPARTIR: