17 de octubre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

En febrero de 2019 El Cuco, condenado por un Tribunal de Menores por encubrimiento,y su madre Rosalía iglesias fueron procesados por falso testimonio

Marta del Castillo: sin noticias del cuerpo de la joven después de diez años y varias confesiones de su asesino Miguel Carcaño

Samuel Benítez, Marta del Castillo y Miguel Carcaño.
Samuel Benítez, Marta del Castillo y Miguel Carcaño.
De todos los casos que protagonizan la crónica negra, sin duda los más inquietantes son aquellos que nunca se resuelven o solo lo hacen parcialmente. Todos nuestros misterios forman parte del imaginario colectivo. Cada uno de nosotros ha elaborado una teoría para resolverlos y esas elucubraciones dicen más de nosotros de lo que quisiéramos.

La noche del 24 de enero de 2009, Marta salió de su casa familiar para visitar un piso en la calle León XIII. El piso era el lugar de reunión de los amigos de la joven entre los que se encontraban Miguel Carcaño, su asesino confeso. A lo largo de la noche pasaron por la casa en un momento u otro Samuel Benítez, Javier García Marín “El Cuco”, el único menor de edad en el momento del crimen, y Mar García Medaro, novia de Francisco Javier Delgado, hermanastro de Carcaño.

Miguel Carcaño mató a Marta de un golpe seco con un cenicero. Según su primera declaración, él y “El Cuco” intentaron abusar sexualmente de la joven. A partir, de este momento las versiones se modifican. En un principio se creyó que Carcaño y Benítez se hicieron cargo de hacer desaparecer el cuerpo arrojándolo al Guadalquivir. Durante días se buscó el cuerpo de Marta en el río de ciudad hispalense sin resultados. Sería la primera versión de las cuatro distintas que los implicados llegarían a relatar. Todas ellas falsas.

Entre las dudas que siguen planeando sobre el caso, al margen de saber dónde está el cuerpo de la víctima, la más importante es la identidad de la tercera persona que, según la sentencia, ayudó a Carcaño y a “El Cuco” a deshacerse del cadáver. Por otro lado, parece difícil creer la versión oficial que afirma que María, la novia de Francisco Javier Delgado, no se enterase de nada estando en el piso de León XIII. Respecto a la participación o no del hermanastro de Carcaño, la justicia no tuvo en cuenta el testimonio de un taxista que tardó tres años en declarar que llevó, en la noche del 24 a Javier Delgado desde el bar que regentaba hasta el piso de León XIII donde sucedieron los luctuosos acontecimientos.

Las versiones de Carcaño

El 14 de febrero de 2009 Miguel Carcaño, de 20 años, exnovio de Marta del Castillo, confesó a la policía su autoría del crimen y haber arrojado el cadáver de la joven al río Guadalquivir. Según el asesino, golpeó a Marta con un cenicero en la cabeza y la mató en el acto. Carcaño fue detenido el 13 de febrero junto a cinco personas más. Solo tardó un día en confesar.

Miguel Carcaño.

Entre los detenidos se encontraban Samuel Benítez Pérez, a quien Carcaño acusó de complicidad en la ocultación del cadáver y Javier García Marín, alias el Cuco. La búsqueda del cadáver supuso en ese momento la mayor operación de rastreo emprendida por las autoridades españolas hasta el momento.

Pero el 16 de marzo la policía dio por concluida la búsqueda del cuerpo en el río Guadalquivir al no obtener resultados. En las tareas trabajaron policías, guardias civiles, perros especializados llegados desde Holanda, miembros del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas de la Guardia Civil (GEAS), bomberos, Protección Civil, miembros de la Unidad Militar de Emergencias (UME), el Grupo Especial de Operaciones (GEO) de la Policía, helicópteros y efectivos de la Autoridad Portuaria, entre otros. Incluso una vidente, recomendada por la Ertzaintza, colaboró en su búsqueda.

El 17 de marzo Carcaño cambió su declaración inicial y acusó a el Cuco de ser el autor del crimen, afirmando que ambos trataron de abusar sexualmente de Marta y al resistirse el Cuco la habría estrangulado. Luego, entre ambos, según esta segunda confesión, llevaron el cadáver hasta un contenedor de basura. A partir de ese momento, la policía comenzó a rastrear en el vertedero de Alcalá de Guadaíra, que recibe toda la basura de Sevilla, lo que supuso mover unas 40.000 toneladas de residuos. Además, no dejó de buscar en pozos, zanjas, minas abandonadas, márgenes del río y fincas a las afueras de Sevilla.

Cuando Carcaño acusó a su hermanastro, Francisco Javier Delgado, en 2013, de ser el autor del crimen, también dijo que el cuerpo se encontraba en la finca La Majaloba, donde se registraron más de 15.000 metros cuadrados de tierra, a pesar de que el juez no creyó esta declaración. El cuerpo habría sido sepultado “en una zanja abierta, de una profundidad algo más de medio metro”, según la enésima versión del condenado por el crimen, que ha dado pistas falsas una y otra vez sobre el paradero del cuerpo de Marta, y aunque los investigadores siempre han creído que la más fiable era la primera, nunca han descartado otras líneas de investigación.

En un último y desesperado intento, Eva Casanueva, madre de la joven, escribió a Carcaño en 2013 para pedirle que colaborase con la investigación y, aprovechando la salida que el asesino hizo a La Majaloba, ambos se encontraron. Carcaño aceptó.

Eva y Antonio, padres de Marta del Castillo. 

La reunión duró media hora y la madre insistió en conocer el paradero del cadáver de su hija “para poder enterrarla e ir a rezarla”. Carcaño pidió perdón y lloró. En el juicio, Carcaño fue el único condenado de los cuatro acusados por diferentes delitos, a 21 años y tres meses de cárcel.

El Cuco y su madre de nuevo en los tribunales

Francisco Javier García, el Cuco, y su madre, Rosalía iglesias, fueron procesados por falso testimonio en el juicio por el asesinato de Marta del Castillo en febrero de 2019. Así lo decretó un juez de Sevilla al emitir un auto de procesamiento por presunto falso testimonio al considerar que urdieron un plan para engañar al tribunal sobre lo ocurrido el día de la muerte de la joven sevillana en 2009.

El Cuco fue condenado por encubrimiento, pero al tener 15 años en el momento de cometer el delito ingresó en un centro de menores. Actualmente se encuentra en libertad y al haber prescrito sus antecedentes penales no existe posibilidad de que pueda ingresar en prisión, pues por el delito de falso testimonio se imputa una pena entre seis meses y dos años de cárcel.

Los padres de la víctima, Antonio del Castillo y Eva Casanueva, y el abuelo, José Antonio Casanueva, siguen reclamando que se reabra la causa y se realice un nuevo juicio. Para la familia de Marta existen “incongruencias y elementos que no concuerdan” entre las dos sentencias existentes en este caso. Por estas razones exigen “un juicio más imparcial” frente a la “mala praxis” existente en la acción del tribunal de la Sección Séptima que juzgó a los mayores acusados por estos hechos.

La sentencia sobre el Caso Marta del Castillo sembraba la duda sobre la cantidad de información que el Cuco tiene sobre el paradero del cuerpo de la joven. Los más optimistas aseguran que estamos más cerca de saber dónde está el cuerpo de Marta. Una necesidad para los padres de la joven, pudiendo dar así final a una historia que les cambió la vida para siempre y que impactó y entristeció a la sociedad española frente a la frialdad y falda de empatía de unos adolescentes.

COMPARTIR: