22 de mayo de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La organización había cometido hasta treinta estafas con un fraude superior a 1,2 millones de euros

Cae en Málaga una banda de 86 personas que estafaba a comercios y financieras aportando nóminas falsas

Material incautado a la red de estafadores que operaba en Málaga
Material incautado a la red de estafadores que operaba en Málaga / Europa Press
La investigación de la Policía Nacional, denominada 'Mojito', se ha saldado con la detención de 86 personas dedicadas a estafar a comercios y financieras a través del aporte de nóminas falsas. Un hombre de 50 años y su hijo de 32 han sido detenidos como presuntos líderes de la red criminal.

Una organización criminal dedicada a estafar a comercios y financieras a través de la presentación de nóminas falsas ha sido desarticulada por la Policía Nacional. Los agentes han arrestado a 86 personas, entre los que se encuentran los cabecillas de la red, un hombre de 50 años y su hijo, de 32.

Los dos hombres son prestamistas y se les acusa de delitos de estafa, falsedad documental, extorsión, tráfico de drogas, tenencia ilícita de armas, receptación y pertenencia a grupo criminal, según ha informado la Policía Nacional a través de un comunicado.

La investigación ha permitido el esclarecimiento de hasta 30 estafas con un fraude superior a 1,2 millones de euros. En los diferentes registros realizados se han intervenido desde decenas de sofás y televisiones de gama alta, hasta muebles, como salones, cocinas, baños y dormitorios, así como electrodomésticos, ordenadores, motocicletas y relojes de lujo. También se incautó una pistola, 40.000 euros en efectivo y 500 gramos de hachís.

Las pesquisas de la Policía, bajo el marco de la operación 'Mojito', dieron comienzo en septiembre del año 2017, a raíz de que la Policía Nacional tuviera conocimiento de que diversos comercios en Málaga habían sufrido fraudes en financiaciones por personas que presentaron documentos falsificados, concretamente nóminas de empresas para las que nunca trabajaron.

 Los objetos incautados.

A través de esta financiación irregular, los miembros de la organización habían adquirido en los establecimientos diversos productos para luego no atender los pagos. Las personas que presentaban las nóminas falsas se limitaban al aporte de documentación, mientras que sus acompañantes, un clan de prestamistas, eran los encargados de dirigir la compra.

Los líderes de esta red de estafadores habían creado un método para cobrar las deudas a sus prestatarios, basado principalmente en fabricar a su nombre nóminas falsas, de empresas reales, pero para las que nunca habían trabajado, obligándoles a acudir a grandes superficies comerciales para de solicitar financiaciones y adquirir así productos muy diversos, en compensación por las deudas contraídas.

La organización llevaba a cabo las estafas a través del trabajo realizado por sus falsificadores, quienes elaboraban las nóminas falsas y a quienes se intervinieron sellos simulados de empresas reales. La banda llegó a tal grado de especialización que había conseguido vender efectos a terceros por encargo previo, debido al gran volumen de productos obtenidos con este procedimiento.

Entre los establecimientos y comercios que se han visto afectados, existe una gran diversidad, llegando incluso a verse afectada una clínica de belleza en la que se consumó una operación de estética financiada fraudulentamente.  En el domicilio de uno de los cabecillas de la trama se intervinieron 40.000 euros en efectivo, una pistola con munición y droga. De los hechos conoce el Juzgado de Instrucción número 10 de Málaga.

COMPARTIR: