24 de noviembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

"Han llegado a recibir cuatro millones de euros y, sin embargo, algunos gitanos tienen que ir a pedir a Cáritas" explica Willi de 'Sol D'Alacant'

Denuncian la inoperancia en la crisis sanitaria de varias asociaciones gitanas subvencionadas

Willi de la Asociación Sol D'Alacant.
Willi de la Asociación Sol D'Alacant.
El 1 de abril el Ministerio de Igualdad que preside Irene Montero concedió una subvención por valor de 829.268 euros a la Fundación Secretariado Gitano. Sin embargo, según denuncian desde la Agrupación Vecinal Sol D'Alacant este dinero que reciben las asociaciones gitanas no se traduce en una mejora de la vida de los miembros de esta etnia. Esto sale a relucir aún más en esta situación de confinamiento por el Coronavirus, algo que intenta paliar la citada agrupación.

Las ocasiones excepcionales como la que estamos viviendo hacen que las desigualdades estén más marcadas que nunca. Es el caso de algunos miembros de la etnia gitana que no pueden acudir a por alimentos en pleno confinamiento. Esto sucede a pesar de existir asociaciones dedicadas a la integración social y que cuentan con subvenciones para desarrollar esta actividad. La última, por ejemplo, la que ha concedido el Ministerio de Igualdad que preside Irene Montero por valor de 829.268 euros a la Fundación Secretariado Gitano con fecha del día 1 de abril en concepto de “servicio para la asistencia y orientación de víctimas de discriminación por origen racial o étnico”.

Sin embargo, estas ayudas parecen no hacerse visibles en el día a día. Así lo denuncia Willi, un joven que preside la Asociación Vecinal Sol D’Alacant. “Reciben millones de euros. Mucho dinero y hoy deberían hacer un stop en cómo lo invierten. Vivimos un momento en el que mucha gente lo está pasando mal. Es cierto que hay muchos ERTES (Expedientes de Regulación Temporal de Empleo) y que afectan en su mayoría a payos, pero hay muchas personas de nuestra etnia que, por ejemplo, sólo tiene el mercadillo para sobrevivir”, asegura a Elcierredigital.com.

“En Alicante hay unos 20.000 gitanos y las asociaciones gitanas han llegado a recibir cuatro millones de euros y, sin embargo, algunos tienen que ir a pedir a Cáritas. ¿Cómo se explica eso? ¿Dónde está ese dinero?”, explica indignado.

Willie preside desde hace dos años la asociación Sol D’Alacant: “Nos dedicamos principalmente a evitar que los niños acaben en cosas que no están bien. A integrarles a través del fútbol sala. También, ayudamos a muchas familias. En los vídeos que hemos hecho públicos se pude ver que llegábamos a atender a ochenta familias. Somos una redad de solidaridad entre vecinos, pero no hay ninguna institución detrás y eso es una vergüenza”.

 Su crítica a las asociaciones oficiales de gitanos va más allá del momento que estamos viviendo. “Es duro lo que voy a decir, pero creo que no les interesa cambiar nuestra situación de verdad. Están muy bien las ayudas a la escolarización de los niños de la etnia gitana, pero de poco sirve si luego no hay una integración en el mundo laboral. Hacen campañas para engañar a los payos, de verdad. Ahora les da por hablar de la integración de los gitanos en la universidad. Pero vamos a ver, si un gitano ha llegado a la universidad es que no ha tenido problemas hasta ahí. Cuando hay que actuar es antes.  Yo aprendí a leer con 13 o 14 años y eso es terrible. Eso es lo que hay que evitar y luego que la persona tenga un trabajo en función de su formación. Por ejemplo, sólo el 0’7 por ciento de los puestos de funcionarios en España están ocupados por gente de la etnia gitana. Eso ya quiere decir mucho”, denuncia.

“Puede sonar fuerte, pero creo que se dedican a chupar del bote. Yo trabajo honradamente como repartidor de un periódico. La prueba de lo que digo es que por ejemplo han dado ayudas al barrio Nuevo Miguel Hernández para dar unos talleres a través de Mediación Social y no han aparecido. No sé en qué se invierten las cosas”, remata.

COMPARTIR: