08 de diciembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Numerosas internas no pueden participar en actividades formativas ya que coinciden con reclusos masculinos condenados por violación y agresión sexual

Mujeres y presas: La discriminación por género también se sufre en las cárceles españolas

Solo existen tres cárceles exclusivas de mujeres.
Solo existen tres cárceles exclusivas de mujeres.
En el mundo carcelario es definitivamente mayoritaria la población masculina. Las cifras del Ministerio de Interior sobre la población de presos en España hablan de 50.000 reos hombres frente a 4.400 mujeres. Esta situación ha pasado desapercibida hasta que el Defensor del Pueblo la ha incluido en su informe anual, el primero en incluir “perspectiva de género” en las prisiones españolas.

El Defensor del Pueblo en funciones, Francisco Fernández Marugán, investiga la "invisibilidad" de las mujeres internas en las cárceles españolas tras su visita al Centro Penitenciario de Picassent (Valencia), el primero de su ronda de visitas por cuestiones de género. El defensor del Pueblo ha percibido que los formularios sólo hablan de "internos", los registros no contienen información diferenciada por sexo o las mujeres tienen más limitado el acceso a los espacios comunes, a contratos de trabajo y a talleres formativos.

Ser mujer en la cárcel también conlleva discriminación. 

"Por razones de seguridad y protección a las mujeres, se evita que asistan a talleres donde coincidan con reclusos por delitos sexuales o violencia de género con lo que se da la paradoja de que la condición de potencial víctima acaba jugando en su contra", sostiene el Defensor sobre esta prisión en la que hay 2.052 hombres y 236 mujeres.

Esta es una de las conclusiones del Informe Anual 2018 que realiza la institución en su condición de Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura (MNP), que ha entregado Fernández Marugán este lunes 16 de septiembre en el Congreso de los Diputados y el Senado.

En 2018, el MNP ha inspeccionado 111 lugares de privación de libertad repartidos por 31 provincias de 17 comunidades autónomas y la ciudad autónoma de Ceuta. Una de cada tres visitas fue de seguimiento para comprobar si la aceptación de las resoluciones emitidas por la Institución supone o no un cambio real de los problemas detectados en anteriores inspecciones. En total, se han alcanzado 1.788 conclusiones que han derivado en 45 recomendaciones, 760 sugerencias y 17 recordatorios de deberes legales.

El Defensor del Pueblo visitó la Cárcel de Picassent en Valencia.

Enrique Rodrigo, funcionario de prisione,s asegura que es común que la mayoría de las cárceles están adaptadas para hombres, ya que la población masculina es mucho mayor que la femenina.Las mujeres representan entre un 7% y 11%” asegura Rodrigo, que considera que las cárceles están adaptadas para atender a la población femenina con base  al número de presas.

Por otro lado, con respecto a lo recogido en el informe del Defensor del Pueblo sobre la escasa participación de las mujeres en actividades mixtas, el funcionario aclara que el problema principal no es el género, sino la falta de seguridad y el bajo número de funcionarios.

“Esta es una de las reclamaciones que llevamos tiempo haciendo los funcionarios, que es la tremenda falta de medios y funcionarios que tenemos en el sector. Cuando realizamos actividades mixtas, se genera una problemática de seguridad. Desde actividades de trabajo hasta las deportivas o religiosas, se debe separar a hombres de mujeres porque no somos suficientes para garantizar una situación de seguridad”, comenta Rodrigo.

Para el miembro de la organización de funcionarios Tu Abandono Me Puede Matar, las 3.400 vacantes de funcionarios inciden directamente en la seguridad y salud de los internos. “No puedes tener mezclados a presos por delitos sexuales  con mujeres, si solo tienes un funcionario. Necesitas al menos 4”, explica.

“Lenguaje inclusivo”

A pesar de la falta de funcionarios que denuncian los trabajadores de prisiones, la  oficina del Defensor del Pueblo en ningún momento hace referencia a este tipo de situaciones y se ha limitado a informar de la exclusión de mujeres de algunos talleres y no ha profundizado en las posibles causas.

El Defensor del Pueblo  ha realizado tres recomendaciones al Centro Penitenciario de Picassent: incorporar la variable sexo en el registro de datos del centro, ya que según denuncia, solo se habla de internos, sin distinción de sexo.

Los centros realizan actividades de verano con los hijos de las internas.

Por otro lado, también ha solicitado que se incluya “uso del lenguaje inclusivo en formularios y registros”. Y finalmente, incorpora la recomendación de “protocolos de evaluación psicológica con perspectiva de género”, ya que según el Defensor, no existe “visibilidad” de las diferencias de género, ya que se trata a hombres y mujeres de forma similar.

En cuanto a las denuncias sobre servicios e instalaciones, el funcionario Enrique Rodrigo considera que puede tratarse de situaciones puntuales en la cárcel visitada, ya que considera que los centros en los que ha trabajado se encuentran perfectamente adaptados a la población femenina. Disponen de lugares separados y adaptados para madres, madres en lactancia y parejas.  

COMPARTIR: