16 de mayo de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Bajo el sobrenombre de BTK se encontraba uno de los criminales que más tiempo permaneció activo sin ser 'cazado'

Dennis Lynn Rader, el asesino en serie de Kansas al que tardaron treinta años en capturar

/ Dennis Lyn Rader
Dennis Rader, se bautizó a sí mismo como BTK, estas siglas se convirtieron en su sello y en inglés significan Bind, Torture, Kill (Atar, Torturar, Matar). Este asesino en serie acabó con la vida de diez personas entre 1974 y 1991, sin embargo, no fue capturado hasta treinta años después de su primer crimen.

Dennis Lynn Rader nació el 9 de marzo de 1945 en Pittsburg, Kansas. Se crio en un entorno familiar estable y tranquilo junto a sus tres hermanos, de los cuales él era el mayor. Su familia acabó mudándose a Wichita,  donde vivió el resto de su vida. Durante su infancia BTK, que así era su sobrenombre, desarrolló numerosas fantasías sexuales relacionadas con la tortura y también con la dominación.

Además, de niño torturaba animales y le encantaba leer las revistas de detectives que compraba su padre y libros sobre asesinos en serie. En el colegio era un niño educado con notas mediocres pero sus profesores le recuerdan como una persona con un lado inquietante. Durante su adolescencia solía recortar a las mujeres que aparecían en revistas y dibujaba cuerdas y mordazas en sus figuras.

Dennis Rader junto a su mujer

A los veintiún años se alistó en la Fuerza Aérea estadounidense e incluso consiguió que le premiaran por su excelente servicio militar. En 1970 regresó a Wichita y un año después se casó con Paula Dietz a la que conocía desde el instituto y con la que acabó formando una familia. Su periodo laboral continuó como carnicero y también consiguió el título de electricista y estudió un máster en justicia criminal. Durante parte de la etapa en la que cometió los asesinatos, estuvo trabajando en una empresa de seguridad que además se vio beneficiada por el terror que él mismo provocó.

Dennis Rader en su juventud 

Era el retrato de un ciudadano ejemplar, se hacía cargo de sus hijos, Kerri y Brian, incluso dirigía el grupo de boy scouts de su hijo y era el Presidente del Consejo de la Iglesia Luterana Cristo de su ciudad. Sin embargo, su alter ego asesino le llevó a cometer diez crímenes entre 1974 y 1991. 

A pesar de que se mantuvo activo durante treinta años sin que la policía estadounidense lograra capturarle, llevó siempre una vida tranquila. Su familia y sus vecinos nunca sospecharon de él porque consiguió ocultarse en la normalidad, a la vez que sembraba el pánico en su ciudad. 

Asesinatos

Su primer asesinato lo cometió el 15 de enero de 1974. BTK mató brutalmente a los cuatro miembros de la Familia Otero, Joseph de 38 años, su mujer, Julie de 34 años, y a sus dos hijos Josephine de 11 años y Joseph de 9 años. Cuando llegaron las autoridades todos los cuerpos estaban atados de pies y manos. Los forenses determinaron que las víctimas habían sido estranguladas lentamente con los cordones de una persiana. Este fue el único crimen en el que Dennis Rader mató a dos varones, los asesinatos que cometió después fueron todos contra mujeres aunque cuando sus víctimas se encontraban acompañadas de un hombre, también seguía el mismo modus operandi. 

Tres meses después, BTK volvió a cometer otro asesinato, esta vez contra una joven de 20 años y su hermano de 21, este último logró sobrevivir. No les ocurrió lo mismo al resto de víctimas que fueron mujeres de entre 20 y 61 años. Su último asesinato fue en 1991 contra Dolores David, una mujer anciana a la que asaltó en su casa.

BTK durante su juicio

El primer contacto directo que tuvo con la policía fue solo nueve meses después del crimen contra la Familia Otero. Dennis Rader se puso en contacto con un periodista del ‘Wichita Eagle’ para que fuera a la Biblioteca Pública de la ciudad, allí debía buscar entre las páginas del libro ‘Applied Engineering Mechanics’ una nota que el asesino había dejado con detalles sobre los crímenes. Ésta sería la primera vez que el criminal se bautizaba a sí mismo como BTK. 

BTK firma del asesino en serie Dennis Rader

Dennis asesinaba a sus víctimas con una gran frialdad, para él se trataba casi de una labor profesional y consideraba que sus crímenes eran “proyectos”. Además se vestía con la ropa de sus víctimas y se tomaba fotografías. Durante los años en los que cometió los crímenes desafió a la policía escribiendo cartas a grandes medios de comunicación en las cuales detallaba los crímenes y mandaba pertenencias de las víctimas.

En el año 2004 todos los casos fueron archivados por la policía estadounidense por falta de pruebas, sin embargo, un año después BTK sería detenido. 

Detención

Su obsesión por obtener fama y aparecer en las portadas de los periódicos le llevó a cometer un error que fue el detonante para que la policía lo detuviera el 25 de febrero de 2005.

A principios de ese mismo año el periódico ‘The Wichita Eagle’ publicó un artículo en el que recordaba los treinta años que habían pasado desde los crímenes, además en la noticia se insinuaba que BTK podía estar muerto o incluso en la cárcel. Al leer esta información Dennis Rader decidió enviar un CD el 16 de febrero a la cadena FOX, de ahí la policía obtuvo pruebas suficientes para proceder a su detención. Los informáticos pudieron acceder a los metadatos del disco y recuperaron un fichero que pertenecía a un usuario llamado Dennis. Posteriormente también se realizó un cotejo de ADN por lo que BTK fue detenido. 

Dennis Rader bajo custodia policial

El 17 de agosto el asesino en serie fue condenado a diez cadenas perpetuas y a día de hoy cumple condena en paradero desconocido. Debido a que sus crímenes se cometieron tiempo atrás, no fue condenado a pena de muerte porque cuando se produjeron los asesinatos no estaba vigente en las leyes de Estados Unidos.

La máscara que BTK utilizó cuando cometió los crímenes

Dennis Rader, padre de familia y un ciudadano ejemplar que participaba en numerosas labores sociales, acabó convirtiéndose en uno de los asesinos en serie más buscados por la justicia estadounidense.

COMPARTIR: