04 de abril de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Fue víctima de malos tratos y sufrió una depresión que acabaría por quitarle a sus tres hijos, de los cuales una niña ahora está en tratamiento

Caso de los menores tutelados: "En trece años les he visto 49 horas y no sé ni su plato favorito", dice su madre Ofelia Díaz

Los hijos pequeños de Ofelia en una fotografía de su infancia
Los hijos pequeños de Ofelia en una fotografía de su infancia
La situación de Ofelia es otro de los casos de menores tutelados que ponen en discordia el correcto funcionamiento de los Servicios Sociales. Fue víctima de malos tratos en el año 2007, tras lo que sufrió una depresión y le retiraron la custodia de sus tres hijos. Según denuncia a Elcierredigital.com, en 13 años a penas les ha visto 49 horas. La hija mediana, ahora mayor de edad, se encuentra internada en un centro psiquiátrico después de haber pasado años bajo la tutela de su tío.

El drama de los menores tutelados sigue sacando a la luz testimonios de víctimas que han sufrido y sufren a día de hoy las consecuencias de un sistema que no siempre es justo. La trama de los centros de menores de Palma de Mallorca ha sido el detonante que ha hecho saltar las alarmas, pero existen casos a los que apenas no se les da voz de madres y padres que durante años se han visto apartados de sus hijos por irregularidades y el desamparo de los Servicios Sociales.

De hecho, las movilizaciones ya se están empezando a notar, como la que ha tenido lugar este domingo en la plaza de Sant Jaume de Barcelona a la que han asistido numerosas familias para protestar contra esta situación.

Uno de los casos que ha recibido este periódico es el de Ofelia Díaz y sus tres hijos Ana, Carlos y Bea -nombres ficticios para proteger su anonimato- . Ofelia, de 50 años y natural de Tarragona, fue una mujer víctima de malos tratos en el año 2007 por parte de su exmarido. No solo sufrió consecuencias físicas, sino que le quedaron secuelas psicológicas que desembocaron en una depresión que acabaría apartándola de sus hijos hasta el día de hoy.

IMG-20200207-WA0040

Ofelia Díaz

"Los Servicios Sociales me retiraron la custodia de los tres. A los dos pequeños los enviaron con mi hermano y la mayor a Ávila con mi padre", señala Ofelia con la voz rota y entre lágrimas. "Con mi padre siempre fue bastante bien y siempre me dejaban ver a la niña cuando me tocaba", comenta y añade que "hacía 1.400 kilómetros para verla una hora al mes". Ahora Ana es mayor de edad y con 24 años se ha casado y mantiene buena relación con su madre, con quien habla todos los días. 

La verdadera pesadilla para esta madre ha sido la parte que le ha tocado por la custodia de sus otros dos hijos. Los Servicios Sociales entregaron a Carlos y Bea a su tío y hermano de Ofelia, un empresario de la industria del plástico que vive en Esparragueras (Barcelona) casado con una mujer bastantes años mayor que él.

"Mi hermano siempre se ha negado a dejarme recuperarles aunque yo estuviera bien y si él no quiere los Servicios Sociales no pueden hacer nada. He realizado peticiones para poder tener la custodia otra vez pero si dice que los niños no están preparados para verte no tienes posibilidad de hacer nada", señala Ofelia. Como a su hija mayor, solo ha podido visitar una hora al mes a Carlos y Bea desde que le quitaron la custodia hace 13 años. 

Pero desde hace seis años Ofelia no ha podido verlos ni una sola vez por decisión su hermano y su mujer. "En 13 años les he visto 49 horas y media, ¿sabes lo qué es eso para una madre? No sabes ni que plato favorito les gusta, ni puedes leer sus notas, no sabes nada. Vivir sin tus hijos es vivir en anclada en el pasado", lamenta.

La dramática situación que vive Ofelia se acentúa en los problemas de salud que arrastra: "Ahora tengo el azúcar muy alto y me diagnosticaron vegetatismo, lo que supone que me den falsos infartos por las mañanas, pero lo peor es mi lo que ha tenido que pasar mi hija".

caso-menores-tutelados

Bea (nombre ficticio), hija de Ofelia

Bea, que ahora tiene 18 años, se encuentra desde hace un mes en tratamiento psiquiátrico internada en un centro especializado debido a las secuelas que le han dejado los años de convivencia en casa de su tío y su esposa, según denuncia Ofelia. "Lo que ha tenido que pasar allí no tiene nombre. A mí me ha contado episodios muy violentos que ha sufrido, sobre todo por parte del cuñado de mi hermano". Al cumplir la mayoría de edad, Bea abandonó la casa en la que pasó tantos años y volvió con su madre biológica.

Durante su instancia en el centro psiquiátrico, la hija mediana de Ofelia se ha intentado quitar la vida varias veces. "Ahora, la están haciendo entrevistas para poder trasladarla a un centro de día", comenta la mujer de 50 años y denuncia que desde que sus hijos han estado en casa de su hermano, éste "ha recibido 108.000 euros en ayudas y cuando Bea decidió irse dejaron de pagarle la universidad".

Carlos, el menor de los tres, tiene 17 años y aún reside en casa de su tío. Ofelia asegura haber hablado con asistentes sociales, con responsables de ayuntamientos y con todo tipo de personas que podrían aportar una ayuda a su caso. Pero la respuesta siempre ha sido enviar su petición de ayuda a los Servicios Sociales. “A veces piensas: Es tan cruel…a pocos kilómetros de ti y no te dejan verlos. Ya me da igual lo que me pase a mí, yo solo quiero hacerles justicia a ellos", lamenta Ofelia.

COMPARTIR: