07 de julio de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

A través de su canal de YouTube denuncia la situación que viven algunos menores, como en 'Abuso de poder', una de sus canciones de rap

Rafael Gualda, exmenor tutelado: "Lo que vi dentro me afectó mucho más de lo que creía"

Rafael Gualda.
Rafael Gualda.
Rafael Gualda vivió parte de su infancia y adolescencia como menor tutelado. Fue testigo de algunas situaciones complicadas de violencia y trato vejatorio. Hoy en día su vida es muy distinta y aunque durante años intentó olvidar todo lo vivido, finalmente, ha sido la música rap el canal a través del cuál ha expresado sus sentimientos y recuerdos sobre aquella época. Las denuncias de casos más recientes también le han animado a hacer pública su historia.

Rafael Gualda ha conseguido a través de su afición, la música rap, recordar su pasado como menor tutelado. “Durante años lo tuve olvidado. No quería recordar mi infancia y adolescencia. Sí que había cosas que me hacían recordar lo vivido. Me venían a la memoria las caras de algunos compañeros. Como una niña que me decía que no era capaz de dormir por las noches porque un tutor se metía con ella en la cama. Sin embargo, yo no quería poner en orden los recuerdos. Finalmente, a través de la música, me animé a hablar”, explica para Elcierrdeigital.com.

El principio de su historia supuso un cambio radical en lo que había sido su vida hasta los doce años. “En mi familia no había problemas económicos, pero sí de conducta. Mi padre estaba en la cárcel y mi madre no podía con cinco hijos. Sobre todo, con los mayores, que eran muy rebeldes. Un día estaba jugando a la pelota en un parque y un hombre me dijo que me montara en un coche. Allí estaba una hermana mayor, de 15 años, y uno menor que tenía diez. Yo entonces tenía doce años. Nos llevaron a un Centro de Menores. Nunca me explicaron nada. La única mi hermana, claro. Como era la mayor nos protegía mucho”, recuerda.

Tras un año en un centro de menores, acabó en un piso tutelado. “En el piso es donde vi peores cosas. Conmigo nunca se atrevieron porque me veían fuerte y sabían que no les iba a ser fácil minarme, pero con los demás hacían de todo. Incluso vi como a un niño de siete años le metieron la cabeza en un váter lleno de excrementos”, rememora para este periódico Rafael.

Hoy, Rafael ha conseguido rehacer su vida y gracias a su esfuerzo se ha formado como técnico sanitario y, a través de su canal de YouTube, va consiguiendo cada vez más repercusión con su canción Abuso de poder. Sin embargo, no siempre fue así. “Las cosas me afectaron mucho más de lo que yo reconozco. Durante un tiempo pensé que no, pero salí de allí siendo una persona violenta y muy irascible. Yo antes de aquello tenía mucha alegría de vivir. Luego no”.

Con el tiempo ha empezado a ver las cosas con distancia. “He conocido educadores buenos, pero los hay malos y esos manchan el trabajo de los que lo hacen bien y eso hay que decirlo. Detrás de los Centros de Acogida hay una intención de hacer dinero y eso es lo que les mueve y cuando pasa eso los menores pasan a ser lo que menos importa y, claro, luego ves situaciones como una que recuerdo en la que un tutor se presentó bebido y acabó zurrando a mi hermano. Yo me lancé contra él”, nos cuenta.

“Mi madre al principio no era consciente de lo que pasaba. Al principio te pegas una temporada sin ver a nadie. Para que te acostumbres. Yo la primera semana la pasé llorando sin parar. Poco a poco te dejan tener visitas pero delante todo es estupendo. Aparentan que no pasa nada”, explica.

“Lo que quiero que quede claro es que esto le puede pasar a cualquiera, no deberíamos de mirar para otro lado porque, aunque pienses que tú estás libre de acabar viviendo algo así, no es verdad”, reclama. “Por favor que la gente siga siendo consciente y no dejen la lucha. Por eso he querido contar mi caso y sumarme a la campaña de Juan Cortés. Por eso, también, a través de mi música", añade.

COMPARTIR: