15 de agosto de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El tribunal de la Audiencia de Barcelona ha dado un mes al exedil socialista Manuel Bustos para que escoja en qué centro penitenciario quiere ingresar

El exalcalde de Sabadell tendrá que entrar en la cárcel por retirar multas a sus familiares

Manuel Bustos.
Manuel Bustos.
La Audiencia de Barcelona denegó el jueves pasado la petición del exalcalde socialista de Sabadell, Manuel Bustos, para suspender la pena de tres años de cárcel impuesta en el caso de corrupción Mercurio y ha acordado su ingreso en prisión para cumplir su segunda condena por ordenar a la policía local que retirara multas a sus familiares. El tribunal da un mes al exedil para que escoja en qué centro penitenciario quiere ingresar.

En un auto que puede ser recurrido, la sección décima de la Audiencia de Barcelona ha rechazado suspender el ingreso en prisión de Manuel Bustos, exalcalde de Sabadell, como había solicitado su defensa, y le da un mes de plazo para que ingrese en un centro penitenciario de su elección porque no aprecia "circunstancias excepcionales" que justifiquen la suspensión de la pena de cárcel por unos hechos que, recalca el tribunal, "no son banales" sino que están enmarcados dentro de la corrupción política.

Se le condena así a dieciocho meses de cárcel por cada uno de los delitos de tráfico de influencias, a una multa de 400 euros con cinco días de responsabilidad personal en caso de impago, y a una pena por cada uno de los delitos de ocho años de inhabilitación especial por el derecho de sufragio pasivo y de cargo público.

De esta forma, el tribunal recalca que el tráfico de influencias por el que se condenó a Bustos "está enmarcado dentro de los delitos de corrupción" y que, aunque el beneficio económico que obtuvo fue "nimio", su conducta "supuso un descrédito gratuito para la administración pública", causado "precisamente por la autoridad con más rango en el ámbito municipal", el alcalde.

Por otro lado, tampoco convencen al tribunal los argumentos de la defensa de que Bustos debe mantener su actividad laboral y su estabilidad familiar porque es padre de tres hijos de 11, 27 y 32 años, uno de ellos discapacitado, y sufre una enfermedad, certificada en un documento que se ha aportado a la sala en un sobre cerrado.

Para los jueces, la situación sanitaria no justifica que se le suspenda la condena: "Sin duda el ámbito carcelario puede no ser el mejor lugar para la cura de enfermedades, ahora bien, ello no significa que instituciones penitenciarias no cuente con un fuerte soporte de asistencia médica que permita tratar todo tipo de dolencias".

El exalcalde de Sabadell Manuel Bustos, a su llegada al TSJC para asistir al juicio de la primera pieza del ’caso Mercuri’.

Manuel Bustos, exalcalde de Sabadell.

Respecto a su situación económica y familiar, la sala recuerda que los tres hijos de Bustos tienen a su madre para procurarles cuidados y sustento económico y que, en su momento, se podrán "paliar" los efectos de su entrada en prisión con futuras progresiones de grado y la libertad condicional.

"La entrada en prisión sin duda puede suponer un descalabro familiar y económico, pero no se trata de una circunstancia excepcional que en este caso deba ser contemplada con especial énfasis, sino todo lo contrario, se trata de la situación normal que puede conllevar la entrada en prisión de cualquier persona", añade el auto.

Por la retirada de las dos multas a sus familiares en el año 2012, cuando era alcalde de Sabadell, la Audiencia condenó a Bustos por dos delitos de tráfico de influencias e impuso 15 meses de cárcel y 11 de inhabilitación para cargo público al exintendente de la Policía Local que había anulado las sanciones.

Una vez fue firme la sentencia, tanto la Fiscalía como la acusación popular ejercida por la plataforma "Sabadell Lliure de Corrupció" apoyaron el ingreso en prisión del exalcalde, mientras que el Ayuntamiento -acusación particular en la causa y ahora gobernado por PSC y Podem- no se pronunció en ningún sentido, al no haber podido consensuar su postura con los partidos de la oposición. 

Varias condenas

Bustos suma tres condenas por el "caso Mercurio", y tiene otro juicio pendiente en el que la Fiscalía le pide ocho años de cárcel por corrupción. La primera condena del exedil se le impuso por haber intercedido para que se otorgara un puesto directivo por concurso público en el Ayuntamiento de Montcada y Reixac (Barcelona) a una persona afín al PSC.  Por este caso también fue condenado el ex número dos del PSC, Daniel Fernández, y el exalcalde de Sabadell logró eludir la entrada en prisión a cambio de realizar un curso de prevención de la corrupción.

La última condena a Bustos no fue como autor de un delito sino como beneficiario de la corrupción del consorcio de residuos de Sabadell, que le pagó un viaje al congreso del PSOE en 2012. Bustos devolvió el dinero.

A raíz del llamado "caso Mercurio", de presunta corrupción urbanística con epicentro en el Ayuntamiento de Sabadell, el exalcalde se vio obligado a dejar el cargo en 2013 y, a pesar de sus intentos, esta vez parece que no va a poder librarse de ir a prisión

COMPARTIR: