01 de junio de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Los casos de abusos en Mallorca llevan a las asociaciones a iniciar una lucha para disminuir los 50.000 niños acogidos, la mitad de etnia gitana

Juan Cortés, el abuelo de Mari Luz, busca que los menores tutelados vuelvan con sus familias: "Quiero recoger cinco millones de firmas"

Juan Cortés.
Juan Cortés.
El escándalo de los menores tutelados en Mallorca sigue sorprendiendo e indignando. No obstante, las instituciones empiezan a reaccionar conscientes de que algo ha fallado. Los mecanismos de control no han sido los suficientes para evitar los hechos denunciados. El foco se ha puesto también sobre los motivos y las formas en las que unos menores pasan a ser responsabilidad exclusiva del Estado. Juan Cortés, lucha por que los menores vuelvan a su casas.

Las menores supuestamente prostituidas en Mallorca y la noticia de que el director de la Fundación Nazaret, Guillem Cladera, está siendo investigado por un juzgado de instrucción de Palma, acusado de haber abusado sexualmente de uno de los menores acogidos en el centro bajo la tutela de la Administración, han puesto el foco sobre el asunto. El imputado lleva apartado del cargo desde 2018, tras detectarse su supuesta conducta impropia con el menor tutelado, pero sigue conservando la percepción de su sueldo. La denuncia dio paso a un primer expediente interno, que se ha sustanciado ahora en una acción penal.

En Mallorca han creado la Comisión Insular de Explotación Sexual Infantil surgida de la reunión que tuvo lugar el miércoles 22 de enero en la sede del IMAS con la asistencia de representantes de esta entidad vinculada al Consell de Mallorca, La Policía Nacional, la Guardia Civil, la Oficina Balear de Infancia y Adolescencia y el Ayuntamiento de Palma.

La Comisión ha acordado también incrementar la sensibilización social sobre este tipo de situaciones mediante una campaña destinada a concienciar de la exitencia de esta lacra. Además, ha abordado la necesidad de poder incrementar y la atención especializada que reciben los menores víctimas de explotación sexual.

Sin embargo, la sociedad civil también se está moviendo. Un ejemplo de ello es Juan Cortés, abuelo de la pequeña Mari Luz Cortés, asesinada hace dos años por Santiago del Valle, hace tiempo que viene denunciando la situación que los niños de etnia gitana que son apartados de su entorno familiar y cultural para pasar a ser responsabilidad del Estado.

Juan Cortés con el medio millón de firmas recogidas. 

Cortés, ha hecho de esta causa su lucha. Desde la Asociación Nacional del Menor Gitano, que preside José Maldonado, denuncia lo que sucede en determinados centros de menores tutelados. Lo que él considera un “genocidio viviente contra los niños gitanos tutelados y también los no gitanos”.

Casi 50.000 niños han pasado a manos de las autoridades al considerarse que los padres no reúnen las circunstancias necesarias para hacerse cargo de estos menores. Más del 50% de esos niños son gitanos.

Juan Cortés está acostumbrado a luchar, tras la tragedia vivida, hizo lo posible para la reforma del Código Penal y poder incluir la prisión permanente revisable, que finalmente se consiguió en 2015, bajo el mandato de Mariano Rajoy. 

Ahora el objetivo de Juan es iniciar una captación de firmas, de nuevo, para conseguir otra Iniciativa Legislativa Popular. "Ya tenemos medio millón de firmas, pero nuestro objetivo es llegar a cinco millones", asegura Cortés a Elcierredigital.com. 

"Las familias están asustadas, pero yo les digo que lo que tienen que hacer es aprovechar el tirón de todo lo que ha pasado. La sociedad ha tomado conciencia gracias a estas noticias tan terribles y ahora es el momento", añade. 

No sólo llevar su voz al Congreso de los Diputados es su idea. También quieren salir a las calles. "El domingo hay una concentración en Madrid. Nuestra idea es que las familias se unan. Eso esencial" asegura Cortés. "Durante el proceso de recogida de firmas queremos también salir a las calles pero lo importante es llegar al Parlamente y que nuestra voz se escuche", puntualiza. 

Los implicados también quieren luchar desde las calles. 

"Hemos pedido reuniones a políticos de todos los partidos, jueces y fiscales para tratar todos estos asuntos desde el año 2014 y dan la respuesta por callada, pero cada día hay más casos de violaciones de niños tutelados en centros de menores ante la pasividad de todas las autoridades que, a sabiendas lo que sucede siguen tutelando niños y poniéndolos en graves riesgos físicos y psicológicos lejos de protegerlos", remata Juan Cortés. 

COMPARTIR: