28 de marzo de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La policía francesa detuvo en total a seis delincuentes liderados por el madrileño cuando se disponían a asaltar el museo de arte chino

La mafia china contrató al conocido alunicero "Niño Juan" para robar en el palacio francés de Fontainebleau

El cabecilla de la banda El Niño Juan.
El cabecilla de la banda El Niño Juan.
El pasado 28 de diciembre la policía francesa detuvo durante la operación denominada "Bambú" a cinco delincuentes españoles y uno chino que se disponían a robar el museo de arte chino del castillo de Fontainebleau. El cabecilla de la banda, el famoso delincuente madrileño Juan María Gordillo Plaza, alias "el niño Juan" habría sido contratado por la mafia china para dar el golpe. España comienza a exportar delincuentes.

Los agentes de la Policía Nacional francesa a través de Europol lograron el pasado 28 de diciembre bajo la operación denominada "Bambú" la captura de seis delincuentes, cinco españoles y uno de nacionalidad china, liderados por el famoso delincuente Niño Juan que planeaban perpetrar un robo en el museo chino del Castillo de  Fontainebleau.

La investigación fue iniciada cuando policías españoles tuvieron conocimiento de que estos malhechores estaban organizando un robo en el museo francés el cual tendría lugar a finales del mes de diciembre. Durante la investigación fue surgiendo información extra que permitió a la policía española dar traslado a las autoridades francesas iniciándose una colaboración entre ambos países. 

Las averiguaciones permitieron establecer la presencia de varios delincuentes españoles en el país vecino los cuales continuamente se reunían en un hotel de la localidad de Nemours con sujetos asiáticos que aparentemente se encuentran relacionados con la mafia china. Uno de los delincuentes fue reconocido por la policía española ya que se trataba del conocido criminal Niño Juan, al cual se le han atribuido numerosos delitos contra el patrimonio en España. 

La mafia china contrató al Niño Juan

El Palacio Real de Fontainebleau está ubicado a 62 kilómetros de París, fue residencia de 34 reyes y dos emperadores entre los siglos XII y XIX. Algunas de las piezas que se encuentran dentro del museo son de la colección de arte chino de la emperatriz Eugenia de Montijo, la esposa española de Napoleón III. Estas obras de arte eran el objetivo principal del asalto.

Castillo de Fontainebleau. 

Dos días antes de cometer el hecho y de ser arrestado, el delincuente español se había reunido con tres de los delincuentes de esta banda para acordar los detalles del atraco. 

La principal hipótesis se centra en que la mafia china encargó al reconocido delincuente Niño Juan el robo de obras de arte oriental del Palacio Real de Fontainebleau. "Los españoles detenidos son profesionales del crimen organizado que venían a cometer un robo en Francia, venían a por objetos chinos, y en medio de todo esto detenemos a un ciudadano chino, por eso seguimos esa pista". explica el  comandante de la policía francesa Jean-Luc-Boyer, jefe adjunto de la Oficina Central de Lucha contra el Tráfico de Bienes Culturales al diario EL PAÍS.

La exitosa operación "Bambú"

La operación denominada "Bambú" comenzó en España con la alerta de las autoridades policiales sobre la existencia de un grupo criminal que planeaba perpetrar un asalto en el museo francés, aun que en un principio la información no arrojaba concretamente de qué museo se trataba. Lo único que se conocía es que los malhechores iban detrás de obras de arte chinas. 

Policía Nacional en ejercicio. 

La información recabada conjuntamente con los detalles de lo que sería el posible atraco permitió a los agentes policiales dar seguimiento a los delincuentes quienes ya se preparaban para cometer el hecho acudiendo a un establecimiento en busca de los herramientas que utilizarían. Sin embargo, no fue esto lo que los llevo a determinar de que se trataba de un robo al museo de arte chino del Castillo de Fontainebleau, sino el alojamiento elegido por estos sujetos. Los delincuentes tomaron como sede un hotel ubicado en la localidad de Nemours tan solo a 17,5 kilómetros del palacio real. 

El monumental edificio cuenta con 800 piezas de arte oriental de gran valor y provenientes tanto de la Revolución Francesa como del saqueo del Palacio de Verano de Pekín en 1860. 

El Niño Juan y sus compinches españoles intentaban aparentar no conocerse por lo que viajaban en dos vehículos, uno de matrícula española y otro italiana, a pesar de ello, la ardua tarea policial logró determinar la estrecha relación entre ellos. Se dedicaban a hacer visitas al museo francés con fin de establecer los puntos estratégicos para evitar las cámaras de seguridad, además de estudiar las obras que serían objeto de apropiación y posteriormente volvían al hotel donde se hospedaban. 

Los detalles del asalto

El 26 del pasado mes dos de los delincuentes tuvieron una reunión con tres sujetos asiáticos para establecer los detalles del robo. Uno de los detenidos, de nacionalidad china, ejercía como intermediario entre los delincuentes españoles y los promotores del mismo. 

El ciudadano chino se encargó de pagar la factura del hotel en el que se alojaban los delincuentes, además de costear las visitas al museo; las entradas fueron posteriormente localizadas en el bolsillo de uno de los españoles. También se recopilaron en los teléfonos móviles una serie de imágenes correspondientes a las obras de arte que debían robar. En 2015 el museo sufrió un robo en donde sustrajeron objetos chinos. 

Finalmente, el 28 de diciembre a primeras horas se procedió a arrestar a estos individuos, día que tenían estipulado para cometer el hecho y a solo 48 horas después de la reunión con los que podrían ser miembros de la mafia china. Un arresto que se precipitó por miedo a que huyeran al extranjero.

Una vez detenidos, la policía realizó el interrogatorio en el que los detenidos negaron que estuvieran planeando un asalto recalcando continuamente que su estancia en el país vecino era solamente por turismo. 

La investigación intenta ahora concretar cual era el destino de estas obras de arte oriental, ya que todo los objetos que se intentaban robar son imposibles de comercializar en el mercado legal de obras de arte. 

 

COMPARTIR: