22 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El viernes por la noche se reunieron en la calle Parellades de Palma de Mallorca a las 20.45 horas en un evento clandestino donde fueron sorprendidos

Varios funcionarios judiciales, sorprendidos en una fiesta ilegal en un bar cercano a los juzgados

Juzgados Vía Alemania en Palma de Mallorca
Juzgados Vía Alemania en Palma de Mallorca
Varios funcionarios pertenecientes a los juzgados de Palma de Mallorca fueron sorprendidos, recientemente, mientras celebraban una fiesta ilegal. Tras los hechos, que se produjeron la noche del viernes 22 de enero, los trabajadores fueron sancionados por la policía local que actuó de inmediato.

El incidente se produjo a las 20.45 horas del pasado viernes. Los agentes de la policía local acudieron al recinto tras ser avisados por detectarse voces y música alta en un bar de la  calle Parellades, a escasos metros de  los Juzgados de Palma de Mallorca. Los denunciados manifestaron que eran funcionarios del juzgado, según informan medios digitales locales.

Los agentes descubrieron a seis personas y al dueño del establecimiento: una mujer bailando sobre una de las mesas, otra en la barra y cuatro hombres, dos de ellos sentados, fumando, en una terraza situada junto a la entrada, según consta en el informe policial, al que ha tenido acceso  el digital 'Crónica Balear.es'

Como consecuencia de los hechos, los agentes  solicitaron dar traslado del informe a la decana de los Juzgados de Palma por si lo sucedido pudiera ser constitutivo de algún tipo de acción disciplinaria contra los denunciados y comprobar si los funcionarios se encontraban de guardia o ya habían finalizado su turno.

Diversas sanciones

El propietario del bar fue denunciado por tener el local abierto al público, saltándose las medidas impuestas por la pandemia. Por su parte, los seis clientes fueron amonestados por celebrar una reunión prohibida, al no ser convivientes, además de presentar síntomas de haber ingerido bebidas alcohólicas.

Precisamente, uno de los funcionarios fue también sancionado porque le pararon cuando salía con su coche del aparcamiento de los juzgados y dio positivo en la prueba de alcoholemia, por lo que fue multado por conducir bajo la influencia de bebidas alcohólicas.

Mientras, otro de los amonestados mostró, en todo momento, una actitud desafiante  y de desobediencia ante la patrulla policial, según la información recogida por 'Crónica Balear.es'

Restricciones en Baleares por la COVID-19

Debido a la expansión de la COVID-19 en Mallorca e Ibiza, se decretaron una serie de medidas vigentes hasta el próximo 30 de enero, entre las que se encuentra la prohibición de reuniones sociales y familiares entre personas no convivientes. Además, los establecimientos tienen que cerrar a las 20:00 horas, salvo las gasolineras y los destinados a alimentación o productos esenciales y peluquerías, entre otros. Todos tienen que reducir el 50 % de su capacidad; los que tengan menos de 700 metros deben reducirla al 30 % y permanecer cerrados los domingos y festivos.

Bares y restaurantes cerrados

Tampoco podrán abrir los spa y los gimnasios. En el caso de los acontecimientos deportivos se prohíbe la asistencia de público para los de cualquier categoría. Sí se permiten las actividades deportivas entre no convivientes siempre que no sean deportes de contacto y se realicen en exteriores.

Se mantienen los espectáculos en teatros, carpas y cines con un aforo máximo del 30 por ciento pero se prohíbe comer en estos espacios.

COMPARTIR: