18 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La pericia de los comandantes evita una gran tragedia aérea entre una aeronave con destino a Palma y otra a Toulouse

Dos aviones de Ryanair a punto de estrellarse a diez miel metros de altura cuando sobrevolaban Pamplona

Avión de Ryanair
Avión de Ryanair / Google
Un viaje de Ryanair pudo acabar en tragedia. En concreto, el que cubría la ruta entre Santiago de Compostela y Palma de Mallorca. Éste podría haberse chocado con otro vuelo de la misma compañía que cubría el trayecto de Sevilla-Toulouse

El suceso que pudo acabar en un gran accidente de aviación tuvo lugar el pasado 2 de octubre cuando dos aviones de la aerolínea low-cost Ryanair se cruzaron en el mismo punto. En concreto, a unos 30 kilómetros de Pamplona, estando a 10.000 metros de altura. 

Parece ser que fue el avión que partió de la ciudad hispalense el que invadió el espacio aéreo del procedente de suelo gallego. Llegaron a estar a cuatro kilómetros de distancia en horizontal y a unos 122 metros en vertical.

Los sensores de las naves elevaron su nivel de alerta a colisión inminente, pero la pericia de los pilotes de ambos aviones evitó el choque que habría provocado una tragedia.

Los datos de este incidente se han hecho públicos por la Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes de Aviación Civil (CIAIAC), una entidad que funciona de manera independiente pero que está relacionada con el Ministerio de Fomento.

El organismo encargado de investigar a fondo el caso asegura que los dos aviones estaban “en frecuencia con el centro de control de área de Madrid” y que “durante el evento se activaron sendos avisos de resolución de conflicto del sistema anticolisión en vuelo (TCAS RA) –Trafic Collision Avoidance System– en ambas aeronaves, los cuales fueron ejecutados por las respectivas tripulaciones. Tras resolverse estos, los dos vuelos continuaron hacia su destino sin ninguna incidencia”.

Por su parte la Unión Sindical de Controladores Aéreos (USCA) asegura que “no se sabe si fueron los controladores los que avisaron o fueron los pilotos los que reaccionaron tarde”, afirmando además que “no ha habido realmente riesgo de colisión” y que “es probable que los pasajeros no se dieran ni cuenta”.

COMPARTIR: