22 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La familia denuncia la negativa por parte de la Justicia a continuar la búsqueda de su hija tras no haber pruebas suficientes para inculpar a nadie

Seis años sin rastro de la niña Caroline del Valle desaparecida tras ir a un botellón en Sabadell

Una fotografía de Caroline del Valle.
Una fotografía de Caroline del Valle.
Caroline del Valle desapareció hace 6 años después de salir de botellón con sus amigos en Sabadell y desde entonces, se le perdió la pista. En el caso solo hay un sospechoso al que no consideran culpable por falta de pruebas. La familia, que denuncia el rechazo por parte de las autoridades a continuar con la búsqueda de su hija, no pierde la esperanza de que Caroline aparezca algún día a pesar de que los Mossos d´Esquadra hayan calificado el caso de `homicidio con ocultación de cadáver´.

Caroline del Valle desapareció el 13 de marzo de 2015 cuando tenía 14 años. Ese día era sábado y Caroline le preguntó a su madre si podía salir con sus amigas y después quedarse a dormir en casa de su amiga Silvia. Al día siguiente, su madre llamó a casa de Silvia en vista a que no volvía a casa y su amiga dijo que estaba de camino, pero nunca más apareció.  

Silvia, amiga de Caroline afirmó en alguna ocasión haber mentido sobre el paradero de Caroline la noche de la desaparición.  La primera vez que la madre de Caroline llamó, dijo que estaba de vuelta a casa, pero a las 23 horas de la noche en la segunda llamada, confirmó que no sabía nada de dónde se encontraba Caroline.  

La madre de Caroline del Valle, Isabel Bonilla con una camiseta de la desaparición de su hija. 

Silvia se puso en contacto con el resto de amigas y una de ellas colgó una foto de Caroline a las redes sociales para iniciar su búsqueda. Al cabo de media hora, esta amiga le envió un mensaje a la madre de Caroline y le dijo que le habían llamado por privado informándole que Caroline estaba muy lejos de Barcelona, que estaba muy mala y que no la buscarán más. Después del mensaje, la madre de Caroline, Isabel Bonilla denunció la desaparición en comisaría.  

La noche de la desaparición de Caroline 

La última vez que la chica fue vista estuvo de botellón con sus amigos en la Zona Hermética de Sabadell. Al final de la noche, una patrulla de los Mossos d'Esquadra intentó identificar al grupo de 20 personas, menores de edad, que estaban en la fiesta. Todos empezaron a correr para no ser identificadas y horas más tarde se reencontraron en el McDonald´s de la estación de Sant, lugar donde Caroline ya no apareció.  

Menos Caroline y dos amigas, todos los miembros del grupo de 20 menores de edad estaban tutelados por centros de menores de la Generalitat y se habían fugado para salir de fiesta como casi todos los fines de semana, motivo por el que huyeron de los Mossos.  

Según las declaraciones de la portavoz de la familia, Caroline fue captada por una chica llamada Nisrine, la misma que la condujo a salir por Sabadell de fiesta. Durante el evento, mientras bebían alcohol, se acercó un coche con matrícula francesa y con ocupantes de origen marroquí. En este momento se pierde la pista de Caroline del Valle.  

La madre de Caroline, Isabel, apareció en la televisión en alguna ocasión y en una de ellas, aludió a que la desaparición de su hija tuvo que ver con la mala influencia de los jóvenes que iban con Caroline esa noche, subrayando que las nuevas compañías de la adolescente no eran buenas.  

Justin, el único sospechoso 

A pesar de que el caso se cerrase por falta de pruebas, Justin es el principal sospechoso de la desaparición de Caroline porque fue la última persona en verla. Los Mossos sospechan de él porque cuando llegó a la estación de Sants, se había puesto la ropa del revés, tenía restos de barro y decía que se había escondido en un castillo abandonado de Can Feu, en Sabadell, donde estuvo dos horas y en ningún momento utilizó su teléfono móvil.  No obstante, no hay ninguna hipótesis clara para considerarlo culpable.   

Caso archivado por falta de pruebas 

El caso de la desaparición de Caroline del Valle se archivó por falta de pruebas. En 2018 se volvió a reabrir pero volvió a archivarse de nuevo por el mismo motivo, la falta de pruebas para inculpar a ninguna persona.  

La mitad del grupo de menores que salió esa noche con Caroline se negó a declarar y el resto mintió. Pero Isabel Bonilla no se detuvo y llamó a todas las puertas que estaban a su alcance pidiendo que se hicieran búsquedas selectivas y se obligase a declarar a los menores. 

La familia denuncia los impedimentos que se han puesto por parte de la Justicia y los Mossos en el caso. La portavoz de la misma confirma que las autoridades nunca miraron la agenda de Caroline y tampoco fueron al domicilio de la adolescente en busca de pruebas durante las 48 horas siguientes a la desaparición.  

Tampoco llamaron a otras jóvenes relacionadas con el caso a quienes la jueza dijo a la familia que iba a citar para declarar. La portavoz recalca que los Mossos y la jueza encargada del caso ponen impedimentos de forma sucesiva y su madre se pregunta, día tras día, por qué no buscan a su hija de la misma forma que buscan a otras desaparecidas.  

Aunque Isabel Bonilla tenga la sensación de que jamás volverá a ver su hija, tanto a ella como a la familia les quedan esperanzas de que aparezca algún día. Mientras, siguen reivindicando la continuación de su búsqueda a pesar de que los Mossos hayan calificado el caso de homicidio con ocultación de cadáver. 

COMPARTIR: