27 de mayo de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Las diligencias fueron solicitadas por la defensa de David Serrano, dueño de la finca donde sucedieron los hechos

La Audiencia de Málaga rechaza investigar si el uso de la piqueta incidió en la muerte del pequeño Julen en el pozo de Totalán

La Audiencia de Málaga ha rechazado practicar las diligencias de pruebas relacionadas con el uso de una piqueta durante los primeros momentos del rescate de Julen, el niño de dos años y medio encontrado muerto en un pozo 13 días después de caer en él, que fueron solicitadas por la defensa del dueño de la finca donde se encuentra dicha prospección, investigado en la causa.

La Sección Novena de la Audiencia desestima, a través de un auto, el recurso de apelación presentado por los letrados del investigado, David Serrano, contra la decisión del Juzgado de Instrucción número 9 de Málaga, que lleva el caso, de que no se practicaran dichas diligencias por no ser "procedentes".

Los abogados pidieron, entre otras cosas, que declararan varios bomberos y guardias civiles que participaron en el operativo de rescate del pequeño, a raíz de haber presentado esta parte en el juzgado un informe técnico de un arquitecto en el que se apuntaba a que la muerte "se pudo producir durante dichas labores", supuestamente con el uso de una piqueta.

Ahora, la Sala confirma lo acordado por la jueza "no siendo necesarias las diligencias de investigación pedidas" por la defensa "ni para determinar los hechos o su carácter o no delictivo, ni sobre la participación de nadie ni tendentes a la averiguación de hechos y responsables", apunta la resolución dictada.

Por esto, el Tribunal de apelación considera que no se debe dilatar más la instrucción de la causa "con actos de investigación innecesarios a los fines de determinar el cauce procesal a seguirse y los posibles responsables --si se considerase infracción penal lo acontecido--".

La Audiencia entiende "lógico" que la jueza rechazara las declaraciones de bomberos y guardias civiles solicitadas, "atendiendo a la actuación profesional que los afectados por la petición han realizado objetiva y neutral en atención a la urgencia del hecho y su gravedad".

David Serrano, único imputado del caso.

Además, señala que la instructora respondió "de forma específica" a todas las cuestiones planteadas y solicitadas por la defensa, recordando respecto del informe del arquitecto presentado por la defensa, del que la jueza cuestionó su carácter pericial, que, no obstante, se acordó unirlo al procedimiento.

Muerte por la caída

La jueza rechazó por dos veces estas diligencias y además, posteriormente, los forenses del Instituto de Medicina Legal de Málaga realizaron el informe definitivo de autopsia, en el que se determinó que el pequeño murió por la caída en el pozo, descartando que en el fallecimiento incidiera la acción de la piqueta utilizada en las labores de rescate.

Julen cayó el domingo 13 de enero a un pozo de tan sólo 25 centímetros de diámetro y de algo más de 70 metros de profundidad. Su cuerpo fue encontrado a las 01.25 horas de la madrugada del sábado 26 de enero por los equipos de rescate que lo buscaban desde el momento del suceso; y a las 03.29 horas se logró subirlo a la superficie.

Por otro lado, el juzgado instructor también ha rechazado otras diligencias solicitadas por los abogados del investigado, entre ellas un careo entre este y el padre del pequeño, tal y como informó elcierredigital.com; una decisión que fue recurrida por la defensa. Según fuentes judiciales, la Fiscalía se ha opuesto a dicho recurso, pidiendo que se ratifique la negativa a dichas pruebas solicitadas.

COMPARTIR: